Ci­clo de ci­ne UC re­pa­sa 100 años de la co­me­dia ame­ri­ca­na

De Cha­plin a Judd Apa­tow, des­de es­té miér­co­les, y has­ta el 6 de agos­to, la sa­la de Ala­me­da 390 pre­sen­ta el ci­clo Ri­sas a la ame­ri­ca­na.

La Tercera - - PORTADA - Pa­blo Marín

Es sa­bi­do que la Aca­de­mia de Holly­wood no se pres­ta pa­ra cha­co­tas. Que, aun­que ande des­orien­ta­da o se rin­da an­te al­gún hy­pe cir­cuns­tan­cial, es gen­te que trans­mi­te se­rie­dad y que, en con­se­cuen­cia, os­ca­ri­za pe­lí­cu­las se­rias o, al me­nos, res­pe­ta­bles. Y la co­me­dia, por al­gu­na ra­zón, no es un gé­ne­ro res­pe­ta­ble pa­ra la Aca­de­mia. Pe­ro no siem­pre fue así.

En 1935, por ejem­plo, la gran ga­na­do­ra fue Su­ce­dió una no­che, de Frank Ca­pra, co­me­dia por don­de se la mi­re. Y tres años des­pués fue el turno de una cin­ta le­ve y en­can­ta­do­ra, La pí­ca­ra pu­ri­ta­na, que le dio una es­ta­tui­lla a su di­rec­tor, Leo McCa­rey. Años más tar­de, el pro­pio McCa­rey di­ría que su es­tre­me­ce­dor dra­ma acer­ca de la ve­jez Ma­ke way for to­mo­rrow, es­tre­na­do po­cos me­ses an­tes, era su pre­fe­ri­do. Si la Aca­de­mia de en­ton­ces hu­bie­se si­do la de aho­ra, ha­brían es­ta­do de acuer­do.

Pe­ro el ca­so es que es­ta cin­ta es­te­la­ri­za­da por Ire­ne Dun­ne y Cary Grant, co­mo una pareja acau­da­la­da cu­yo ma­tri­mo­nio “abier­to” en­tra en cri­sis, tu­vo en­ton­ces su mo­men­to. Y se­gui­rá te­nién­do­lo en la me­di­da que los es­pec­ta­do­res se en­te­ren de su exis­ten­cia. De ahí el va­lor de su in­clu­sión en “Ri­sas a la ame­ri­ca­na”: un ci­clo de 18 fil­mes con el que el Ci­ne UC tri­bu­ta ca­si un si­glo del no siem­pre bien pon­de­ra­do gé­ne­ro de las ri­sas.

A par­tir de es­te miér­co­les, y has­ta el 6 de agos­to, la sa­la de Ala­me­da 390 ofre­ce un va­ria­do ra­mi­lle­te de tí­tu­los. Y los pri­me­ros en com­pa­re­cer, a tra­vés de dos me­dio­me­tra­jes reuni­dos en una mis­ma fun­ción, son dos de los más gran­des ta­len­tos de la his­to­ria del ci­ne: Char­les Cha­plin, con Vi­da de pe­rro (1918), y Bus­ter Kea­ton, con Sher­lock Jr. (1924). En la pri­me­ra, Char­lot pro­cu­ra so- bre­vi­vir mien­tras hu­ye de la po­li­cía en com­pa­ñía de un ado­ra­ble ca­cho­rro; la otra tie­ne a su di­rec­tor y pro­ta­gó­ni­co co­mo un pro­yec­cio­nis­ta de ci­ne cul­pa­do de un ro­bo que no co­me­tió.

Ya en­ton­ces, y to­da­vía en­tre no­so­tros, al­go de cáus­ti­co y cues­tio­na­dor tie­ne es­te gé­ne­ro, an­te el cual el es­pec­ta­dor no pue­de sino ren­dir­se: si el gag o la si­tua­ción sur­ten su efec­to, los pu­do­res y las ex­pli­ca­cio­nes dan lo mis­mo; y si no fun­cio­nan, igual co­sa. La ri­sa, sen­ci­lla­men­te, ocu­rre. Por esa y otras ra­zo­nes, la co­me­dia tie­ne la cua­li­dad de co­rrer cer­cos y de de­cir o mos­trar lo que, en un ám­bi­to de se­rie­dad y de­co­ro, re­sul­ta­ría inacep­ta­ble. E in­clu­so, a la dis­tan­cia, pue­de acu­sar nues­tra ac­tual co­rrec­ción po­lí­ti­ca.

Ejem­plos de lo an­te­rior hay va­rios en es­te ci­clo. Uno bien le­jano lo da Al ser­vi­cio de las da­mas, de Gre­gory La Ca­va (1936), don­de un va­ga- bun­do bas­tan­te com­pues­to y edu­ca­do pa­ra ser un ho­me­less –Wi­lliam Po­well-, es des­cu­bier­to por una jo­ven mi­llo­na­ria que ju­ga­ba a “en­con­trar po­bres”. Ac­to se­gui­do, se convierte en ma­yor­do­mo de la jo­ven y su fa­mi­lia, en cu­ya ca­sa cam­pean el ab­sur­do y el des­va­río. Otro, ya clá­si­co, es el de la co­rro­si­va MASH (Ro­bert Alt­man, 1970), que no pue­de sino ser un co­men­ta­rio hi­la­ran­te de Viet­nam, aun­que se am­bien­te en la Gue­rra de Co­rea (tal co­mo La ru­bia ex­plo­si­va, con Tony Ran­dall y Jay­ne Mans­field, pue­de am­bien­tar­se en la in­dus­tria de la pu­bli­ci­dad, pe­ro pro­vee una mi­ra­da mor­daz a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se de 1957).

