La exen­ción tri­bu­ta­ria del ex mi­nis­tro Al­ber­to Are­nas en la Ce­pal

La Tercera - - NEGOCIOS - Cé­sar Valenzuela

Dos años en la Ce­pal cum­plió el mes pa­sa­do el ex mi­nis­tro de Ha­cien­da, Al­ber­to Are­nas, que en ju­nio de 2015 con­cre­tó su arri­bo co­mo asesor re­gio­nal del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal a se­ma­nas de su tor­men­to­sa sa­li­da de la car­te­ra, en ma­yo de ese año. Are­nas se trans­for­mó en el pri­mer je­fe de las fi­nan­zas en ser re­mo­vi­do de su car­go, en un con­tex­to de dé­bil desem­pe­ño eco­nó­mi­co y una mar­ca­da dis­tan­cia con el sec­tor pri­va­do y la opo­si­ción tras el trá­mi­te le­gis­la­ti­vo del pro­yec­to de reforma tri­bu­ta­ria. La em­ble­má­ti­ca ini­cia­ti­va apun­tó a ele­var la car­ga tri­bu­ta­ria en cer­ca del 3% del PIB, avan­zar a un sis­te­ma im­po­si­ti­vo más pro­gre­si­vo y dis­mi­nuir la eva­sión y elu­sión.

Aun­que tras la lle­ga­da de Ro­dri­go Val­dés a Tea­ti­nos 120 el go­bierno lo­gró la apro­ba­ción de un pro­yec­to de sim­pli­fi­ca­ción, lo cier­to es que al re­ca­lar en la Ce­pal el ex mi­nis­tro se hi­zo be­ne­fi­cia­rio de una po­co co­no­ci­da exen­ción de im­pues­tos a la ren­ta. De acuer­do al artículo VII del con­ve­nio sus­cri­to con el go­bierno de Chi­le en 1954, que fi­jó la se­de de la en­ti­dad en nues­tro país, los fun­cio­na­rios de la Ce­pal go­za­rán de una “exen­ción de cual­quier for­ma de im­pues­to di­rec­to so­bre suel­dos, emo­lu­men­tos e in­dem­ni­za­cio­nes”. En ma­te­ria de ren­ta a las per­so­nas, la reforma tri­bu­ta­ria dis­mi­nu­yó a con­tar de enero de 2017 la ta­sa má­xi­ma del im­pues­to de se­gun­da ca­te­go­ría, de 40% a 35%, pa­ra quie­nes ten­gan in­gre­sos men­sua­les so­bre los $ 5,6 mi­llo­nes.

Las exen­cio­nes o re­duc­cio­nes de im­pues­tos se apli­can en ge­ne­ral en los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el FMI, la Ocde o el Ban­co Mun­dial. Se­gún ex­pli­ca un des­ta­ca­do abogado tri­bu­ta­ris­ta, el es­ta­ble­ci­mien­to de be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios en es­tas en­ti­da­des, apun­ta a evi­tar el co­bro de gra­vá­me­nes en­tre Es­ta­dos. Así su­ce­de con las re­pre­sen­ta­cio­nes di­plo­má­ti­cas, co­mo las em­ba­ja­das, que ma­yo­ri­ta­ria­men­te es­tán exi­mi­das de pa­gar con­tri­bu­cio­nes en los paí­ses en los que es­tán ubi­ca­das. En el ca­so de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, cu­yo pre­su­pues­to pro­vie­ne pre­ci­sa­men­te de quie­nes los in­te­gran, las exen­cio­nes pa­ra fun­cio­na­rios apun­tan a evi­tar que un te­rri­to­rio es­pe­cí­fi­co, don­de es­tá em­pla­za­da geo­grá­fi­ca­men­te una ins­ti­tu­ción, se be­ne­fi­cie con la re­cau­da­ción de tri­bu­tos que se­rían pa­ga­dos fi­nal­men­te por to­dos sus in­te­gran­tes. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.