Los fondos pre­vi­sio­na­les he­re­da­dos en las AFP

En los úl­ti­mos 10 años, las ad­mi­nis­tra­do­ras de fondos de pen­sio­nes han pa­ga­do más de US$ 1.000 mi­llo­nes en he­ren­cias.

La Tercera - - PORTADA - Ce­ci­lia Arro­yo Agui­le­ra

En los 10 úl­ti­mos años el sis­te­ma de AFP ha pa­ga­do más de US$ 1.029 mi­llo­nes en he­ren­cias, se­gún da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes. Es­tos di­ne­ros co­rres­pon­den a los aho­rros de los afi­lia­dos acu­mu­la­dos en las dis­tin­tas cuen­tas que se pue­den man­te­ner en el sis­te­ma de pen­sio­nes, in­clui­dos los sal­dos en re­ti­ro pro­gra­ma­do o ren­ta tem­po­ral y que en ca­so de fa­lle­ci­mien­to del afi­lia­do –en eta­pa ac­ti­va o pen­sio­na­do-, pa­san a sus he­re­de­ros, ge­ne­ran­do pen­sio­nes pa­ra los be­ne­fi­cia­rios so­bre­vi­vien­tes o he­ren­cia. La con­di­ción bá­si­ca pa­ra ge­ne­rar­la, es que al fa­lle­cer el afi­lia­do, el be­ne­fi­cia­rio a la he­ren­cia no ten­ga ac­tual­men­te una pen­sión de so­bre­vi­ven­cia (viu­dez, or­fan­dad, etc.) y que que­den en la AFP fondos dis­po­ni­bles. Es de­cir, la he­ren­cia so­lo apli­ca tras la pen­sión de viu­dez a cón­yu­ges y de or­fan­dad a hi­jos, has­ta los 24 años, si es que que­dan fondos. En el ca­so de quie­nes se ha­yan pen­sio­na­do por mo­da­li­dad de ren­tas vi­ta­li­cias, no hay he­ren­cia, sino so­lo al­gu­nas op­cio­nes de ga­ran­tía.

El cre­ci­mien­to anual de los mon­tos de he­ren­cia en la úl­ti­ma dé­ca­da (que no con­si­de­ra los da­tos por pen­sio­nes de so­bre­vi­ven­cia) ha si­do de 8,7%, ob­ser­ván­do­se un al­za más acen­tua­da en los años más re­cien­tes. De he­cho en 2016, es­tos pa­gos au­men­ta­ron 23% res­pec­to el año an­te­rior, se­gún de­ta­lla la Aso­cia­ción de AFP.

En to­tal, en 2016 fa­lle­cie­ron 546.446 afi­lia­dos, 77% hom­bres y 23% mu­je­res; el 68% fa­lle­ció an­tes de pen­sio­nar­se y un 32% fa­lle­ció pen­sio­na­do por la mo­da­li­dad de Re­ti­ro Pro­gra­ma­do y Ren­ta Tem­po­ral. Así, se pa­ga­ron 3,7 mi­llo­nes de UF en he­ren­cias, equi­va­len­te a US$ 147 mi­llo­nes, sien­do el mon­to pro­me­dio por afi­lia­do fa­lle­ci­do de $11 mi­llo­nes y be­ne­fi­cian­do a 9.479 fa­mi­lias.

Des­de el gre­mio des­ta­can que el sal­do que que­de en la cuen­ta de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual o de aho­rro vo­lun­ta­rio de un afi­lia­do fa­lle­ci­do, es­tá ade­más exen­to del im­pues­to a las he­ren­cias, asig­na­cio­nes y do­na­cio­nes, en la par­te que no ex­ce­da las 4.000 UF, unos $ 107 mi­llo­nes.

Otro detalle es que “no se exi­gi­rá acre­di­tar la po­se­sión efec­ti­va de la he­ren­cia a los fa­mi­lia­res sin de­re­cho a pen­sión de so­bre­vi­ven­cia (viu­dez, or­fan­dad y otros), pa­ra re­ti­rar el sal­do de las cuen­tas del afi­lia­do fa­lle­ci­do, en los ca­sos en que és­ta no ex­ce­da las 5 UTA anua­les, unos $ 2,8 mi­llo­nes”.

Aun cuan­do el 70% de las pen­sio­nes en Chi­le son por ren­tas vi­ta­li­cias, se­gún el ge­ren­te de es­tu­dios de la Aso­cia­ción de AFP, Ro­ber­to Fuen­tes, la he­ren­cia es un fac­tor im­por­tan­te pa­ra mu­chos a la ho­ra del re­ti­ro, lo que se vin­cu­la al es­ta­do de sa­lud o ex­pec­ta­ti­vas de vi­da del pen­sio­na­do. “En­tien­den que al tras­pa­sar es­tos aho­rros a la Com­pa­ñía de se­gu­ro, pier­den la pro­pie­dad de los fondos y la po­si­bi­li­dad de de­jar he­ren­cia”, di­ce.

