EL ES­TA­DO ES RES­PON­SA­BLE DE LA MUER­TE DE NI­ÑOS DEL SE­NA­ME Y LA LEY QUE DE­BIE­RA SER PRIO­RI­DAD ES LA RE­PA­RA­CIÓN DE ES­TA AFREN­TA A LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS DE ESAS PER­SO­NAS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ál­va­ro Or­tú­zar Abo­ga­do Ser­gio To­rret­ti

Se afir­ma fun­da­da­men­te que un al­to por­cen­ta­je de las per­so­nas que es­tu­vie­ron en el Se­na­me pos­te­rior­men­te se con­vir­tie­ron en de­lin­cuen­tes. Es­te es un ser­vi­cio en el que, inex­pli­ca­ble­men­te, el Es­ta­do ha man­te­ni­do por dé­ca­das una con­duc­ta sis­te­má­ti­ca en contra de la dig­ni­dad hu­ma­na. La in­for­ma­ción que aho­ra co­no­ce­mos re­ve­la las con­di­cio­nes ex­tre­mas de cas­ti­go fí­si­co- y so­bre to­do psí­qui­co- que me­no­res in­de­fen­sos han ex­pe­ri­men­ta­do. Pa­ra quie­nes de allí egre­san, no exis­ten po­lí­ti­cas pú­bli­cas ni opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les. Más tem­prano que tar­de, en­ton­ces, se­rán atra­pa­dos y en­ce­rra­dos en la cár­cel, una y otra vez. Un círcu­lo de vi­cio y pe­li­gro que en­gu­lle a per­so­nas que han vi­vi­do de­pen­dien­do del pun­zón y el for­món por si ven el ama­ne­cer. Es­to es res­pon­sa­bi­li­dad de un Es­ta­do que no ha ve­la­do por los de­re­chos hu­ma­nos de esos ni­ños y que no ha edu­ca­do ni crea­do con­di­cio­nes ele­men­ta­les pa­ra ellos. Tal res­pon­sa­bi­li­dad es im­pres­crip­ti­ble.

Es­tos se­res no mo­vi­li­za­rán a na­die por las ca­lles. Ni un so­lo re­vo­lu­cio­na­rio de mo­da mo­ve­rá un de­do por ellos; no es­ta­rán ja­más en la me­sa del gru­po “No más Es­to o lo Otro”, ni en los de sal­ve­mos el río tal o cual, o en los del bus na­ran­ja ni en sus ad­ver­sa­rios que lo per­si­guen. En ver­dad, ¿quién que­rría sa­lir a mar­char por los de­re­chos de unos de­lin­cuen­tes, me­nos si son los que han cau­sa­do da­ño y te­rror a las per­so­nas?

Na­die; pe­ro es­ta opi­nión no se tra­ta de eso. El te­ma acá es que 1.300 ni­ños, an­tes si­quie­ra de te­ner la opor­tu­ni­dad mí­ni­ma de ser al­guien, mu­rie­ron por la omi­sión cul­pa­ble, sino do­lo­sa, del Es­ta­do, cu­yo de­ber era pro­te­ger­los y edu­car­los pa­ra pre­ve­nir ese des­tino. En el Se­na­me –el úni­co lu­gar don­de no po­día ser po­si­ble-, fue­ron víctimas de al­gún ti­po de vio­len­cia fí­si­ca o psí­qui­ca, de ac­tos cri­mi­na­les, de des­am­pa­ro, de ne­gli­gen­cia o des­cui­do fa­tal, con tal gra­do de mal­dad, que no tu­vie­ron fuer­zas pa­ra de­fen­der­se ni pe­dir au­xi­lio.

¿A quién iban a lla­mar? Es in­ge­nuo pen­sar­lo an­te tal ni­vel de de­sigual­dad de ar­mas. Y lo im­por­tan­te, lo ver­da­de­ra­men­te se­rio, es que el Es­ta­do es res­pon­sa­ble di­rec­to y ob­je­ti­vo, en sen­ti­do ju­rí­di­co, de la muer­te de esos ni­ños, y que la ley que hoy día de­bie­ra es­tar en la ta­bla prio­ri­ta­ria del Con­gre­so es la re­pa­ra­ción de es­ta afren­ta a los de­re­chos hu­ma­nos de esas per­so­nas y sus fa­mi­lias. Co­mo mí­ni­ma mues­tra de res­pe­to, no de­bie­ra for­mar­se nin­gu­na Co­mi­sión de Dipu­tados.

En la an­ti­gua Ru­sia, las tie­rras se trans­fe­rían jun­to con sus tra­ba­ja­do­res o sier­vos, que for­ma­ban par­te de los bie­nes. Las per­so­nas eran lla­ma­das “al­mas”, se ins­cri­bían en un re­gis­tro, se ven­dían, y lue­go lle­ga­ron a ser ob­je­tos de co­mer­cio in­de­pen­dien­te. Hu­bo quie­nes, des­pués de muer­tos los sier­vos, ne­go­cia­ban con los re­gis­tros y ob­te­nían ga­nan­cias o pre­ben­das. El gran es­cri­tor ru­so Ni­ko­lai Go­gol ha­bló bru­tal­men­te de es­to en su obra “Al­mas muer­tas”. En Chi­le, has­ta an­tes del re­cha­zo al In­for­me, creía­mos que los ni­ños fa­lle­ci­dos del Se­na­me iban a ser res­pe­ta­dos, o al me­nos sus al­mas. Es­pe­re­mos que no es­tén muer­tas, ni se ne­go­cie con ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.