Así po­dría sal­var Trump a Ma­du­ro

La Tercera - - MUNDO - Por Moi­sés Naím

El pre­si­den­te Do­nald Trump y su equi­po es­tán con­si­de­ran­do la po­si­bi­li­dad de prohi­bir la im­por­ta­ción de pe­tró­leo ve­ne­zo­lano a EE.UU. El cálcu­lo de la Ca­sa Blan­ca y otros en el Con­gre­so es que es­ta san­ción as­fi­xia­ría la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na y con­du­ci­ría a la caí­da del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro. Yo no es­toy tan se­gu­ro. Veo la po­si­bi­li­dad de que es­ta me­di­da más bien ter­mi­ne for­ta­le­cien­do al go­bierno de Ca­ra­cas, de­bi­li­tan­do a la opo­si­ción y agra­van­do la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que es­tá de­vas­tan­do a los venezolanos.

Trump ha anun­cia­do que im­pon­dría se­ve­ras san­cio­nes eco­nó­mi­cas a Ve­ne­zue­la si Ma­du­ro lle­va ade­lan­te su in­ten­ción de con­vo­car co­mi­cios pa­ra una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Los más de 500 dipu­tados que sal­drían ele­gi­dos, en un pro­ce­so tu­te­la­do y tram­pea­do por el ré­gi­men, ten­drían la mi­sión de re­es­cri­bir la Cons­ti­tu­ción. La fun­da­da preo­cu­pa­ción es que la in­ten­ción de Ma­du­ro y sus so­cios cu­ba­nos es la de usar es­ta nue­va Cons­ti­tu­ción —cu­ya redacción y apro­ba­ción con­tro­la­rían— pa­ra im­po­ner ins­ti­tu­cio­nes y po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas co­mo las que im­pe­ran en Cu­ba.

Por otro la­do, más de sie­te mi­llo­nes de ve- ne­zo­la­nos que par­ti­ci­pa­ron en una con­sul­ta or­ga­ni­za­da por la opo­si­ción ma­ni­fes­ta­ron su re­pu­dio a es­ta Cons­ti­tu­yen­te. Di­ver­sos Pre­si­den­tes y ex Pre­si­den­tes de Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA y múl­ti­ples or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les han ex­hor­ta­do al go­bierno de Ca­ra­cas a que sus­pen­da es­ta ini­cia­ti­va. Pe­ro Ma­du­ro y los su­yos reite­ran que el pro­ce­so es im­pa­ra­ble.

De re­sul­tar cier­to, Trump ha pro­me­ti­do san­cio­nes más se­ve­ras. El en­fo­que adop­ta­do por Ba­rack Oba­ma y con­ti­nua­do por Trump ha si­do el de iden­ti­fi­car con nom­bre y ape­lli­do a co­rrup­tos, nar­co­tra­fi­can­tes, vio­la­do­res de DD.HH. y otros cri­mi­na­les que ocu­pan al­tos car­gos en el go­bierno de Ve­ne­zue­la y en sus fuer­zas ar­ma­das e im­po­ner­les fuer­tes san­cio­nes per­so­na­les. Pe­ro en cier­tos círcu­los de Was­hing­ton y de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na es­tas san­cio­nes son in­su­fi­cien­tes.

Hay tres ra­zo­nes por las cua­les es­ta es una ma­la idea. La pri­me­ra es que la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca en ma­te­ria de san­cio­nes de­mues­tra que los blo­queos o em­bar­gos eco­nó­mi­cos ge­ne­ra­les ca­si nun­ca lo­gran su ob­je­ti­vo. Ha­cen su­frir más a la po­bla­ción pe­ro no afec­tan a los go­bier­nos y a las éli­tes que lo apo­yan.

El ca­so de Cu­ba es el me­jor ejem­plo. En 1962, EE.UU. le im­pu­so un em­bar­go co­mer­cial en respuesta a las con­fis­ca­cio­nes de bie­nes de ciu­da­da­nos y empresas nor­te­ame­ri­ca­nos. Le­jos de des­gas­tar al ré­gi­men, su efec­to ha si­do el dar­le una ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car la ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca que su­fre la isla.

Y hay más ejem­plos. Lo que lle­vó al go­bierno de Irán a la me­sa de ne­go­cia­ción que cul­mi­nó en el acuer­do nu­clear no fue­ron las san­cio­nes eco­nó­mi­cas que pe­san so­bre el país des­de ha­ce dé­ca­das, sino nue­vas y so­fis­ti­ca­das me­di­das de cas­ti­go di­ri­gi­das a al­tos fun­cio­na­rios, a sus so­cios y a su sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Vla­di­mir Pu­tin se queja de las san­cio­nes ge­ne­ra­les que hay con­tra Ru­sia, pe­ro mu­cho más de las que afec­tan es­pe­cí­fi­ca­men­te a las fi­nan­zas de sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res y oli­gar­cas.

La se­gun­da ra­zón es que el blo­queo petrolero es in­ne­ce­sa­rio. Sus te­rri­bles efec­tos ya los ha crea­do Ni­co­lás Ma­du­ro. La eco­no­mía ve­ne­zo­la­na ha co­lap­sa­do y des­gra­cia­da­men­te si­gue en caí­da li­bre. Las re­ser­vas en el Ban­co Cen­tral es­tán por de­ba­jo de US$ 10.000 mi­llo­nes, una frac­ción de lo que de­be­rían ser. La ma­yor par­te de los ali­men­tos, los in­su­mos pa­ra pro­du­cir­los o las me­di­ci­nas hay que im­por­tar­los pa­gán­do­los al con­ta­do en mo­ne­da du­ra, ya que na­die le da cré­di­to al go­bierno. La trá­gi­ca reali­dad es que ya no hay su­fi­cien­tes dó­la­res pa­ra im­por­tar lo que ha­ce fal­ta pa­ra nu­trir y me­di­car ade­cua­da­men­te a to­dos los venezolanos. Y es­ta tra­ge­dia la crea­ron Chá­vez, Ma­du­ro y sus alia­dos cu­ba­nos… so­li­tos. Sin ayu­da de Was­hing­ton.

Y es­ta es la ter­ce­ra ra­zón. La tra­ge­dia ve­ne­zo­la­na tie­ne res­pon­sa­bles muy cla­ros. El mun­do ya ha en­ten­di­do que los venezolanos su­fren por cul­pa de la oli­gar­quía cha­vis­ta que ha go­ber­na­do al país du­ran­te 18 años ba­jo la tu­te­la de La Ha­ba­na. Aho­ra ni si­quie­ra los sim­pa­ti­zan­tes más fa­ná­ti­cos pue­den de­fen­der los re­sul­ta­dos de esa re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na sin ha­cer el ri­dícu­lo. Un blo­queo petrolero im­pues­to por Trump se­ría una ma­ra­vi­llo­sa y opor­tu­na ta­bla de sal­va­ción po­lí­ti­ca pa­ra Ma­du­ro. Trump se­ría pre­sen­ta­do co­mo el res­pon­sa­ble del ham­bre de los venezolanos. Ma­du­ro ha ve­ni­do de­nun­cian­do la “gue­rra eco­nó­mi­ca de­cla­ra­da por el im­pe­rio del nor­te con­tra Ve­ne­zue­la” co­mo la cau­sa de los ma­les del país. El blo­queo petrolero le da­ría la coar­ta­da per­fec­ta.

No lo ha­ga, Pre­si­den­te Trump.

Ana­lis­ta ve­ne­zo­lano del Car­ne­gie En­dow­ment

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.