Idea­lis­mo y se­gu­ri­dad

La Tercera - - OPINION - Ga­briel Gas­par Ex Sub­se­cre­ta­rio de FFAA

Si hay al­go pe­li­gro­so en ma­te­ria de apre­cia­ción de se­gu­ri­dad, es con­fun­dir las ideas con la reali­dad. En los pe­rio­dos pre­vios a la Se­gun­da Gue­rra, mu­chos pen­sa­ban que Ale­ma­nia acep­ta­ría pa­ra siem­pre las con­di­cio­nes de Ver­sa­lles. Por su par­te, la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na en 1982 pen­só equi­vo­ca­da­men­te que In­gla­te­rra no reac­cio­na­ría an­te la ocu­pa­ción de las Mal­vi­nas. Las teo­rías pue­den ser mu­chas, pe­ro nun­ca pue­den des­co­no­cer a los te­na­ces he­chos. Cuan­do cul­mi­nó la Gue­rra Fría no fue­ron po­cos los que pro­nos­ti­ca­ron que es­tá­ba­mos an­te el fin de la His­to­ria.

Si la exis­ten­cia de con­flic­tos ha si­do una cons­tan­te del queha­cer uni­ver­sal, ello ex­pli­ca por qué la paz y la es­ta­bi­li­dad son los ob­je­ti­vos más com­par­ti­dos y más ca­ros a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Por ello su pre­ser­va­ción es qui­zás el nor­te prio­ri­ta­rio de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les. Ello no im­pli­ca la ne­ga­ción de la exis­ten­cia de con­flic­tos y ries­gos en el mun­do glo­bal; de lo que se tra­ta es de bus­car for­mas ne­go­cia­das de so­lu­ción o de con­ten­ción de los mis­mos. La reali­dad im­pe­ran­te es que, con pos­te­rio­ri­dad al fin de la Gue­rra Fría, el nú­me­ro de con­flic­tos ar­ma­dos ha au­men­ta­do, sus orí­ge­nes se han di­ver­si­fi­ca­do y las zo­nas de con­flic­to en el mun­do han pro­li­fe­ra­do. En di­ver­sas re­gio­nes del mun­do, vie­jos con­flic­tos han re­emer­gi­do, al­gu­nos Es­ta­dos han des­apa­re­ci­do, otros se han frag­men­ta­do, con­flic­tos de di­ver­sos ni­ve­les de in­ten­si­dad afec­tan al cen­tro asiá­ti­co, así co­mo a zo­nas de Áfri­ca y del Ma­greb.

Afor­tu­na­da­men­te, Amé­ri­ca La­ti­na vi­ve una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te. Los co­lom­bia­nos es­tán cons­tru­yen­do la paz lue­go de una gue­rra que du­ró más de me­dio si­glo. La de­mo­cra­cia es el ré­gi­men ge­ne­ra­li­za­do en el con­ti­nen­te, y se des­plie­gan di­ver­sos pro­ce­sos de cons­truc­ción de con­fian­za mu­tua. Son pro­ce­sos va­lio­sos, hay que cui­dar­los y cul­ti­var­los.

¿Sig­ni­fi­ca que vi­vi­mos el fin de la his­to­ria? ¿Que se aca­ba­ron los con­flic­tos y que la paz y la es­ta­bi­li­dad lle­ga­ron pa­ra que­dar­se? Ese es un buen pro­pó­si­to, pe­ro se­ría una ilu­sión idea­lis­ta asu­mir que te­ne­mos ase­gu­ra­da pa­ra siem­pre la es­ta­bi­li­dad, el im­pe­rio del de­re­cho y la sa­na con­vi­ven­cia en­tre las na­cio­nes. Por ello, to­do país de­be or­ga­ni­zar, en la for­ma so­be­ra­na que es­ti­me, su de­fen­sa y su se­gu­ri­dad. Por cier­to, com­par­tien­do los ins­tru­men­tos cons­trui­dos por la ci­vi­li­za­ción a lo lar­go de su apren­di­za­je his­tó­ri­co, uno de los cua­les es el irres­tric­to res­pe­to a los Tra­ta­dos.

Afor­tu­na­da­men­te los chi­le­nos he­mos ex­traí­do lec­cio­nes de nues­tra His­to­ria, y hoy dis­po­ne­mos de ins­ti­tu­cio­nes de de­fen­sa fé­rrea­men­te com­pro­me­ti­das con el des­tino del país, y que no par­ti­ci­pan de la co­yun­tu­ra. Ins­ti­tu­cio­nes que han lo­gra­do una ele­va­da pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal, mo­der­ni­za­das en sus sis­te­mas y en su or­gá­ni­ca. Es­te po­ten­cial, jun­to al ca­pi­tal hu­mano, a la cohe­sión na­cio­nal y a una eco­no­mía mo­der­na y abier­ta al mun­do, y por cier­to, a una di­plo­ma­cia que ha po­ten­cia­do el nú­me­ro de nues­tros ami­gos en el mun­do, to­do es­to, ha per­mi­ti­do que Chi­le ejer­za su vo­ca­ción de paz al tiem­po que ha sa­bi­do de­fen­der su so­be­ra­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.