Ca­si un mi­llón de chi­le­nos ma­yo­res de 31 años vi­ve en ca­sa de sus pa­dres

Se­gún es­tu­dio de la U. Ca­tó­li­ca, so­bre la ba­se de da­tos de la En­cues­ta Ca­sen, se tra­ta de cer­ca del 10% de las per­so­nas que su­pe­ran esa edad. Más es­tu­dios, pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de in­gre­so al mer­ca­do la­bo­ral y adul­tos que re­gre­san tras un di­vor

La Tercera - - PORTADA - Paulina Se­púl­ve­da Ga­rri­do

De­jar la ca­sa de los pa­dres es uno de los ri­tos que mar­can el arri­bo a la ma­du­rez de una per­so­na. Un pa­so que en ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res se pro­du­cía an­tes de los 30 años.

Sin em­bar­go, se­gún una in­ves­ti­ga­ción del Cen­tro de En­cues­tas y Es­tu­dios Lon­gi­tu­di­na­les de la U. Ca­tó­li­ca, rea­li­za­da pa­ra La Ter­ce­ra, que ana­li­zó la En­cues­ta Ca­sen 2015, más de 900 mil chi­le­nos ma­yo­res de 31 años vi­ven con sus pa­dres. Se tra­ta del 9,7% del to­tal de los chi­le­nos so­bre esa edad.

El es­tu­dio re­ve­la que en­tre los 31 y los 40 años el 22,8% (482.506 per­so­nas) de la po­bla­ción de esa edad vi­ve con sus pa­dres, ci­fra si­mi­lar a la de 2011, cuan­do la pro­por­ción era de 24%.

Pa­ra el ran­go de los 41 años y más, el por­cen­ta­je es de 6,0% (436.677 per­so­nas), pro­por­ción que en 2011 tam­bién era de 6,0%.

En el ca­so de los que tie­nen en­tre 25 y 30 años, el tra­ba­jo de­ter­mi­nó que 767.412 per­so­nas vi­vían con sus pa­dres en 2015 (47,4% de la po­bla­ción en ese tra­mo de edad). De ellos, el 50% son hom­bres y 45% mu­je­res, y el 54,4% tie­ne 13 a 16 años de es­tu­dios.

El fe­nó­meno, di­ce Ro­dri­go Fi­gue­roa, aca­dé­mi­co de So­cio­lo­gía de la U. de Chi­le, re­tra­ta los cam­bios so­cia­les de los úl­ti­mos 20 años en el país y có­mo la fa­mi­lia se ha re­or­ga­ni­za­do.

Eso se apre­cia, aña­de Fi­gue­roa, en que mu­chos jó­ve­nes em­pren­den e ini­cian tar­día­men­te una ca­rre­ra. Eso crea un nue­vo es­ce­na­rio fa­mi­liar, que re­tra­sa la sa­li­da del ho­gar pa­terno. “En re­la­tos de em­pren­de­do­res se re­pi­ten his­to­rias de có­mo el vi­vir con sus pa­dres fa­ci­li­tó in­de­pen­di­zar­se y usar esos re­cur­sos en su em­pren­di­mien­to”.

A ello se su­ma que los pa­dres vi­ven más tiem­po. Chi­le es el país la­ti­noa­me­ri­cano en que más rá­pi­do au­men­tó la ex­pec­ta­ti­va de vi­da al na­cer. En­tre los pe­río­dos 1970-1975 y 20052010 pa­só de 60,5 a 75,5 años en hom­bres y de 66,8 a 81,5 años en las mu­je­res.

“So­bre to­do en la cla­se me­dia, los pa­dres a los 60 años tra­ba­jan y em­pren­den. Si tra­ba­jan, les dan más se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca a sus hi­jos que es­tán en­fo­ca­dos en em­pren­der”, di­ce Fi­gue­roa.

Otro pun­to es el re­tra­so en la edad del ma­tri­mo­nio. Ha­ce tres dé­ca­das, las mu­je­res se ca­sa­ban a los 24 años y los hom­bres, a los 27. Hoy, se­gún cifras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas, la edad de ma­tri­mo­nio es de 35,39 años pa­ra los hom­bres y de 32,65 años pa­ra las mu­je­res, lo que tam­bién re­tra­sa la par­ti­da de la ca­sa pa­ter­na.

