In­ves­ti­ga­ción por frau­de al Fis­co en el ca­so Ju­naeb abre una aris­ta po­lí­ti­ca

FIS­CA­LÍA IN­DA­GA SU­PUES­TAS PRE­SIO­NES DE EX SE­NA­DOR CAMILO ES­CA­LO­NA PA­RA AD­JU­DI­CAR CON­TRA­TO A LA EM­PRE­SA VERFRUTTI. EX PRE­SI­DEN­TE DEL PS NIE­GA ACU­SA­CIÓN.

La Tercera - - PORTADA - Juan Pa­blo Sa­lla­berry

Son dos lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos, de 2,11 mi­nu­tos de du­ra­ción en to­tal, rea­li­za­dos la tar­de del 16 de mar­zo de 2015. Quien mar­ca­ba era el di­rec­tor de la Jun­ta Na­cio­nal de Au­xi­lio Es­co­lar y Be­cas (Ju­naeb), Jo­sé Mi­guel Serrano (DC), y quien re­ci­bía el lla­ma­do era el ex se­na­dor so­cia­lis­ta Camilo Es­ca­lo­na.

Es­te es uno de los ha­llaz­gos que des­ta­ca un in­for­me de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes (PDI) que, a pe­ti­ción de la Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad Orien­te, con­si­guió el re­gis­tro del trá­fi­co te­le­fó­ni­co del ex je­fe de Ju­naeb, a quien se le pi­dió la re­nun­cia en ju­lio de 2015, lue­go de que se des­cu­brie­ra un so­bre­pa­go de $ 2 mil mi­llo­nes en una ad­ju­di­ca­ción por tra­to di­rec­to -sin li­ci­ta­ción- a empresas pro­vee­do­ras de ali­men­tos.

El ca­so de­ri­vó en una que­re­lla del Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do (CDE) con­tra Serrano por pre­sun­to frau­de al Fis­co y, se­gún los an­te­ce­den­tes que ha re­co­gi­do a la fe­cha la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal Ma­nuel Gue­rra, son va­rios los tes­ti­mo­nios que acu­san su­pues­tas pre­sio­nes po­lí­ti­cas pa­ra que Serrano con­tra­ta­ra a la em­pre­sa Verfrutti S.A., del mi­li­tan­te PS Pe­dro Moreira, por $ 16 mil mi­llo­nes, pa­ra dis­tri­buir ra­cio­nes de ali­men­tos en la VIII Re­gión, pe­se a te­ner peor eva­lua­ción y ofer­tar ma­yor pre­cio que va­rias otras com­pa­ñías del ru­bro.

Se­gún de­cla­ró la pla­na ma­yor de Ju­naeb, Serrano in­sis­tía en dar­le el con­tra­to a Verfrutti, es­gri­mien­do ra­zo­nes “po­lí­ti­cas”, pe­se a to­das las ad­ver­ten­cias pa­ra que no lo hi­cie­ra. Y es allí don­de el nom­bre del an­ti­guo di­ri­gen­te del PS Camilo Es­ca­lo­na, quien ac­tual­men­te pos­tu­la al Se­na­do por la Re­gión de Ay­sén, se re­pi­te más de una vez.

El do­cu­men­to de la PDI

Un in­for­me de 577 pá­gi­nas, ela­bo­ra­do por la PDI, in­clu­ye los tes­ti­mo­nios de una decena de al­tos fun­cio­na­rios de Ju­naeb que par­ti­ci­pa­ron di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en el po­lé­mi­co con­tra­to de fe­bre­ro de 2015. Ese verano ha­bía un am­bien­te de ur­gen­cia en las ofi­ci­nas del ser­vi­cio. Tras dos li­ci­ta­cio­nes fa­lli­das y con el ini­cio del año es­co­lar en cier­nes, Serrano op­tó por en­tre­gar el ser­vi­cio de ali­men­ta­ción es­co­lar de las re­gio­nes del Bio­bío y Ay­sén a tra­vés del sis­te­ma de tra­to di­rec­to. El 6 de fe­bre­ro, su se­cre­ta­ria en­vió un mail a 16 empresas de ali­men­tos pa­ra que pos­tu­la­ran. Do­ce de ellas lo hi­cie­ron, pe­ro por ins­truc­ción de Serrano só­lo se­rían eva­lua­das tres: Hen­da­ya, Verfrutti y Coan.

