Es­pe­jo de la me­mo­ria

ES HO­RA DE AD­MI­TIR QUE DOS LIS­TAS PAR­LA­MEN­TA­RIAS PUE­DEN OFRE­CER UNA SA­LI­DA AL AIS­LA­MIEN­TO EN QUE ES­TÁ LA DC. Y ES HO­RA DE ABRIR­SE A LA ALIAN­ZA CON EL PR Y OTRO MÁS.

La Tercera - - OPINION - Be­li­sa­rio Ve­las­co Ex­mi­nis­tro del In­te­rior Ro­dol­fo For­tu­nat­ti Vi­ce­pre­si­den­te Pro­fe­sio­na­les y Téc­ni­cos DC

El pró­xi­mo vier­nes se con­me­mo­ran 60 años de la fun­da­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano. Tam­bién se ce­le­bran 50 años de la pro­mul­ga­ción de la Ley de la Reforma Agra­ria, uno de los hi­tos más tras­cen­den­ta­les del go­bierno de Eduar­do Frei Mon­tal­va. Des­de en­ton­ces, par­ti­do y reforma mar­chan in­di­so­lu­ble­men­te uni­dos. La cultura po­pu­lar cam­pe­si­na, pro­fun­da­men­te pe­ne­tra­da por las tra­di­cio­nes cris­tia­nas, ci­fra sus es­pe­ran­zas de re­den­ción en el aba­ni­co de par­ti­dos hu­ma­nis­tas que, en 1957, con­cu­rre a la for­ma­ción de la co­lec­ti­vi­dad. Lue­go ven­drán las gran­des vic­to­rias mu­ni­ci­pa­les de 1963, la Mar­cha de la Pa­tria Jo­ven, y el triun­fo de 1964 que da­rá ini­cio a la Re­vo­lu­ción en Li­ber­tad.

Aque­lla fue una re­vo­lu­ción de la per­so­na, de su dig­ni­dad y de sus de­re­chos y Frei fue el pri­me­ro en re­cla­mar je­rar­quía cons­ti­tu­cio­nal pa­ra los de­re­chos eco­nó­mi­cos y so­cia­les. Así lo es­cu­chó el Con­gre­so cuan­do pre­sen­tó su pro­yec­to de reforma: “To­das las cons­ti­tu­cio­nes mo­der­nas con­sa­gran, en la enun­cia­ción de de­re­chos de la per­so­na hu­ma­na, los de­re­chos de ca­rác­ter so­cial. Esos de­re­chos, re­co­no­ci­dos en ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les a los cua­les ha con­cu­rri­do el go­bierno chi­leno, for­man par­te del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de nues­tro tiem­po y cons­ti­tu­yen la con­quis­ta más im­por­tan­te de la gran mul­ti­tud de los hom­bres que vi­ven de su tra­ba­jo”.

En la prác­ti­ca, to­dos de­re­chos in­di­vi­si­bles e in­dis­po­ni­bles, pues Frei nun­ca sa­cri­fi­có la reforma edu­ca­cio­nal por la ley de guar­de­rías y jar­di­nes in­fan­ti­les, ni la crea­ción de la Jun­ta Na­cio­nal de Au­xi­lio Es­co­lar y be­cas por el pro­gra­ma de vi­vien­das.

Es el au­ge de una nue­va con­cien­cia po­lí­ti­ca, per­so­na­lis­ta y co­mu­ni­ta­ria, se­gún ob­ser­va­ra Jac­ques Ma­ri­tain, su ins­pi­ra­dor. Y és­ta es la me­mo­ria, el es­pe­jo de la his­to­ria don­de los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos pue­den re­co­no­cer su iden­ti­dad y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Ahí se en­cuen­tran los va­lo­res y prin­ci­pios que em­pu­ja­ron el pro­gre­so. Y, en contraste con ellos, se tor­nan ní­ti­dos y la­ce­ran­tes los desai­res que pa­de­cen los de­re­chos fun­da­men­ta­les, pie­dra an­gu­lar de to­do el edi­fi­cio hu­ma­nis­ta cris­tiano, cuan­do ca­ma­ra­das nues­tros re­cha­zan la uni­ver­sa­li­dad del ac­ce­so a la edu­ca­ción, la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les, o el uso de las aguas co­mo un bien esen­cial pa­ra el de­re­cho a la vi­da.

Pe­ro hay un ries­go peor. Y es que, so­bre esa me­mo­ria lu­mi­no­sa, avanza la som­bra que ame­na­za, más que nues­tro do­mi­ci­lio en la cen­troiz­quier­da, los fir­mes la­zos de ca­ma­ra­de­ría que un día per­mi­tie­ron re­co­no­cer­nos co­mo par­ti­do. So­mos res­pon­sa­bles del eclip­se y, por eso, te­ne­mos el de­ber de re­cu­pe­rar nues­tra an­ti­gua lu­ci­dez. Es ho­ra de asu­mir que es­ta­mos en pre­sen­cia de dos can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les en la Nue­va Ma­yo­ría, la nues­tra, que re­pre­sen­ta nues­tros va­lo­res es la se­na­do­ra Ca­ro­li­na Goic. Es ho­ra de ad­mi­tir que dos lis­tas par­la­men­ta­rias pue­den ofre­cer una sa­li­da al ais­la­mien­to en que se en­cuen­tra la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. Y es ho­ra de abrir­se a la alian­za con el Par­ti­do Ra­di­cal y otro más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.