Nom­bres có­mi­cos

Lo que si­gue es pre­gun­tar­se si la iden­ti­fi­ca­ción con un gé­ne­ro y su ido­sin­cra­sia es pa­ra guio­nis­tas y di-

rec­to­res un ac­ti­vo, o más bien lo con­tra­rio. Las res­pues­tas de la his­to­ria no son con­clu­yen­tes y el pre­sen­te ci­clo autoriza los es­tu­dios de ca­so.

Hay en la mues­tra, por lo pron­to, em­ble­mas co­mo Bla­ke Ed­wards, que com­pa­re­ce con Un dis­pa­ro en la

os­cu­ri­dad: el crea­dor de la sa­ga de la Pan­te­ra Ro­sa no pre­ten­día, dicen, ha­cer una se­gun­da par­te del exi­to­so fil­me ho­mó­ni­mo, es­tre­na­do me­ses an­tes. Pe­ro ahí es­tá el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Pe­ter Se­llers, con el acen­to fran­cés exa­ge­ra­do que de ahí en más lo ca­rac­te­ri­za­ría. Tam­bién aso­man, por pri­me­ra vez, su asis­ten­te, Ka­to, y el su­fri­do Co­mi­sio­na­do Drey­fus.

Otro que des­pun­ta es Mel Brooks, cu­yo pri­mer lar­go fue el úni­co en que el guio­nis­ta y rea­li­za­dor no re­ci­cla la his­to­ria de al­gún gé­ne­ro.

Los pro­duc­to­res (1967), “la me­jor co­me­dia ja­más rea­li­za­da” se­gún el en­ton­ces jo­ven crí­ti­co Ro­ger Ebert, si­gue a un pro­duc­tor tea­tral apro­ble­ma­do y a un con­ta­dor efi­caz, pe­ro emo­cio­nal­men­te in­ma­ne­ja­ble. Am­bos se con­vier­ten en so­cios de un pro­yec­to in­só­li­to: ha­cer di­ne­ro con el fra­ca­so de un mu­si­cal so­bre Hitler.

Tam­bién hay nom­bres que gol­pea­ron la me­sa en los 80, co­mo John Hughes (Me­jor so­lo que mal acom­pa­ña­do, 1987), John Lan­dis (Los her­ma­nos Ca­ra­du­ra, 1980, na­ci­dos en la TV) y Rob Rei­ner, cu­ya Cuan­do Harry co­no­ce

a Sally ha fi­gu­ra­do en cuan­to re­cuen­to y se­lec­ción pue­da ima­gi­nar el lec­tor (en par­ti­cu­lar, por la ines­qui­va­ble es­ce­na de Meg Ryan si­mu­lan­do un or­gas­mo).

Un ca­so más sin­gu­lar es el de Ben Sti­ller, cu­yo segundo in­ten­to di­rec­to­rial –El

in­so­por­ta­ble, 1996- es una mez­cla de th­ri­ller si­co­ló­gi­co y co­me­dia desopi­lan­te que la crí­ti­ca des­cue­ró y el pú­bli­co más bien ig­no­ró, pe­ro que me­re­ce, dos dé­ca­das más tar­de, un nue­vo vi­sio­na­do. Y más sin­gu­lar aún, tra­tán­do­se de un ar­tis­ta off-Holly­wood, es el de Woody Allen: en sus pro­pias pa­la­bras, has­ta que hi­zo Dos ex­tra­ños aman­tes

(1977, Os­car a me­jor pe­lí­cu­la) só­lo se ha­bía ocu­pa­do de se­cuen­ciar chis­tes, pe­ro con ella “em­pe­cé a ha­cer pe­lí­cu­las”.

Ya en años re­cien­tes, es­tán Judd Apa­tow y la “factoría” có­mi­ca ge­ne­ra­da en torno su­yo, epi­cen­tro de la lla­ma­da Nue­va Co­me­dia Ame­ri­ca­na. El di­rec­tor de

Vir­gen a los 40 se ha­rá pre­sen­te con Li­ge­ra­men­te em­ba­ra­za­da (2007), don­de la du­da mo­ral y la ló­gi­ca del com­pro­mi­so irrum­pen allí don­de po­dría no ha­ber más que cha­co­ta. Otro cer­cano a la “factoría”, Paul Feig, tie­ne pa­ra ofre­cer Da­mas

en gue­rra, una dra­me­dia fe­me­ni­na/fe­mi­nis­ta que es­tá en­tre lo me­jor que ha pa­ri­do Holly­wood en la pre­sen­te dé­ca­da.

Por pro­ble­mas de de­re­chos, por­que ya no ca­bían más, por­que fal­ta­ba una bue­na co­pia o por otras ra­zo­nes, hay au­sen­cias sen­si­bles. No es­tán, por ejem­plo, Billy Wil­der, Jerry Le­wis, Al­bert Brooks ni los her­ma­nos Fa­rrelly. De­fi­ni­ti­va­men­te no es­tán to­dos los que son, pe­ro cier­ta­men­te son to­dos los que es­tán. ●

► Da­mas en gue­rra (2011) de Paul Feig se exhibe el jue­ves 3 de agos­to a las 15.30 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.