Fi­nal­men­te, ga­nó una com­bi­na­ción de las pro­pues­tas de Hen­da­ya y Verfrutti de $ 25 mil mi­llo­nes anua­les, pa­ra en­tre­gar desa­yu­nos y al­muer­zos a 185 mil alum­nos de es­ca­sos re­cur­sos. Se­gún los in­for­mes de Con­tra­lo­ría y la fis­ca­lía, el pre­cio acor­da­do era $ 9 mil mi­llo­nes más caro que el to­pe pre­su­pues­ta­rio es­ta­ble­ci­do en las li­ci­ta­cio­nes pre­vias de­cla­ra­das de­sier­tas. Pe­ro in­clu­so en­tre las 12 empresas que pos­tu­la­ron al tra­to di­rec­to, la com­bi­na­to­ria ga­na­do­ra fue $ 2 mil mi­llo­nes ma­yor que la más eco­nó­mi­ca.

La en­ton­ces abo­ga­da del De­par­ta­men­to Ju­rí­di­co de Ju­naeb, Ca­rol Var­gas (DC), fue una de las fun­cio­na­rias que re­cha­za­ron que se ad­ju­di­ca­ra el ser­vi­cio a Verfrutti, se­gún su de­cla­ra­ción en el ex­pe­dien­te: “Fi­na­li­za­da la reunión me di­ri­gí a la ofi­ci­na de Jo­sé Mi­guel Serrano, don­de en pri­va­do le ma­ni­fes­té mi dis­con­for­mi­dad con la elec­ción de Verfrutti, se­ña­lán­do­le tex­tual­men­te que ‘có­mo se te ocu­rre ele­gir a Verfrutti, que tie­ne una ofer­ta nue­ve mil mi­llo­nes de pe­sos más ca­ra y que téc­ni­ca­men­te era peor’. Ob­te­nien­do co­mo respuesta: ‘Es­to no es un car­go só­lo téc­ni­co, sino que tam­bién es po­lí­ti­co’. Agre­gan­do Serrano: ‘Qué quie­res que ha­ga si es­tá Es­ca­lo­na’. An­te es­ta respuesta le se­ña­lé que me de­ja­ra fue­ra del pro­ce­so y que no que­ría sa­ber na­da del tra­to di­rec­to”.

En la mis­ma lí­nea es­tá el tes­ti­mo­nio de Ós­car So­to (DC), ac­tual asesor de la dipu­tada Yas­na Pro­vos­te y en­ton­ces coor­di­na­dor ge­ne­ral de Ju­naeb, quien sos­tie­ne que las pre­sio­nes por ele­gir a Verfrutti ve­nían in­clu­so en los me­ses pre­vios. “En di­ciem­bre de 2014 o enero de 2015, Serrano me lla­mó a una reunión en su ofi­ci­na, ubi­ca­da en ca­lle An­to­nio Va­ras 153, segundo pi­so, ins­tan­cia en la cual me se­ña­ló que ne­ce­si­ta­ba mi apo­yo pa­ra ad­ju­di­car el tra­to di­rec­to a dos empresas. Una de ellas Verfrutti. La otra, al pa­re­cer, fue Hen­da­ya. Pe­ro con se­gu­ri-

dad Verfrutti fue una de las nom­bra­das por Serrano. Es­te apo­yo fue ar­gu­men­ta­do por Jo­sé Mi­guel Serrano Silva, de­bi­do a que es­te ha­bía re­ci­bi­do una so­li­ci­tud del ex se­na­dor y vi­ce­pre­si­den­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta, Camilo Es­ca­lo­na, pa­ra ad­ju­di­car el tra­to di­rec­to a es­tas empresas”.