Ma­tri­mo­nio e hi­jos se re­tra­san. “Ese nú­cleo de res­pon­sa­bi­li­da­des du­ras se tras­la­da y se en­fo­can pri­me­ro en el éxi­to in­di­vi­dual y lue­go en un pro­yec­to con otro. Se re­tar­da la cons­truc­ción de la pro­pia fa­mi­lia y cues­ta sa­lir del en­torno fa­mi­liar”, agre­ga Fi­gue­roa.

Ca­mi­la Me­lla, so­ció­lo­ga de la U. de Chi­le y doc­to­ran­te en po­lí­ti­ca so­cial de la U. de Ox­ford, in­di­ca que jó­ve­nes que aún vi­ven con sus pa­dres au­men­tan por cam­bios so­cia­les y de­mo­grá­fi­cos, co­mo la ex­pan­sión edu­ca­ti­va. “Tan­to en tér­mi­nos de lo­gro edu­ca­ti- vo co­mo de ofer­ta edu­ca­ti­va (de prees­co­lar a pos­gra­do). Ade­más de te­ner pro­gra­mas muy lar­gos. La ti­tu­la­ción pro­me­dio se lo­gra nue­ve años des­pués de in­gre­sar a pre­gra­do”.

A ello se agre­ga la pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de in­ser­ción al mer­ca­do la­bo­ral, “con al­ta in­for­ma­li­dad, pre­ca­ria red de pro­tec­ción so­cial, ba­jos suel­dos, en­tre otros fac­to­res”, in­di­ca Me­lla.

El di­vor­cio es otra va­ria­ble. “Tie­nen una se­rie de ele­men­tos res­tric­ti­vos, co­mo fi­nan­ciar los cos­tos de los hi­jos, y una pro­tec­ción es vol­ver a la ca­sa de los pa­dres”, di­ce Fi­gue­roa.

Nue­va ju­ven­tud

En es­te fe­nó­meno ha co­la­bo­ra­do la re­de­fi­ni­ción de ju­ven­tud. “Nun­ca, en la his­to­ria, ha ha­bi­do tan­tos jó­ve­nes. Por ejem­plo, hoy el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Ju­ven­tud con­si­de­ra jó­ve­nes a las per­so­nas has­ta los 30 años, pe­ro du­ran­te los 90, es­te pe­río­do ter­mi­na­ba a los 25 años”, se­ña­la Me­lla.

Adi­cio­nal­men­te, y pro­duc­to de los cam­bios so­cia­les, hoy el ta­ma­ño de los ho­ga­res es me­nor. “Se tie­nen me­nos hi­jos (1,9 por mu­jer), las ta­sas de di­vor­cio y de se­pa­ra­ción son más al­tas, por lo que tras un quie­bre se vuel­ve a vi­vir con los pa­dres”, ex­pli­ca Me­lla. Lo mis­mo ocu­rre en la unión ex­tra­ma­tri­mo­nial.

Pa­ra Cris­tián Do­ña, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de De­sigual­da­des de la U. Die­go Por­ta­les, aún no es­tán cla­ros los efec­tos que es­te fe­nó­meno ten­drá a lar­go pla­zo. “No se sa­be si cam­bia el sis­te­ma eco­nó­mi­co de ma­ne­ra am­plia o si se ha­ce una eco­no­mía más so­li­da­ria”.

Es un te­ma en el que, por ejem­plo, ca­be pre­gun­tar­se si las ra­zo­nes que lle­van a un jo­ven pro­fe­sio­nal a vi­vir con sus pa­dres son las mis­mas que tie­ne un jo­ven sin edu­ca­ción a se­guir vi­vien­do en el ho­gar de ori­gen, agre­ga Me­lla.

“Hoy, en Chi­le la edu­ca­ción es muy ca­ra, no se pue­de for­mar fa­mi­lia si te vas a edu­car, eso es to­tal­men­te dis­tin­to a co­mo lo hi­cie­ron sus pa­dres. Son ma­ni­fes­ta­cio­nes de una so­cie­dad dis­tin­ta, Chi­le es otro”, di­ce Fi­gue­roa. ●

“El nú­cleo de res­pon­sa­bi­li­da­des du­ras se tras­la­da y se en­fo­can pri­me­ro en el éxi­to in­di­vi­dual y lue­go en un pro­yec­to con otra per­so­na”.

RO­DRI­GO FI­GUE­ROA

U. DE CHI­LE.

“Nun­ca ha ha­bi­do tan­tos jó­ve­nes. Por ejem­plo, hoy el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Ju­ven­tud con­si­de­ra jó­ve­nes a las per­so­nas has­ta los 30 años”.

CA­MI­LA ME­LLA

U. DE CHI­LE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.