Ex­per­tos ver­sus ig­no­ran­tes

MÁS ALLÁ DE QUE LOS CAN­DI­DA­TOS RES­PON­DAN CO­RREC­TA­MEN­TE LAS PRE­GUN­TAS, HAY QUE ES­TAR ATEN­TOS A LA FOR­MA CÓ­MO EN­FREN­TAN LAS VE­CES EN QUE SE EQUI­VO­CAN.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Juan En­ri­que Var­gas Pro­fe­sor Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les

Cuan­do los po­lí­ti­cos ale­gan que no pue­den ser ex­per­tos en to­dos los te­mas lle­van to­da la ra­zón. Apar­te de im­prac­ti­ca­ble, no es eso lo que se es­pe­ra de un re­pre­sen­tan­te de la ciu­da­da­nía. Pe­ro hay al­go eso sí que ol­vi­dan, no ser ex­per­to en al­go no sig­ni­fi­ca ser ig­no­ran­te so­bre lo mis­mo. En­tre la ex­per­ti­cia y la ig­no­ran­cia hay un lar­go tre­cho por don­de mo­ver­se y es en al­gún pun­to intermedio don­de uno es­pe­ra­ría se si­tua­ra una per­so­na con res­pon­sa­bi­li­da­des en la con­duc­ción del país.

Es real­men­te preo­cu­pan­te que un can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, que ade­más es se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, afir­me que el te­rro­ris­mo so­lo pue­de ser ejer­ci­do por agen­tes es­ta­ta­les y que los pri­va­dos so­lo pue­den rea­li­zar ac­tos de vio­len­cia, idea que en vez de co­rre­gir lue­go re­afir­mó di­cien­do que, “en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les y en el de­re­cho com­pa­ra­do, el te­rro­ris­mo es un con­cep­to que re­fie­re a la ac­ción de agen­tes del Es­ta­do”. O que otro pre­can­di­da­to y tam­bién se­na­dor no se­pa a qué se re­fie­re el Acuer­do de París y me­nos el ha­ber­lo vo­ta­do fa­vo­ra­ble­men­te en el Par­la­men­to. U otra per­la, la de la mi­nis­tra Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de Go­bierno, quien le ofre­ció pú­bli­ca­men­te asis­ten­cia pro­fe­sio­nal a Na­bi­la Ri­fo pa­ra que de­man­da­ra en fo­ros in­ter­na­cio­na­les al pro­pio Es­ta­do que ella re­pre­sen­ta.

Sin du­da, la ex­po­si­ción an­te los me­dios es en ex­tre­mo com­ple­ja y cual­quie­ra pue­de te­ner un lap­sus o co­me­ter un error cuan­do es­tá cons­tan­te­men­te ex­pues­to a ellos so­bre in­fi­ni­dad de cues­tio­nes. Por lo mis­mo, lo pri­me­ro que uno le pi­de a quien asu­me es­tos ro­les es una in­ten­sa pre­pa­ra­ción pa­ra sa­ber y te­ner opi­nión res­pec­to a to­dos los te­mas re­le­van­tes so­bre los cua­les even­tual­men­te pue­da ser con­sul­ta­do. Por su­pues­to, sa­ber de qué se tra­ta y te­ner una opi­nión es­tá muy le­jano a ser ex­per­to en esos te­mas. No se ne­ce­si­ta ser­lo en te­rro­ris­mo, por ejem­plo, pa­ra sa­ber que las bom­bas pues­tas en los úl­ti­mos años en San­tia­go por gru­pos anar­quis­tas sí cons­ti­tu­yen un ac­to de ese ti­po; no se re­quie­re tam­po­co ser un ju­ris­ta pa­ra sa­ber de qué va el Acuer­do de París ni que el Es­ta­do no se pue­de au­to de­man­dar.

Es pre­ci­sa­men­te a un ru­do y ex­haus­ti­vo test an­te la opi­nión pú­bli­ca al que se so­me­te cons­cien­te y vo­lun­ta­ria­men­te quien se pre­sen­ta a can­di­da­to a la Pre­si­den­cia o acep­ta ser vo­ce­ra del go­bierno, pues exis­te un in­te­rés le­gí­ti­mo en co­no­cer sus opi­nio­nes y es­cru­tar sus ac­tos y de­ci­sio­nes. La pre­sión de los me­dios no es al­go inopor­tuno o de mal gus­to, sino lo que se es­pe­ra que ellos ha­gan en cum­pli­mien­to de su fun­ción. Que­re­mos ver pre­ci­sa­men­te có­mo se com­por­tan an­te esa si­tua­ción y qué tan pre­pa­ra­dos se en­cuen­tran.

Di­cho eso, más allá de pre­ten­der que res­pon­dan co­rrec­ta­men­te to­das y ca­da una de las ve­ces que ten­gan un mi­cró­fono al fren­te, la ciu­da­da­nía de­bie­ra es­tar es­pe­cial­men­te aten­ta a la for­ma có­mo es­tos per­so­na­jes en­fren­tan aque­llas inevi­ta­bles ve­ces en que se equi­vo­can. No po­de­mos que­dar sa­tis­fe­chos si las res­pues­tas son sim­ple­men­te que no se pue­de ser ex­per­to en to­dos los te­mas o, peor to­da­vía, si con­sis­ten en in­sis­tir en la equi­vo­ca­ción o en pe­dir­le a otro que sal­ga a en­men­dar su me­ti­da de pa­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.