“En Ve­ne­zue­la el diá­lo­go ha exis­ti­do, exis­te y exis­ti­rá”

El po­lí­ti­co so­cia­lis­ta des­ta­ca que la úni­ca op­ción que tie­ne el país sud­ame­ri­cano pa­ra sa­lir ade­lan­te es la “bús­que­da de con­sen­so”. “Cual­quier al­ter­na­ti­va es un con­flic­to gra­ve, muy gra­ve. Sin paz no lle­ga­re­mos a una de­mo­cra­cia con­so­li­da­da, fuer­te y arrai

La Tercera - - MUNDO - Xi­me­na Marín Le­zae­ta

El ex pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, el so­cia­lis­ta Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro (2004-2011), se ha con­ver­ti­do en el ma­yor me­dia­dor en la cri­sis po­lí­ti­ca que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la. Man­tie­ne con­tac­tos per­ma­nen­tes con el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro y con di­ri­gen­tes de la opo­si­ción. A co­mien­zos de ju­nio man­tu­vo una lar­ga con­ver­sa­ción con el di­ri­gen­te opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez en la prisión de Ra­mo Ver­de, y se­gún al­gu­nas ver­sio­nes su ges­tión fue cla­ve pa­ra que el lí­der de Vo­lun­tad Po­pu­lar fue­ra ex­car­ce­la­do y que­da­ra con arres­to do­mi­ci­lia­rio. En es­ta en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, una de las es­ca­sas que ha da­do por su afán de man­te­ner el ba­jo per­fil co­mo me­dia­dor, sos­tie­ne que la úni­ca so­lu­ción pa­ra la tor­men­ta ve­ne­zo­la­na es el diá­lo­go y el en­ten­di­mien­to.

Us­ted ha via­ja­do va­rias ve­ces a Ve­ne­zue­la co­mo me­dia­dor. ¿Có­mo ve la si­tua­ción de ese país?

Ve­ne­zue­la es el gran la­bo­ra­to­rio de lo que ha pa­sa­do en La­ti­noa­mé­ri­ca en los úl­ti­mos 50 años. Allí es­tán con­den­sa­dos to­dos los gran­des con­cep­tos políticos del si­glo XX. Hay na­cio­na­lis­mo so­be­ra­nis­ta, mar­xis­mo, per­ma­ne­ce vi­va la lu­cha de cla­ses, hay in­di­ge­nis­mo, ra­cis­mo, y una de­mo­cra­cia que ne­ce­si­ta cons­truir un con­sen­so bá­si­co por­que hay dos lec­tu­ras de la his­to­ria de Ve­ne­zue­la, que son an­ta­gó­ni­cas. Por un la­do es­tán los he­re­de­ros de la IV Re­pú­bli­ca, que ca­yó an­tes del cha­vis­mo y que hoy for­man la opo­si­ción, y por otro es­tá el cha­vis­mo he­ge­mó­ni­co de los úl­ti­mos 18 años ¿Có­mo ope­ran esas vi­sio­nes?

Pa­ra unos, an­tes del cha­vis­mo hu­bo un ré­gi­men opre­sor, de de­sigual­da­des y co­rrup­ción, y pa­ra los otros, el cha­vis­mo es la des­truc­ción de Ve­ne­zue­la. ¿Có­mo cree que de­ben so­lu­cio­nar­se es­tas pos­tu­ras tan ex­tre­mas?

De­be ha­ber un con­sen­so bá­si­co so­bre los prin­ci­pios de con­vi­ven­cia y de cohe­sión so­cial. Es la ta­rea de fon­do y de lar­go pla­zo, del diá­lo­go. De na­da ser­vi­rá una al­ter­na­ti­va de go­bierno si no se re­co­no­cen los unos

a los otros. Us­ted ha si­do muy cri­ti­ca­do por su pa­pel en Ve­ne­zue­la.

Un me­dia­dor de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de lo­grar re­la­ción y con­fian­za con el go­bierno y con la opo­si­ción. Es­to es esen­cial pa­ra el dia­lo­go. En Ve­ne­zue­la la si­tua­ción es di­fí­cil, más aho­ra que hay víc­ti­mas mor­ta­les. No hay una al­ter­na­ti­va al diá­lo­go y a la bús­que­da del con­sen­so. Cual­quier al­ter­na­ti­va es un con­flic­to gra­ve, muy gra­ve. De­no­mino la ta­rea en Ve­ne­zue­la co­mo un pro­ce­so pre­ven­ti­vo de paz por­que sin paz no lle­ga­re­mos a una de­mo­cra­cia con­so­li­da­da, fuer­te y arrai­ga­da. La paz es una con­di­ción pre­via. ¿Hay ries­go de una gue­rra ci­vil?

De­bo ser op­ti­mis­ta. Es­ta­mos atra­ve­san­do mo­men­tos muy ten­sos y di­fí­ci­les, pe­ro creo que no va­mos a ir a una con­fla­gra­ción a pe­sar de lo que es­ta­mos vi­vien­do. Se es­tá in­ten­tan­do que dos blo­ques en­fren­ta­dos des­de ha­ce dos dé­ca­das y que en­fren­tan mo­men­tos muy du­ros pue­dan aho­ra abrir un es­pa­cio de con­cer­ta­ción só­li­da, pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro se in­sis­te que las con­ver­sa­cio­nes han fra­ca­sa­do.

