Re­for­ma a la ges­tión mu­ni­ci­pal de los co­le­gios

Aun cuan­do es po­si­ti­va su gra­dua­li­dad, el pro­yec­to no re­pre­sen­ta un avan­ce pa­ra co­rre­gir los pro­ble­mas más acu­cian­tes del sec­tor.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Tras ca­si dos años de su in­gre­so al Con­gre­so, la Co­mi­sión de Edu­ca­ción del Se­na­do ha­bría lle­ga­do a cier­tos acuer­dos pa­ra avan­zar en la apro­ba­ción del pro­yec­to de ley que ter­mi­na con la ges­tión mu­ni­ci­pal de la edu­ca­ción. Las prin­ci­pa­les mo­di­fi­ca­cio­nes que se in­tro­du­ci­rían es­tán re­la­cio­na­das con la pues­ta en mar­cha de los Ser­vi­cios Lo­ca­les de Edu­ca­ción (SLE) -que re­em­pla­za­rán a los mu­ni­ci­pios co­mo ad­mi­nis­tra­do­res de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les-, ha­cien­do una im­ple­men­ta­ción más pau­sa­da y con una eva­lua­ción in­ter­me­dia de mo­do de ir ajus­tan­do la re­for­ma. Asi­mis­mo, se ex­cep­tua­ría a los mu­ni­ci­pios que ac­tual­men­te tie­nen una bue­na ges­tión.

Pe­se a que la gra­dua­li­dad de la en­tra­da en vi­gen­cia es po­si­ti­va, no lo­gra com­pen­sar sus de­fi­cien­cias ni tam­po­co las du­das que des­pier­ta es­te pro­yec­to de ley. Por ejem­plo, ¿qué jus­ti­fi­ca la en­tre­ga de ma­yo­res re­cur­sos a los alum­nos que asis­ten a la edu­ca­ción mu­ni­ci­pal? Si se con­si­de­ra que la sub­ven­ción edu­ca­cio­nal es in­su­fi­cien­te pa­ra fi­nan­ciar una edu­ca­ción de ca­li­dad, en­ton­ces se de­bie­se in­cre­men­tar pa­ra to­dos los es­tu­dian­tes sin dis­cri­mi­nar en­tre quie­nes eligen en­tre uno y otro ti­po de es­ta­ble­ci­mien­to. Por otro lado, tam­po­co se ha­ce car­go de la dis­per­sión de res­pon­sa­bi­li­da­des con su con­se­cuen­te fal­ta de res­pon­sa­bles cla­ros por los re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos- en­tre al­cal­des y mi­nis­te­rio, que el pro­yec­to pro­fun­di­za­rá en­tre la di­rec­ción de edu­ca­ción pú­bli­ca que se crea, los SLE y las pro­pias es­cue­las.

El he­cho de que se ha­ya de­ja­do abier­ta la po­si­bi­li­dad a que cier­tos mu­ni­ci­pios si­gan ope­ran­do de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­cen hoy su­gie­re que los par­la­men­ta­rios y el go­bierno re­co­no­cen que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­pues­ta no ga­ran­ti­za me­jo­ras. Des­de esa óp­ti­ca, pa­re­ce­ría más ra­zo­na­ble que en lu­gar lle­var a ca­bo una cos­to­sa re­for­ma, se ajus­ta­ra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ac­tual de mo­do de per­fec­cio­nar la la­bor de los mu­ni­ci­pios en la ad­mi­nis­tra­ción de los co­le­gios y li­ceos. En ese ám­bi­to hay am­plias po­si­bi­li­da­des de me­jo­ra, por ejem­plo, una la­bor más es­tric­ta de la su­pe­rin­ten­den­cia del ra­mo y la Con­tra­lo­ría pa­ra evi­tar y san­cio­nar si­tua­cio­nes co­mo el no pa­go de suel­dos e im­po­si­cio­nes a pro­fe­so­res, o una ma­yor fis­ca­li­za­ción al uso de los re­cur­sos de la sub­ven­ción es­co­lar, pa­ra evi­tar que se des­ti­nen a fi­na­li­da­des aje­nas al pro­ce­so edu­ca­ti­vo.