He­ren­cia y se­gu­ri­dad so­cial

La he­ren­cia de los fondos ha si­do uno de los tó­pi­cos de de­ba­te en el pro­ce­so de la reforma de pen­sio­nes, cu­yo detalle po­dría co­no­cer­se es­ta se­ma­na. Es­to fren­te a la po­si­bi­li­dad de que el 2% del 5% de co­ti­za­ción adi­cio­nal plan­tea­do co­mo eje de la ini­cia­ti­va, pu­die­ra no cons­ti­tuir he­ren­cia, da­do el ca­rác­ter so­li­da­rio del nue­vo fon­do.

Se­gún Fuen­tes, el 2% de la co­ti­za­ción adi­cio­nal de car­go del em­plea­dor “es un te­ma sen­si­ble pa­ra los tra­ba­ja­do­res”. “De­jar o no he­ren­cia, es una fa­cul­tad del afi­lia­do que de­bie­ra man­te­ner­se en es­te ám­bi­to, ya que la si­tua­ción de los tra­ba­ja­do­res y sus fa­mi­lias es di­ver­sa. Pa­ra me­jo­rar la pen­sión, sa­cri­fi­can­do el be­ne­fi­cio de la he­ren­cia, im­pli­ca­ría es­tu­diar pa­ra Chi­le una nue­va mo­da­li­dad de pen­sión”, y exis­te ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal pa­ra ello, afir­ma.

A jui­cio del dipu­tado Fuad Chahin (DC), lo im­por­tan­te es te­ner cla­ro el ob­je­ti­vo que tie­nen es­tas co­ti­za­cio­nes, que es “ge­ne­rar me­jo­res pen­sio­nes hoy día y no acu­mu­lar pa­tri­mo­nio he­re­da­ble”, pa­ra lo cual, in­di­ca, hay otros me­ca­nis­mos, co­mo bie­nes raí­ces u otro ti­po de pro­pie­da­des. “Las co­ti­za­cio­nes obli­ga­to­rias con fi­nes de se­gu­ri­dad so­cial, de­ben des­ti­nar­se a fi­nes pre­vi­sio­na­les, es de­cir, a que las per­so­nas en su eta­pa pa­si­va pue­dan te­ner me­jor ju­bi­la­ción”, en­fa­ti­za.

Des­de tal pers­pec­ti­va agre­ga que “al me­nos la co­ti­za­ción adi­cio­nal que se es­tá plan­tean­do con car­go al em­plea­dor, de­bie­ra te­ner un com­po­nen­te más de se­gu­ri­dad so­cial y no es­to de ex­ce­si­va pro­pie­dad, que al fi­nal per­ju­di­ca el fin del sis­te­ma pre­vi­sio­nal que es po­der te­ner me­jor ta­sa de re­em­pla­zo y dar pen­sio­nes acor­de a los aho­rros de los tra­ba­ja­do­res en la eta­pa ac­ti­va”.

Chahin aña­de que tam­bién se de­be con­si­de­rar “que las ta­sas de mor­ta­li­dad que tie­ne la su­pe­rin­ten­den­cia son tan al­tas, que en el re­ti­ro pro­gra­ma­do ocu­rre que es­ta­mos de­jan­do ca­da vez más he­ren­cia, mien­tras que la gen­te en vi­da en sus úl­ti­mos años tie­ne pen­sio­nes que son in­su­fi­cien­tes. Te­ne­mos que dar una ló­gi­ca de se­gu­ri­dad so­cial si que­re­mos lo­grar bue­nas pen­sio­nes”, se­ña­la.

Por su par­te el miem­bro de la co­mi­sión Bra­vo, Jo­sé Luis Ruiz, res­pec­to del 2% acla­ra que “se pro­po­ne iría un fon­do so­li­da­rio sin un vincu­lo di­rec­to a la cuen­ta in­di­vi­dual y con un des­tino muy de­fi­ni­do: fi­nan­ciar equi­dad de gé­ne­ro, equi­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal e in­tra­ge­ne­ra­cio­nal. Es de­cir, es una for­ma de se­gu­ro co­lec­ti­vo y no es he­re­da­ble dada la fi­na­li­dad por la cual se cons­ti­tu­ye ese fon­do so­li­da­rio”.

En tan­to, la con­sul­to­ra en pen­sio­nes, Mó­ni­ca Tit­ze, ex miem­bro del con­se­jo con­sul­ti­vo pre­vi­sio­nal, agre­ga que “la he­ren­cia no es más que un re­sul­ta­do”, co­mo due­ños de los aho­rros. Res­pec­to al 2% de co­ti­za­ción más me preo­cu­pa que va­ya a un sis­te­ma de re­par­to a que no sea he­re­da­ble, por­que se trans­for­ma en un im­pues­to al tra­ba­jo, con sus gra­ves con­se­cuen­cias en el mer­ca­do la­bo­ral”, en­fa­ti­za.b

► Los pa­gos por he­ren­cia en 2016 au­men­ta­ron 23% res­pec­to el año an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.