Ca­sos de he­pa­ti­tis A se du­pli­can a ni­vel na­cio­nal y en RM cre­cen 11 ve­ces res­pec­to de 2016

La ta­sa de in­ci­den­cia au­men­tó de 3,2 a 6,4 con­ta­gios por 100 mil ha­bi­tan­tes. Min­sal di­ce que “por pri­me­ra vez” el bro­te es­tá aso­cia­do a prác­ti­cas se­xua­les.

La Tercera - - NACIONAL - Da­vid Agua­yo

En Chi­le, tra­di­cio­nal­men­te la he­pa­ti­tis A se trans­mi­tía por la in­ges­ta de co­mi­da con­ta­mi­na­da con aguas ser­vi­das, pro­pi­cia­da por la ma­la hi­gie­ne y por la in­co­rrec­ta ma­ni­pu­la­ción de ali­men­tos. Sin em­bar­go, des­de fi­nes de 2016 y to­do el pri­mer se­mes­tre de es­te año, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sal) de­tec­tó una nue­va cau­sa de los con­ta­gios, ca­ta­lo­ga­da co­mo “inusual”: las prác­ti­cas se­xua­les.

El úl­ti­mo in­for­me de vi­gi­lan­cia de la en­fer­me­dad, que da­ta de ju­nio pa­sa­do, di­ce que los con­ta­gios por he­pa­ti­tis A se du­pli­ca­ron a ni­vel na­cio­nal y que so­lo en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na cre­cie­ron 11 ve­ces en com­pa­ra­ción a igual fe­cha de 2016. Así, se pre­sen­ta­ron 1.184 en­fer­mos en to­do el país, ano­tan­do una ta­sa de in­ci­den­cia de 6,4 ca­sos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes, lo que con­fi­gu­ra un bro­te que se con­cen­tra en la RM, Val­pa­raí­so y An­to­fa­gas­ta. A lo lar­go de Chi­le, du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del año pa­sa­do hu­bo 590 con­ta­gios y un ni­vel de ocu­rren­cia de 3,2 per­so­nas por 100 mil.

Los da­tos arro­jan que en la ca­pi­tal se re­gis­tra el ma­yor au­men­to del país. En la RM el nú­me­ro de ca­sos cre­ció de 54 a 615, con un al­za Se­gún el úl­ti­mo in­for­me del Min­sal, que da­ta de ju­nio pa­sa­do, los ca­sos de he­pa­ti­tis A se in­cre­men­ta­ron un 100% en to­do el país y so­lo en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na cre­cie­ron 11 ve­ces en re­la­ción a igual fe­cha del año pa­sa­do. Ca­sos 2016 de la in­ci­den­cia de 0,7 a 8,2 por 100 mil. En el do­cu­men­to se se­ña­la tam­bién a la “con­duc­ta se­xual co­mo un fac­tor de ries­go, aso­cia­do prin­ci­pal­men­te a la prác­ti­ca oro-anal, que fa­vo­re­ce el ci­clo cor­to de trans­mi­sión de la he­pa­ti­tis A”.

An­to­fa­gas­ta, en tan­to, pre­sen­ta la ta­sa más al­ta, con 15,4 ca­sos por 100 mil, cin­co ve­ces más de lo no­ti­fi­ca­do en 2016. Sin em­bar­go, los con­ta­gios se de­ben, prin­ci­pal­men­te, al con­su­mo de ali­men­tos en la vía pú­bli­ca. En el Bio­bío se re­gis­tra la se­gun­da ma­yor ta­sa a ni­vel na­cio­nal (11,9 ca­sos por 100 mil), pe­ro el re­por­te in­di­ca que se man­tie­ne una ten­den­cia a la dis­mi­nu­ción lue­go del bro­te epi­dé­mi­co de 2015 (ver in­fo­gra­fía).

Prác­ti­cas se­xua­les

Iván Ríos, en­car­ga­do de la vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca de la he­pa­ti­tis A del Min­sal, afir­mó que “por pri­me­ra vez en nues­tro país se des­cri­be un bro­te aso­cia­do a prác­ti­cas se­xua­les, don­de el gru­po de ma­yor ries­go son los hom­bres que tie­nen se­xo con otros hom­bres”.

