GES­TIO­NES EN BOLIVIA

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Cuan­do se quie­re ha­cer no­ti­cia, na­da nos es­tá sor­pren­dien­do. Y es que pa­ra al­gu­nos ya ca­si no exis­ten lí­mi­tes, ni si­quie­ra una de las más tra­di­cio­na­les cos­tum­bres re­pu­bli­ca­nas, res­pal­da­da por to­das las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les que ha te­ni­do nues­tro país des­de sus al­bo­res, que ha si­do fol­cló­ri­ca­men­te so­bre­pa­sa­da.

En efec­to, una per­so­na que ofi­cia de can­di­da­to pre­si­den­cial des­de ha­ce años, que ha pa­sa­do por múl­ti­ples y fa­lli­das cam­pa­ñas, aho­ra va a Bolivia y bus­ca ne­go­ciar de “tú a tú” con el mis­mí­si­mo Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les.

Al pa­re­cer, el can­di­da­to en cues­tión, no ha re­pa­ra­do en la nor­ma cons­ti­tu­cio­nal que pres­cri­be san­cio­nes a quien se atri­bu­ye fa­cul­ta­des que es­tán re­ser­va­das al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en la con­duc­ción de las Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Tam­po­co le im­por­ta el fu­tu­ro de una con­tro­ver­sia en pleno pro­ce­so en el Tri­bu­nal de La Ha­ya y que to­dos co­no­cen co­mo par­te de una par­ti­cu­lar es­tra­te­gia de po­lí­ti­ca in­ter­na del ve­cino país.

Es­pe­ra­mos que es­ta cu­rio­sa pre­ten­sión, cu­ya ori­gi­na­li­dad es­ta­ría cau­sa­da al pa­re­cer por el “mal de al­tu­ras”, en su ver­sión al­til­pá­ni­ca, sea co­men­ta­da por nues­tra Can­ci­lle­ría, ya que se co­rre el rie­go de ser mal en­ten­di­da por nues­tros ve­ci­nos y por una opi­nión pú­bli­ca a la cual ya ca­si na­da le es­tá cau­san­do asom­bro.

Les ta­pa­ría la bo­ca a mu­chos si el pre­si­den­cia­ble se da la ta­rea de es­cri­bir sus me­mo­rias y des­cri­bir los de­ta­lles de sus iné­di­tas ini­cia­ti­vas.

Pa­ro­dian­do a los la­ti­nos, ellos di­rían: ¡Qué tiem­pos, qué cos­tum­bres!

Ser­gio Ro­me­ro Pi­za­rro rio ca­pa­ci­tar a los equi­pos de sa­lud en as­pec­tos co­mo com­pro­mi­so de con­cien­cia y ob­je­ción de con­cien­cia pa­ra el de­bi­do cum­pli­mien­to de la ley que se pro­mul­gue fi­nal­men­te.

Des­de una pers­pec­ti­va bio­éti­ca, el com­pro­mi­so de con­cien­cia de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud con la aten­ción a la mu­jer que so­li­ci­ta in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo se vin­cu­la fuer­te­men­te con el res­pe­to a su au­to­no­mía. Se re­quie­re ser igual­men­te res­pe­tuo­so con la ob­je­ción de con­cien­cia per­so­nal de los pro­fe­sio­na­les de sa­lud, co­mo con los de­re­chos de las per­so­nas: no se pue­de exi­gir res­pe­to al de­re­cho a la ob­je­ción cuan­do no se re­co­no­cen ni res­pe­tan los de­re­chos hu­ma­nos de quie­nes so­li­ci­tan es­tos ser­vi­cios en un con­tex­to de des­pe­na­li­za­ción le­gal­men­te apro­ba­do.

En su­ma, la ley de­be ser su­fi­cien­te­men­te cla­ra pa­ra las mu­je­res que so­li­ci­ten la in­te­rrup­ción por al­gu­na de las tres cau­sa­les ya apro­ba­das en el Con­gre­so, co­mo pa­ra los pro­fe­sio­na­les de sa­lud que de­ban aten­der­la en es­ta si­tua­ción.

Re­né Cas­tro S.

Pro­fe­sor Es­cue­la de Me­di­ci­na UDP Co­mi­té de De­re­chos y Sa­lud Re­pro­duc­ti­va, Fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de So­cie­da­des de Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.