Cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008 im­pul­só fe­nó­meno a ni­vel glo­bal

En Francia, mu­chos ma­yo­res de 40 años de­bie­ron re­gre­sar a ca­sa de sus pa­dres, un gru­po co­no­ci­do co­mo “ge­ne­ra­ción boo­me­rang”.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Paulina Se­púl­ve­da G.

Los jó­ve­nes adul­tos que per­ma­ne­cen vi­vien­do en el ho­gar pa­terno por pe­rio­dos más lar­gos no es un fe­nó­meno ex­clu­si­vo de Chi­le.

Ca­mi­la Me­lla, so­ció­lo­ga de la U. de Chi­le y doc­to­ran­te en po­lí­ti­ca so­cial de la U. de Ox­ford, ex­pli­ca que a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano y con­si­de­ran­do al gru­po en­tre 18 y 24 años (los que, has­ta el 2010, eran los de­no­mi­na­dos ‘jó­ve­nes’), me­nos de un 10% de aque­llos se ha­bían mu­da­do fue­ra de su ho­gar de ori­gen.

“Es im­por­tan­te re­cal­car que los jó­ve­nes de áreas ru­ra­les tien­den a in­de­pen­di­zar­se a una edad más tem­pra­na que sus pa­res de áreas ur­ba­nas”, ex­pli­ca Me­lla.

En Reino Uni­do, da­tos de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas se­ña­lan que ca­si tres mi­llo­nes de per­so­nas en­tre los 20 y 34 años vi­ven con sus pa­dres. En ese gru­po, uno de ca­da tres son hom­bres y una de ca­da sie­te, mu­je­res.

En EE.UU., da­tos del Cen­so in­di­can que en 2014 los adul­tos en­tre 18 y 34 años te­nían una pro­ba­bi­li­dad li­ge­ra­men­te ma­yor de vi­vir en ca­sa de sus pa­dres que de vi­vir con su cón­yu­ge o pareja en su pro­pio ho­gar.

En Francia, de­bi­do a la cri­sis de 2008, mu­chos ma­yo­res de 40 años de­bie­ron re­gre­sar a vi­vir con sus pa­dres, per­so­nas a las que se bau­ti­zó co­mo la “ge­ne­ra­ción boo­me­rang”.

Se cal­cu­la que unos 400 mil fran­ce­ses re­gre­sa­ron a ca­sa de sus pa­dres por es­ta cri­sis.

En Ar­gen­ti­na la si­tua­ción tam­po­co es di­fe­ren­te. Se­gún el úl­ti­mo cen­so (2010), ca­si el 20% de los hom­bres y mu­je­res de en­tre 30 y 35 años se de­cla­ra “hi­jo del je­fe o je­fa de ho­gar”.

Se tra­ta de una ci­fra que ha ido en au­men­to con el co­rrer de los años. En­tre 1970 y 1991, só­lo el 10% de­cla­ra­ba vi­vir con sus pa­dres, ci­fra que pa­ra el año 2001 ya al­can­za­ba el 15%.

Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Ar­gen­ti­na de la Em­pre­sa (Uade) se­ña­la que tan­to pa­dres co­mo hi­jos con­si­de­ran na­tu­ral que la ma­nu­ten­ción eco­nó­mi­ca es­té a car­go de los pro­ge­ni­to­res.

Más de la mi­tad de los hi­jos en­cues­ta­dos por es­ta in­ves­ti­ga­ción (53,4%) di­je­ron que sus ma­dres o pa­dres nun­ca les re­pro­cha­ron esa fal­ta de co­la­bo­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Los da­tos de Eu­ro­found, un or­ga­nis­mo de la UE, revelan que po­cos paí­ses que­da­ron exen­tos del fe­nó­meno, que no es ex­clu­si­vo de los paí­ses del Me­di­te­rrá­neo. Tam­bién au­men­tó mu­cho la can­ti­dad de vein­tea­ñe­ros que si­guen vi­vien­do en sus ca­sas pa­ter­nas en Sue­cia, Di­na­mar­ca, Francia, Bél­gi­ca y Aus­tria. En Ita­lia, ca­si cua­tro quin­tos (79%) de los adul­tos jó­ve­nes vi­vían con sus pa­dres en 2011, a los que se les lla­ma “mam­mo­ni” o “bam­boc­cio­ni”.

Cri­sis eco­nó­mi­ca

Cris­tián Do­ña, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de De­sigual­da­des de la U. Die­go Por­ta­les, ex­pli­ca que es un fe­nó­meno que se da es­pe­cial­men­te en cla­se me­dia y me­dia al­ta. “So­bre to­do en paí­ses eu­ro­peos pos­te­rio­res a la cri­sis de 2008. Hoy, los in­gre­sos de per­so­nas re­cién egre­sa­das son in­fe­rio­res a los de sus pa­dres en ese mo­men­to, y la se­gu­ri­dad la­bo­ral es in­fe­rior. Los pa­dres tra­ba­ja­ban por 20 años en un mis­mo lu­gar, hoy por pre­ca­rie­dad la­bo­ral ya no ven tan fá­cil in­de­pen­di­zar­se”, es­ta­ble­ce el es­pe­cia­lis­ta.

Vi­vir con los pa­dres fue en­ton­ces la respuesta eco­nó­mi­ca a esa cri­sis. “Es­ta ge­ne­ra­ción por pri­me­ra vez va a te­ner un in­gre­so de por vi­da me­nor al de sus pa­dres, lo cual es sú­per im­por­tan­te, por­que la edu­ca­ción, que an­tes era la vía pa­ra sur­gir, hoy no lo es. Por lo mis­mo, hay que se­guir es­tu­dian­do, pe­ro mien­tras no se pue­de pa­gar por una ca­sa”, di­ce Do­ña.

Es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les se­ña­lan que el fe­nó­meno res­pon­de a dos transiciones cla­ves en la vi­da de las per­so­nas en so­cie­da­des que van cam­bian­do cul­tu­ras y di­ná­mi­cas pro­pias. Por una par­te, el pa­se de la edu­ca­ción co­mo una ac­ti­vi­dad cen­tral en la vi­da de las per­so­nas cuan­do an­tes lo era el tra­ba­jo. Y, por otro la­do, las di­fi­cul­ta­des de ad­qui­rir una vi­vien­da pro­pia, por el al­to va­lor que es­tas han al­can­za­do en los úl­ti­mos años.

Ade­más, tal co­mo en Chi­le, el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da tam­bién es un fe­nó­meno que ha im­pac­ta­do. Aho­ra hay más tiem­po pa­ra cum­plir dis­tin­tas ex­pec­ta­ti­vas y ya no hay “apu­ro” en ir­se de la ca­sa de los pa­dres.

El pro­ce­so de in­ser­ción la­bo­ral tam­bién es mu­cho más di­fi­cul­to­so pa­ra los jó­ve­nes. En ge­ne­ral, las pri­me­ras ocu­pa­cio­nes de los jó­ve­nes son de mu­cha ines­ta­bi­li­dad y de al­ta ro­ta­ción, co­mo los call cen­ters o los pues­tos de aten­ción en co­mer­cios, por ejem­plo.b

► En Francia, se cal­cu­la que unas 400 mil per­so­nas vol­vie­ron a ca­sa de sus pa­dres tras la cri­sis de 2008.

VUELTA A CA­SA DE MI MA­DRE

CO­ME­DIA

Del di­rec­tor Eric La­vai­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.