Ós­car So­to agre­ga que “ca­be se­ña­lar que hu­bo una se­gun­da reunión en su ofi­ci­na, don­de me reite­ró que ne­ce­si­ta­ba mi apo­yo pa­ra ad­ju­di­car es­te tra­to di­rec­to, ob­te­nien­do co­mo respuesta por mi par­te, en am­bas opor­tu­ni­da­des, que yo no me pres­ta­ba pa­ra nin­gún juego que no fue­ra el pro­ce­di­mien­to le­gal. Re­fi­rién­do­me a tal he­cho con el tér­mino ‘to­le­ran­cia ce­ro’ (...), En enero de 2015 via­jé a Eu­ro­pa con mi fa­mi­lia y en di­cha ins­tan­cia re­ci­bí un What­sApp de Se­bas­tián Pé­rez (abogado de Ju­naeb), que me se­ña­la­ba que Serrano es­ta­ba ha­cien­do ‘mal­da­des’ con el tra­to di­rec­to”.

Se­gún la de­cla­ra­ción que fi­gu­ra en el ex­pe­dien­te de Se­bas­tián Pé­rez, ex di­rec­tor ju­rí­di­co de Ju­naeb, és­te ha­ce ver que el con­tra­to a Verfrutti se ad­ju­di­có por cri­te­rios políticos y no téc­ni­cos: “Los fun­cio­na­rios Ce­ci­lia Al­va­ra­do (je­fa de la Uni­dad Téc­ni­ca de Ali­men­ta­ción) y Paula Mon­ca­da (je­fa del De­par­ta­men­to de Re­cur­sos) re­pre­sen­ta­ron a Serrano que Verfrutti no da­ba la su­fi­cien­te ga­ran­tía, de­bi­do a su his­to­rial co­mo pro­vee­dor, por el con­tra­rio, Hen­da­ya sí se ma­ni­fes­tó que era una em­pre­sa con ca­pa­ci­dad y sol­ven­cia. No obs­tan­te, Serrano nos se­ña­ló que Ver- frut­ti ha­bía pre­sen­ta­do una me­jor ofer­ta pa­ra las ma­ni­pu­la­do­ras de ali­men­tos y una Car­ta Gantt que ase­gu­ra­ba co­mi­da ca­lien­te des­de el pri­mer día de ser­vi­cio. Es­tos an­te­ce­den­tes fue­ron ex­pues­tos por Serrano ver­bal­men­te, sin res­pal­do do­cu­men­tal. Serrano di­jo en la me­sa que, en de­fi­ni­ti­va, se ad­ju­di­ca­ba al me­nos una uni­dad te­rri­to­rial a Verfrutti”.

Pé­rez sos­tie­ne: “Una vez ter­mi­na­da la reunión, en pri­va­do con­sul­té a Jo­sé Mi­guel Serrano el por­qué de la elec­ción de Verfrutti, res­pon­dién­do­me que ‘yo te­nía que en­ten­der que su pues­to era po­lí­ti­co y que la elec­ción de Verfrutti era una de­ci­sión po­lí­ti­ca’”.

A par­tir de es­tos tes­ti­mo­nios, en su in­for­me so­bre el trá­fi­co te­le­fó­ni­co de Serrano, la PDI des­ta­ca dos lla­ma­dos del di­rec­tor de Ju­naeb a Es­ca­lo­na a las 13.31 y 15.01 del 16 de mar­zo de 2015, es de­cir, un mes des­pués de ad­ju­di­ca­da la li­ci­ta­ción a Verfrutti, a un nú­me­ro de te­lé­fono mó­vil que, “se­gún la agen­da outlook del pro­pio Serrano, co­rres­pon­de al se­ñor Camilo Es­ca­lo­na”.

