El fes­ti­val que aca­lo­ró el in­vierno de Fru­ti­llar

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Clau­dia Ra­mí­rez Hein

Si Ga­brie­la Mon­te­ro y Gau­tier Ca­puçon fue­ron los pla­tos fuer­tes del Fes­ti­val de In­vierno del Tea­tro del La­go, no me­nos pro­ta­go­nis­mo tu­vo la Yoa Or­ches­tra of the Ame­ri­cas, que con su en­tu­sias­mo y ale­gría im­po­si­bles de eva­dir aca­lo­ra­ron las noches fru­ti­lla­ri­nas. Y qué de­cir de esos cie­rres de con­cier­to con las ban­de­ras enar­bo­la­das y al son de con­ta­gio­sos rit­mos la­ti­nos que no de­ja­ron a na­die in­di­fe­ren­te.

La va­ra que­dó al­ta. Por­que la in­men­sa vi­va­ci­dad de la or­ques­ta tras­cen­dió el es­ce­na­rio, y por­que tan­to la pia­nis­ta ve­ne­zo­la­na y el ce­llis­ta fran­cés vol­vie­ron a ra­ti­fi­car esa ca­li­dad que po­seen, sus só­li­das téc­ni­cas, su mu­si­ca­li­dad, emo­ción y ex­pre­si­vi­dad.

Ga­brie­la Mon­te­ro abrió el fin de se­ma­na con un pro­gra­ma de­di­ca­do al si­glo XX, en el que in­clu­yó el es­treno en nues­tro país de su Con­cier­to pa­ra piano Nº 1, co­no­ci­do co­mo “La­tino”, una ver­da­de­ra jo­ya crea­ti­va en la que la ar­tis­ta, con vir­tuo­sas y se­gu­ras ma­nos, re­me­mo­ró emo­ti­vos, sal­va­jes y ale­gres rit­mos en los que re­sal­ta­ron el mam­bo, la sín­co­pa jaz­zís­ti­ca, el tan­go (muy es­ti­lo Piaz­zo­lla) y el al­ma lla­ne­ra, en­tre otros, e im­pri­mió, en con­cor­dan­cia con las co­lo­ri­das in­ter­ven­cio­nes or­ques­ta­les, no só­lo ale­gría, sino tam­bién una lí­ri­ca me­lan­co­lía y un pro­fun­do es­pí­ri­tu la­ti­noa­me­ri­cano. Co­mo en­co­re, Mon­te­ro acu­dió a la im­pro­vi­sa­ción, esa ca­rac­te­rís­ti­ca que le ha da­do un se­llo es­pe­cial du­ran­te su ca­rre­ra, con­vir­tien­do Gra­cias a la vi­da en una pie­za ba­rro­ca con re­mi­nis­cen­cias de Bach. Con el Con­cier­to pa­ra piano en Sol Ma­yor, de Ra­vel, re­to­mó el pro­gra­ma, en el que com­bi­nó ele­gan­cia con una va­ria­da ga­ma de re­cur­sos ex­pre­si­vos. Con al­gu­nos prés­ta­mos del jazz y me­lo­días de blues, Mon­te­ro y la Yoa tran­si­ta­ron con pre­ci­sión y ex­pre­si­vi­dad por el hu­mor, el can­to sos­te­ni­do, su li­ris­mo, el rit­mo sin­co­pa­do y el in­ge­nio.

Al día si­guien­te, Ca­puçon tra­jo esa maes­tría que lo ha des­ta­ca­do a ni­vel mun­dial. De sus se­duc­to­ras y cá­li­das ma­nos ema­nó el Con­cier­to pa­ra ce­llo, de Qi­gang Chen, una pie­za que en­tre­mez­cla re­mi­nis­cen­cias orien­ta­les con otras oc­ci­den­ta­les; que es­tá ba­ña­da por un ten­sa at­mós­fe­ra; que re­co­rre un am­plia ga­ma de emo­cio­nes, y ca­la hon­do. En­vuel­to en ese ha­lo, en

La or­ques­ta Yoa tras­cen­dió en el es­ce­na­rio y tan­to Mon­te­ro co­mo Ca­puçon ra­ti­fi­ca­ron su ex­pre­si­vi­dad.

mo­men­tos pun­zan­tes, el ar­tis­ta fran­cés no só­lo ex­pri­mió el ins­tru­men­to en to­das sus po­si­bi­li­da­des y ex­tra­jo una ex­ten­sa pa­le­ta de co­lo­res, sino que lo re­cu­brió ade­más con poé­ti­ca emo­ti­vi­dad, pro­fun­dos e in­ten­sos sen­ti­mien­tos. Era su úni­ca in­ter­ven­ción, pe­ro de­bió dar dos re­ga­los más: una emo­cio­nan­te e inigua­la­ble ver­sión pa­ra ce­llo de la Can­ción de la lu­na de la ópe­ra Ru­sal­ka, de Dvo­rak y una mar­cha de Pro­ko­fiev.

Si hay al­go que des­ta­ca a sim­ple vis­ta de la or­ques­ta di­ri­gi­da por el me­xi­cano Car­los Mi­guel Prie­to, ade­más de con­tar con ta­len­to­sos jó­ve­nes del con­ti­nen­te ame­ri­cano, es su vi­go­ro­so es­pí­ri­tu lú­di­co que se sien­te en ca­da obra. Ha­cen no­tar que lo pa­san bien, sin des­me­re­cer el bri­llan­te so­ni­do que con­si­guen y que lo­gren sor­tear al­gu­nos es­co­llos di­fí­ci­les. En Sa­lón Mé­xi­co, de Co­pland, se su­mer­gie­ron con brío en los ai­res y rit­mos po­pu­la­res del país az­te­ca y des­ple­ga­ron vir­tuo­sis­mo en al­gu­nos so­los; die­ron rien­da suel­ta al dis­tin­ti­vo so­ni­do de Stra­vinsky en la sui­te del ba­llet Pe­trush­ka, tran­si­tan­do por la di­so­nan­cia, las com­ple­jas to­na­li­da­des, la agi­ta­ción ira­cun­da y la ní­ti­da ca­rac­te­ri­za­ción mu­si­cal de sus per­so­na­jes y emo­cio­nes, y en el Juego de Car­tas -de la eta­pa neo­clá­si­ca del com­po­si­tor ru­so, en­ca­ra­ron ca­da “mano” de es­ta par­ti­da de pó­ker con cla­ra ten­den­cia a la sá­ti­ra y al vai­vén de los nai­pes. Crea­ron la at­mós­fe­ra pa­ra Guerrero an­dino, de Juan Jo­sé Chu­qui­sen­go, una pie­za apa­ci­ble, sin ma­yo­res clí­max, y en el Som­bre­ro de tres pi­cos, de De Fa­lla, la ba­tu­ta de Prie­to lo­gró in­tere­san­tes efec­tos en los pa­sa­jes de tran­si­ción, en la si­mu­la­ción de los za­pa­teos o en la ani­ma­da jo­ta fi­nal, mien­tras la mez­zo Evelyn Ra­mí­rez abor­dó su bre­ve par­ti­ci­pa­ción en es­ta pie­za con po­de­ro­sa y fuer­te pre­sen­cia vo­cal.

Crí­ti­ca de ópe­ra y mú­si­ca clá­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.