Tal co­mo en el ca­so de la edu­ca­ción su­pe­rior, el go­bierno y la Nue­va Ma­yo­ría bus­can au­men­tar el por­cen­ta­je de alum­nos que asis­te a los es­ta­ble­ci­mien­tos es­ta­ta­les, que en el ca­so de la edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia al­can­za el 36%. Más que un da­to preo­cu­pan­te, es el re­sul­ta­do de un sis­te­ma don­de son los pa­dres quie­nes de­ci­den cuál es el me­jor co­le­gio pa­ra sus hi­jos. Por lo de­más, di­cha ci­fra no es muy dis­tin­ta a otros paí­ses con una tra­di­ción de li­bre elec­ción de es­cue­las co­mo Bél­gi­ca y Ho­lan­da. Con to­do, si el ac­tual go­bierno quie­re mo­di­fi­car di­cha pro­por­ción, lo que ne­ce­si­ta es lo­grar que los es­ta­ble­ci­mien­tos mu­ni­ci­pa­les sean ca­pa­ces de ofre­cer a los pa­dres lo que ellos con­si­de­ran más im­por­tan­te a la ho­ra de ele­gir un co­le­gio: for­ma­ción, ca­li­dad aca­dé­mi­ca y dis­ci­pli­na. La crea­ción de las SLE di­fí­cil­men­te lo­gra­rá afec­tar di­chas va­ria­bles.

Po­lé­mi­ca ley que so­me­te Po­der Ju­di­cial a Eje­cu­ti­vo ge­ne­ra cri­sis en Po­lo­nia

Aun­que el pre­si­den­te po­la­co, Andrzej Du­da, anun­ció que no ra­ti­fi­ca­rá el po­lé­mi­co pro­yec­to de ley del go­bierno que res­trin­ge la se­pa­ra­ción de po­de­res del Es­ta­do, lue­go de ma­si­vas pro­tes­tas de la ciu­da­da­nía y de la crítica uná­ni­me de la Unión Eu­ro­pea, al­gu­nos as­pec­tos de la ley to­da­vía po­drían im­pli­car la ins­ta­la­ción de un re­gi­men au­to­ri­ta­rio.

N. York Ti­mes. A. Ap­ple­baum, EE.UU. | 24.07.17

La his­to­ria no ha ter­mi­na­do, por su­pues­to. Los tri­bu­na­les in­fe­rio­res, afec­ta­dos por la ley que el pre­si­den­te no ve­tó, si­guen en pe­li­gro. Las le­yes vol­ve­rán al Par­la­men­to don­de po­drían re­ci­bir na­da más que al­te­ra­cio­nes su­per­fi­cia­les an­tes de ser des­pa­cha­das nue­va­men­te.

Al­ja­zee­ra. Clau­dia Cio­ba­nu, Qa­tar | 22.07.2017

No es­tá cla­ro si el ges­to de Du­da es par­te de un cálcu­lo ma­yor de Ley y Jus­ti­cia pa­ra pa­re­cer com­pro­me­ti­do con las ma­sas que pro­tes­tan, o es un in­ten­to del pre­si­den­te de ga­nar ca­pi­tal po­lí­ti­co re­sis­tien­do le­yes im­po­pu­la­res. Has­ta aho­ra, Du­da ha si­do un fiel sol­da­do del par­ti­do.

The Guar­dian. Reino Uni­do | 23.07.2017

Po­lo­nia se des­cri­be a me­nu­do co­mo un país or­gu­llo­so, in­de­pen­dien­te, con­ser­va­dor, pre­do­mi­nan­te­men­te ca­tó­li­co, don­de los cam­bios ocu­rren len­ta­men­te. Pe­ro la ad­he­sión a los va­lo­res tra­di­cio­na­les y el sano res­pe­to na­cio­nal pue­den ser fá­cil­men­te sub­ver­ti­dos y ex­plo­ta­dos por lí­de­res sin es­crú­pu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.