“EL MU­SEO“

La Tercera - - CARTAS - Mag­da­le­na Pi­ñe­ra Mo­rel Pro­fe­so­ra de His­to­ria

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Se­gún la co­lum­na pu­bli­ca­da ayer en La Ter­ce­ra por Axel Buc­cheis­ter, la pro­pues­ta de Se­bas­tián Pi­ñe­ra de crear un Mu­seo de la De­mo­cra­cia se­ría pa­ra “cor­te­jar y tra­tar de agra­dar a la iz­quier­da”. ¡Qué equi­vo­ca­do es­tá! El Mu­seo de la De­mo­cra­cia bus­ca que co­mo país sea­mos ca­pa­ces de re­cor­dar nues­tra va­lio­sa y tem­pra­na tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca co­mo na­ción y el más de cuarto de si­glo de sa­na vi­da de­mo­crá­ti­ca y re­pu­bli­ca­na des­de que, a tra­vés de una tran­si­ción ejem­plar, con la par­ti­ci­pa­ción de la in­men­sa ma­yo­ría de los chi­le­nos y re­co­no­ci­da en el mun­do en­te­ro, Chi­le re­cu­pe­ró su de­mo­cra­cia y cre­ció po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te, gra­cias al po­der del diá­lo­go, los acuer­dos y la amis­tad cí­vi­ca, pa­ra cons­truir, en­tre to­dos, un país me­jor. En es­te es­ce­na­rio re­cor­da­mos a gran­des fi­gu­ras de la cen­tro de­re­cha, co­mo Ricardo Ri­va­de­nei­ra, Francisco Bul­nes, Ser­gio Ono­fre Jar­pa, An­drés Alla­mand, Al­ber­to Es­pi­na, Fer­nan­do Lé­niz, y tan­tos otros, co­mo el pro­pio Se­bas­tián Pi­ñe­ra, quien, co­mo se­na­dor y pre­si­den­te de RN, fue un ac­tor re­le­van­te pa­ra lo­grar im­por­tan­tes y tras­cen­den­tes acuer­dos, pa­ra con­so­li­dar la de­mo­cra­cia y la eco­no­mía so­cial de mer­ca­do, con la en­ton­ces Con­cer­ta­ción.

Es jus­ta­men­te es­te sen­ti­do de diá­lo­go, acuer­dos y tra­ba­jo po­lí­ti­co con­jun­to, el que tan­ta fal­ta le ha­ce a Chi­le hoy, y que tan­to an­he­lan sus ciu­da­da­nos. La so­ber­bia que abun­da hoy en al­gu­nos políticos de iz­quier­da, no ha he­cho más que di­vi­dir y con­fron­ta­cio­nar a nues­tro país. Chi­le me­re­ce y ne­ce­si­ta hoy políticos que cons­tru­yan puen­tes que nos unan y no mu­ros que nos di­vi­dan. Re­cor­dar nues­tra his­to­ria de­mo­crá­ti­ca, par­tien­do por la re­cu­pe­ra­ción de la mis­ma, es un im­pe­ra­ti­vo mo­ral y éti­co, ade­más de un lu­gar edu­ca­ti­vo por ex­ce­len­cia pa­ra nues­tros ni­ños y jó­ve­nes.

El Mu­seo His­tó­ri­co Na­cio­nal termina su re­co­rri­do con los an­te­ojos del ex­pre­sien­te Allen­de. ¿Aca­so ahí termina nues­tra his­to­ria? El Mu­seo de la De­mo­cra­cia jus­ta­men­te bus­ca de­cir que en Chi­le la his­to­ria no termina el año 1973. Si así fue­ra, se­ría­mos un país fra­ca­sa­do y sin me­mo­ria. Hoy los chi­le­nos, más que nun­ca, que­re­mos mi­rar el futuro y re­to­mar la sen­da del diá­lo­go, los acuer­dos y la fra­ter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.