LA RED DE ODE­BRECHT EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

El ca­so de Ollanta Hu­ma­la en Pe­rú evi­den­cia no so­lo los al­can­ces de la red mon­ta­da por la em­pre­sa bra­si­le­ña, sino có­mo el PT in­fluía en la re­gión.

La Tercera - - PORTADA -

La de­ci­sión de la jus­ti­cia pe­rua­na de de­cre­tar prisión preventiva por 18 me­ses al ex pre­si­den­te Ollanta Hu­ma­la y su es­po­sa Nadine He­re­dia por, en­tre otras acu­sa­cio­nes, re­ci­bir US$ 3 mi­llo­nes en for­ma irre­gu­lar de par­te de la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht vol­vió a de­jar en evi­den­cia los al­can­ces de la red de co­rrup­ción y pa­go de fa­vo­res mon­ta­da por el sis­te­ma po­lí­ti­co-em­pre­sa­rial de Bra­sil. Las re­ve­la­cio­nes so­bre el fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de los par­ti­dos bra­si­le­ños que die­ron ori­gen al lla­ma­do ca­so de Lava Jato se ter­mi­nó con­vir­tien­do so­lo en el pri­mer pa­so de un es­que­ma mu­cho más am­plio de co­rrup­ción que be­ne­fi­ció no so­lo a re­pre­sen­tan­tes políticos de ese país sino tam­bién a fi­gu­ras de dis­tin­tas na­cio­nes de la re­gión co­mo ha ido que­dan­do en evi­den­cia a lo lar­go de más de tres años de in­ves­ti­ga­cio­nes, tan­to en Bra­sil co­mo en el res­to del con­ti­nen­te.

De acuer­do con lo de­cla­ra­do por el pro­pio Mar­ce­lo Ode­brecht y di­ver­sos ex eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa an­te los fis­ca­les bra­si­le­ños y fren­te a la jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos don­de tam­bién en­fren­tó un pro­ce­so, la com­pa­ñía des­em­bol­só US$ 788 mi­llo­nes pa­ra so­bor­nar a fun­cio­na­rios pú­bli­cos y re­pre­sen­tan­tes de par­ti­dos políticos con el fin de ad­ju­di­car­se va­lio­sos con­tra­tos de in­fraes­truc­tu­ra. En Es­ta­dos Uni­dos, ade­más, tras el re­co­no­ci­mien­to de cul­pa­bi­li­dad en di­ciem­bre del año pa­sa­do, la jus­ti­cia acor­dó que la com­pa­ñía pa­ga­ra una mul­ta to­tal de US$ 4.500 mi­llo­nes, la ma­yor im­pues­ta en el mun­do en un ca­so de so­borno, pe­ro Ode­brecht ase­gu­ró que so­lo pue­de pa­gar US$ 2.600 mi­llo­nes.

El es­que­ma de la em­pre­sa bra­si­le­ña, que al­can­zó in­clu­so a paí­ses afri­ca­nos co­mo Mo­zam­bi­que y An­go­la, ope­ró prin­ci­pal­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na. Has­ta aho­ra hay ca­sos abier­tos en la jus­ti­cia de diez paí­ses de la re­gión por los su­pues­tos apor­tes ile­ga­les y pa­go de so­bor­nos que van des­de Mé­xi­co has­ta Ar­gen­ti­na, pa­san­do por Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia, Ecua­dor, Pe­rú y el pro­pio Bra­sil por un to­tal de US$ 735 mi­llo­nes. Pe­ro co­mo ha que­da­do de ma­ni­fies­to en las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo por la jus­ti­cia bra­si­le­ña y pe­rua­na, el es­que­ma no so­lo fun­cio­na­ba co­mo un pa­go de so­bor­nos de la em­pre­sa, sino tam­bién co­mo una red de apo­yo po­lí­ti­co ope­ra­da por el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Bra­sil a tra­vés de Ode­brecht. El ca­so más evi­den­te es pre­ci­sa­men­te el que afec­ta al ex pre­si­den­te pe­ruano Ollanta Hu­ma­la.

Se­gún de­cla­ró Mar­ce­lo Ode­brecht, fue el mi­nis­tro bra­si­le­ño An­to­nio Pa­loc­ci –ex ti­tu­lar de Ha­cien­da de Lu­la y en­ton­ces je­fe de ga­bi­ne­te de Dil­ma Rous­seff- quien le pi­dió per­so­nal­men­te apo­yar a Hu­ma­la y en­tre­gar­le los US$ 3 mi­llo­nes. Se­gún él, la jus­ti­fi­ca­ción prin­ci­pal fue “un ali­nea­mien­to ideo­ló­gi­co”. A tra­vés de ese sis­te­ma, Ode­brecht –al igual que otras com­pa­ñías co­mo OAS- se be­ne­fi­cia­ban de con­tra­tos fis­ca­les y el PT in­fluía en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de la re­gión. La gra­ve­dad del ca­so y lo preo­cu­pan­te que re­sul­ta que un par­ti­do de un ter­cer país in­flu­ya en las elec­cio­nes de otra na­ción exi­gen a la jus­ti­cia avan­zar con pron­ti­tud en la acla­ra­ción de los dis­tin­tos ca­sos y re­for­zar la coor­di­na­ción en­tre las en­ti­da­des pro­se­cu­to­ras de la re­gión pa­ra así pre­ci­sar los reales al­can­ces de la red y la even­tual in­fluen­cia en otros paí­ses de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.