Con­sul­ta­do por La Ter­ce­ra, Es­ca­lo­na -quien no ha si­do in­te­rro­ga­do por fis­ca­lía- nie­ga ha­ber in­ter­ce­di­do en fa­vor de la em­pre­sa. “Lo des­car­to com­ple­ta­men­te”, afir­ma. Ex­pli­ca que con Serrano só­lo te­nía una re­la­ción cir­cuns­tan­cial, por­que se co­no­cie­ron en 2014, cuan­do, tras de­jar el Se­na­do, asu­mió co­mo pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Mi­guel de Cer­van­tes. “Lo vi dos o tres ve­ces, ha­bla­mos co­sas tri­via­les, co­sas aca­dé­mi­cas, por­que él ha­bía he­cho el cur­so que yo hi­ce, que era en­se­ñar­les a los alum­nos el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo. Era una co­sa en­te­ra­men­te aca­dé­mi­ca, no te­nía na­da que ver con otras co­sas”. Acla­ra que en ese tiem­po no te­nía nin­gún car­go eje­cu­ti­vo en el par­ti­do ni de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar. So­bre Moreira, el due­ño de Verfrutti, Es­ca­lo­na se­ña­la: “Lo co­no­cí en El Bos­que, pre­ci­sa­men­te por­que él era res­pon­sa­ble de en­tre­gar ali­men­ta­ción en la co­mu­na cuan­do yo era dipu­tado. Y ahí man­tu­vi­mos víncu­los amis­to­sos has­ta el pre­sen­te”.

El so­cia­lis­ta due­ño de Verfrutti

Pe­dro Moreira es el re­pre­sen­tan­te y ge­ren­te ge­ne­ral de la dis­tri­bui­do­ra de ali­men­tos Verfrutti, so­cie­dad que es­tá a nom­bre de sus dos hi­jas, Patricia y Da­nie­la. Moreira se ins­cri­bió co­mo mi­li­tan­te en el Par­ti­do So­cia­lis­ta en los años 90, ha te­ni­do car­gos me­no­res en la co­lec­ti­vi­dad y se le re­co­no­ce co­mo cer­cano Es­ca­lo­na, a quien ha apo­ya­do en al­gu­nas cam­pa­ñas.

Su nom­bre ya ha­bía sal­ta­do a la pren­sa en 1997, cuan­do su an­ti­gua em­pre­sa Ali­dec, que ma­ne­ja­ba jun­to a su ex es­po­sa, Ma­ría Ele­na Es­co­bar, fue una de las prin­ci­pa­les in­vo­lu­cra­das en una in­ves­ti­ga­ción por so­bre­pa­gos irre­gu­la­res de Ju­naeb a sus pro­vee­do­res, ca­so co­no­ci­do en esa épo­ca co­mo “las coimas de Ju­naeb”. Ma­ría Ele­na Es­co­bar fue ase­so­ra de la Pre­si­den­cia en el De­par­ta­men­to de Co­rres­pon­den­cia en­tre 2006 y 2010.

En sus tes­ti­mo­nios, Moreira y su hi­ja Patricia nie­gan cual­quier lla­ma­do o reunión pa­ra pre­sio­nar por la ad­ju­di­ca­ción del con­tra­to a Verfrutti, ya sea di­rec­ta­men­te o a tra­vés de ter­ce­ras per­so­nas. “Des­car­to ha­ber rea­li­za­do al­gu­na lla­ma­da te­le­fó­ni­ca a Serrano en los días pre­vios a la ad­ju­di­ca­ción”, de­cla­ró Moreira.

Sin em­bar­go, en el re­gis­tro de lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos de la PDI hay cin­co con­ver­sa­cio­nes en­tre Moreira y Serrano. Se­gún se­ña­la el in­for­me, las dos pri­me­ras se rea­li­za­ron la ma­ña­na del 11 de fe­bre­ro de 2015, a las 9.28 y 11.46, ho­ras an­tes de que Serrano in­for­ma­ra la ad­ju­di­ca­ción del con­tra­to de Verfrutti.

