Apa­gón blan­co

TRAS LA NE­VA­ZÓN, HAY UNA UR­GEN­CIA QUE MANEJADA CON SEN­TI­DO CO­MÚN Y CON­CIEN­CIA DE LOS BE­NE­FI­CIOS DE LA COM­PE­TEN­CIA, PER­MI­TI­RÍA UN ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO MÁS OR­DE­NA­DO.

La Tercera - - OPINION - Ju­lio Po­ble­te Ar­qui­tec­to

El lar­go y trau­má­ti­co apa­gón ge­ne­ra­do por la ne­va­zón y que afec­tó a más mi­les de ho­ga­res, no de­be ser ana­li­za­do co­mo un he­cho ais­la­do. Las in­te­rrup­cio­nes a los ser­vi­cios bá­si­cos pro­duc­to de fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos nos es­tán vi­si­tan­do ca­da vez con más fre­cuen­cia. So­bre cul­pas y mul­tas que se ocu­pen los lla­ma­dos a ello. Pa­ra to­dos los de­más, es fun­da­men­tal pen­sar en avan­zar y no so­lo que­jar­se. Sa­car lec­cio­nes y ge­ne­rar un plan de ac­ción rea­lis­ta y no so­bre­reac­cio­na­do. Dar­nos cuen­ta que es­te mer­ca­do de la ener­gía si bien pue­de estar muy re­gu­la­do en te­mas ta­ri­fa­rios, de con­ce­sio­nes y otros, es­tá ab­so­lu­ta­men­te des­re­gu­la­do en có­mo las com­pa­ñías ha­cen uso del es­pa­cio pú­bli­co tan­to aé­reo co­mo sub­te­rrá­neo. Es­tos es­pa­cios re­quie­ren ur­gen­te de un or­den y de asig­nar­les los pre­cios so­cia­les que co­rres­pon­dan.

Da­tos que han cir­cu­la­do en pren­sa por es­tos días se­ña­lan que so­lo un 18% de la red de dis­tri­bu­ción es­tá so­te­rra­da, da­to que no me cal­za con lo que veo to­dos los días. Por otra par­te, se dis­cu­te de lo cos­to­so que pue­de ser so­te­rrar los ca­bles; en­tre seis y sie­te ve­ces más que un pro­yec­to aé­reo. Sin em­bar­go, an­tes de en­trar en so­lu­cio­nes, hay un mar­co ge­ne­ral in­su­fi­cien­te que hay que me­jo­rar. Sin ata­car aque­llo, no hay so­lu­ción sos­te­ni­ble.

Las com­pa­ñías de ser­vi­cios pú­bli­cos no pa­gan ni al es­ta­do ni a los mu­ni­ci­pios por el uso del es­pa­cio aé­reo por su ca­blea­do o por el uso del sub­sue­lo por sus re­des en­te­rra­das. Es más, na­die les exi­ge el re­ti­ro de los ca­bles en desuso, ellos co­bran a su li­bre de­ci­sión cual­quier cam­bio de ser­vi­cios que sea ne­ce­sa­rio pa­ra im­ple­men­tar un pro­yec­to que afec­te sus re­des, y cuan­do hay cam­bios de pa­vi­men­tos “apro­ve­chan” de pe­dir­les a los mu­ni­ci­pios o par­ti­cu­la­res que de­jen pa­sa­dos “unos cuan­tos tu­bos más por si aca­so”. Da­do que no hay pre­cio asig­na­do por el uso de es­tos es­pa­cios, el com­por­ta­mien­to es pro­pio de la ley de la sel­va.

En con­se­cuen­cia aquí hay una ur­gen­cia re­gu­la­to­ria que manejada con sen­ti­do co­mún y con­cien­cia de los be­ne­fi­cios de la com­pe­ten­cia, per­mi­ti­ría un es­pa­cio pú­bli­co más or­de­na­do, es­té­ti­co y don­de to­dos pa­guen los cos­tos so­cia­les que ge­ne­ran.

Re­gu­la­do el es­pa­cio aé­reo y sub­te­rrá­neo, po­de­mos ya pen­sar en las he­rra­mien­tas pa­ra im­ple­men­tar las so­lu­cio­nes. Al­gu­nas ya es­tán en su lu­gar y ope­ran­do. Por ejem­plo, Las Con­des, de­cre­tó ha­ce años que to­dos los nue­vos desa­rro­llos de­ben in­cluir el ten­di­do de ca­bles sub­te­rrá­neos con­tra lo cual el mu­ni­ci­pio otor­ga un 10% ex­tra de cons­truc­ti­bi­li­dad. Es­ta me­di­da hoy go­za ade­más de sus­ten­to le­gal, to­da vez que la Ley Ge­ne­ral de Ur­ba­nis­mo y Cons­truc­cio­nes per­mi­te es­ta­ble­cer con­di­cio­na­mien­tos y otor­gar pre­mios.

Sur­gen otras ideas de bue­nas prác­ti­cas im­ple­men­ta­bles des­de aho­ra. Co­bra real im­por­tan­cia ha­cer bien las po­das de man­ten­ción, ele­gir es­pe­cies de ho­jas ca­du­cas pa­ra el ar­bo­la­do ur­bano y así evi­tar que la nie­ve se alo­je en ho­jas y se des­gan­chen, pri­vi­le­giar ár­bo­les de ma­de­ra du­ra ta­les co­mo plá­ta­nos orien­ta­les y robles ame­ri­ca­nos, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.