Una de las ta­reas que en­se­ña la ex­pe­rien­cia es a rom­per pre­jui­cios y evi­tar afir­ma­cio­nes muy ase­ve­ra­ti­vas. No pue­do ser ex­plí­ci­to pe­ro el diá­lo­go ha exis­ti­do, exis­te y exis­ti­rá con to­do lo que es­tá ca­yen­do. Con to­das las di­fi­cul­ta­des que exis­tan, va­mos a lle­gar a los pro­ce­sos elec­to­ra­les que hay pen­dien­tes, se elegirán go­ber­na­do­res y al­cal­des aho­ra, y en 2018 se­rán las pre­si­den­cia­les. La ta­rea de los me­dia­do­res es de con­ten­ción y mo­de­ra­ción en un país en el que la con­flic­ti­vi­dad, el an­ta­go­nis­mo y la ten­ta­ción al en­fren­ta­mien­to es­tán sien­do muy fuer­tes. ¿Qué pa­pel ha ju­ga­do la Igle­sia has­ta aho­ra en el con­flic­to ve­ne­zo­lano?

Ha ju­ga­do y jue­ga un pa­pel de gran au­to­ri­dad mo­ral. Afor­tu­na­da­men­te tan­to el go­bierno co­mo la opo­si­ción tie­nen un gran res­pe­to ha­cia el Papa Francisco. Es­to es una he­rra­mien­ta de ayu­da pa­ra po­der avan­zar en el diá­lo­go y lo­grar un acuer­do bá­si­co de es­ta­bi­li­dad en el

país que com­pro­me­ta a am­bas par­tes y con me­di­das en cam­pos esen­cia­les co­mo las elec­cio­nes, la reor­de­na­ción ins­ti­tu­cio­nal , el res­pe­to a los po­de­res, me­di­das eco­nó­mi­cas y so­cia­les, la si­tua­ción de los pre­sos. La li­be­ra­ción de Leo­pol­do Ló­pez, ¿por ejem­plo?

La li­be­ra­ción de Ló­pez aun­que sea con en­car­ce­la­ción do­mi­ci­lia­ria, ya es un avan­ce. La li­be­ra­ción de los pre­sos políticos es un asun­to fun­da­men­tal y uno de los cua­tro pun­tos bá­si­cos de la ho­ja de ruta del diá­lo­go ar­ti­cu­la­do a tra­vés de la crea­ción de una co­mi­sión de la ver­dad que per­mi­ti­rá con­tri­buir a la re­con­ci­lia­ción y a la li­be­ra­ción de los pre­sos. De­bo de­cir­le que los me­dia­do­res he­mos lo­gra­do has­ta 70 li­be­ra­cio­nes. Es un te­ma sen­si­ble y no creo que las gran­des de­cla­ra­cio­nes, en las que al­gu­nos se po­nen más de­mó­cra­tas que na­die, pue­dan pro­du­cir reac­cio­nes con­tra­rias. Us­ted se ha reuni­do con Leo­pol­do Ló­pez. ¿Qué pue­de de­cir so­bre él?

Ese en­cuen­tro fue muy po­si­ti­vo, dia­lo­ga­mos abier­ta­men­te más de dos ho­ras. Ló­pez me pa­re­ció un hom­bre con una gran in­quie­tud po­lí­ti­ca. Fí­si­ca­men­te lo en­con­tré muy bien. La reunión en­ton­ces iba en­ca­mi­na­da a lo­grar me­jo­ras en su si­tua­ción y la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas a la prisión, pe­ro des­pués to­do se com­pli­có. Hay de­ter­mi­na­das co­sas que so­lo se pue­den ha­cer con dis­cre­ción. Yo sé que es­to pue­de ir con­tra la trans­pa­ren­cia y qui­zás con­tra el pe­rio­dis­mo. Soy un de­fen­sor a ul­tran­za de la li­ber­tad de ex­pre­sión y del de­re­cho a la in­for­ma­ción, pe­ro en las ex­pe­rien­cias que he vi­vi­do, he en­ten­di­do que es muy di­fí­cil ha­cer com­pa­ti­ble el tra­ba­jo dis­cre­to.

¿Có­mo ve la pos­tu­ra de la OEA (Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos) fren­te al pro­ble­ma ve­ne­zo­lano?

Res­pe­to los me­ca­nis­mos de la OEA pe­ro pien­so que de­be con­tri­buir a una sa­li­da y a un pro­ce­so de diá­lo­go que nos lle­ve a for­ta­le­cer en Ve­ne­zue­la to­do lo que sea ne­ce­sa­rio en tér­mi­nos de­mo­crá­ti­cos, que es bas­tan­te. Cual­quier ob­ser­va­dor ob­je­ti­vo sa­be que el in­ten­to de ex­cluir a Ve­ne­zue­la de una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal no va a ayu­dar.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.