Se­gún el tes­ti­mo­nio del ingeniero de Ju­naeb Eu­ge­nio Pai­ne­vi­lo: “El 10 de fe­bre­ro (de 2015), en ho­ras de la no­che, lle­gó a mi es­cri­to­rio el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ju­naeb, Jo­sé Mi­guel Serrano. Me con­sul­tó cuá­les eran las empresas ganadoras, con­tes­tán­do­le que ne­ce­si­ta­ba apli­car mo­de­lo de op­ti­mi­za­ción ma­te­má­ti­co, lo que re­que­ría más tiem­po. No obs­tan­te, Serrano, ar­gu­men­tan­do que no ha­bía tiem­po, me so­li­ci­tó ana­li­zar cier­tas ofer­tas, con­sul­tan­do en to­do mo­men­to por la ofer­ta de la em­pre­sa Verfrutti. Al día si­guien­te, Ce­ci­lia Al­va­ra­do y Se­bas­tián Pé­rez re­pre­sen­ta­ron a Serrano que Verfrutti no de­bía ser ad­ju­di­ca­da, de­bi­do a su mal desem­pe­ño co­mo pro­vee­dor de Ju­naeb. No obs­tan­te, Serrano se­ña­ló a los pre­sen­tes que ‘yo soy el di­rec­tor y soy yo el que to­ma la de­ci­sión’. De­ter­mi­nan­do que el es­ce­na­rio nú­me­ro 8 era el que co­rres­pon­día ad­ju­di­car a Verfrutti y Hen­da­ya por $ 25.433.824.173, agre­gan­do que el equi­po téc­ni­co y ju­rí­di­co se de­bía en­car­gar de jus­ti­fi­car es­ta de­ci­sión”.

Un pro­ce­so irre­gu­lar

Fun­cio­na­rios co­mo Juan Francisco Mau­lim, de la Uni­dad Ju­rí­di­ca; Patricia Mon­ca­da y Clau­dia Aran­ci­bia, del De­par­ta­men­to de Ad­mi­nis­tra­ción, men­cio­nan, ade­más, otras irre­gu­la­ri­da­des en el pro­ce­so. Por ejem­plo, re­la­tan que en la li­ci­ta­ción pre­via de­cla­ra­da de­sier­ta, la ofer­ta de Verfrutti ha­bía si­do desecha­da por no en­tre­gar las bo­le­tas de ga­ran­tía co­rres­pon­dien­tes. Sin em­bar­go, por de­ci­sión de Serrano, la em­pre­sa fue re­in­cor­po­ra­da a la li­ci­ta­ción, sin con­sul­ta a la uni­dad ju­rí­di­ca. “Con es­ta si­tua­ción se vul­ne­ró el prin­ci­pio de igual­dad de los ofe­ren­tes”, de­cla­ró Aran­ci­bia.

Tam­bién des­ta­can la ex­tra­ñe­za que les cau­só la reunión rea­li­za­da la tar­de del 11 de fe­bre­ro, cuan­do Serrano in­for­mó a Pe­dro Moreira que se ha­bía ad­ju­di­ca­do el con­tra­to. En­ton­ces le pi­dió su­bir el bono a las ma­ni­pu­la­do­ras de ali­men­to de $ 67.500 a $ 75.000, pa­ra equi­pa­rar­lo con el bono que ofre­cía Hen­da­ya. Ce­ci­lia Al­va­ra­do, del De­par­ta­men­to de Ali­men­ta­ción, se­ña­la que “Serrano le so­li­ci­tó a Moreira que au­men­ta­ra un bono de las ma­ni­pu­la­do­ras. Le ad­ver­tí al di­rec­tor de es­ta si­tua­ción, de­bi­do a que las ofer­tas son pú­bli­cas y cual­quier em­pre­sa o per­so­na se po­día dar cuen­ta de que Verfrutti pre­sen­tó una ofer­ta que fue mo­di­fi­ca­da una vez ad­ju­di­ca­da”.b

► El ex se­na­dor PS Camilo Es­ca­lo­na.

► El fis­cal re­gio­nal Orien­te, Ma­nuel Gue­rra, quien li­de­ra la in­da­ga­to­ria del ca­so Ju­naeb.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.