Se­gún el in­for­me, el per­fil de los ca­sos en la RM son “hom­bres jó­ve­nes en­tre los 20 y los 39 años, re­si­den­tes en co­mu­nas del sec­tor cen­tro-orien­te de la ca­pi­tal”. Ca­sos 2017 *

Se de­ta­lla tam­bién que se ini­ció una in­ves­ti­ga­ción epi­de­mio­ló­gi­ca a car­go de la Se­re­mi de Sa­lud, la cual re­ve­ló que la ma­yo­ría pro­vie­nen de San­tia­go Cen­tro, Pro­vi­den­cia y Ñu­ñoa, y que el 61,4% de los en­cues­ta­dos de­cla­ra­ron te­ner re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les pre­vio a los sín­to­mas.

El in­for­me des­cri­be que “es­te per­fil coin­ci­de con lo ob­ser­va­do en bro­tes de he­pa­ti­tis A en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa, co­mo Es­pa­ña, Ita­lia, Ale­ma­nia, Ho­lan­da y Por­tu­gal”.

Un bo­le­tín de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) se­ña­ló que 15 paí­ses de aquel con­ti­nen­te ha­bían no­ti­fi­ca­do 1.173 ca­sos re­la­cio­na­dos con tres bro­tes dis­tin­tos de la pa­to­lo­gía.

La past pre­si­dent de la So­cie­dad Chi­le­na de In­fec­to­lo­gía, Jean­net­te Da­banch, apun­tó que “es­te me­ca­nis­mo de trans­mi­sión ya es­ta­ba do­cu­men­ta­do en otros paí­ses, pe­ro no lo ha­bía­mos evi­den­cia­do en el nues­tro. Es­to se re­la­cio­na con la no re­duc­ción de otras en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, don­de es im­por­tan­te la prác­ti­ca del se­xo se­gu­ro”.

Mi­le­na Chiap­pe, in­fec­tó­lo­ga de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, se­ña­ló que en los úl­ti­mos años se aten­dían cin­co ca­sos anua­les, pe­ro des­de mar­zo re­ci­be seis con­ta­gia­dos al mes. “El gru­po so­cio­cul­tu­ral al­to es­tá sin in­mu­ni­dad, por­que ge­ne­ral­men­te no ad­qui­rie­ron la en­fer­me­dad en la in­fan­cia. En­ton­ces, lle­gan a la adul­tez es­tan­do vír­ge­nes de la he­pa­ti­tis A y se con­ta­gian al rea­li­zar es­tas nue­vas prác­ti­cas se­xua­les”, ex­pli­có Chiap­pe.

Agre­gó que “cuan­do veía la en­fer­me­dad en una per­so­na co­mún y co­rrien­te, sa­bía que ha­bía si­do por la in­ges­ta de co­mi­da con­ta­mi­na­da por fe­cas hu­ma­nas. Aho­ra, co­mo es­tá aso­cia­da a prác­ti­cas se­xua­les, me veo obli­ga­da a pen­sar que el pa­cien­te pu­do ha­ber ad­qui­ri­do tam­bién un VIH”.

Medidas

El Min­sal se reunió en abril con las agru­pa­cio­nes de di­ver­si­dad se­xual pa­ra no­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas del bro­te. Pa­ra Ríos, es­ta es una de las medidas cla­ve den­tro de la pre­ven­ción, pues “el 18% de los ca­sos de es­te año han re­que­ri­do de hos­pi­ta­li­za­ción y se re­gis­tró una per­so­na que ne­ce­si­tó tras­plan­te he­pá­ti­co. En los ni­ños la en­fer­me­dad es be­nig­na, pe­ro en los adul­tos tie­ne gra­ves efec­tos, co­mo co­mas he­pá­ti­cos o in­clu­so la muer­te”, se­gún ex­pli­có.

Otras ac­cio­nes pa­ra fre­nar el al­za de ca­sos han si­do va­cu­nar al círcu­lo cer­cano de los con­ta­gia­dos y sus pa­re­jas se­xua­les y ofre­cer la ino­cu­la­ción a las per­so­nas con VIH. “La va­cu­na se le ofre­ce a es­tas per­so­nas cuan­do vie­nen a sus con­tro­les, co­mo una me­di­da adi­cio­nal pa­ra que los ca­sos no se com­pli­quen o agra­ven”, agre­gó.

Tam­bién se in­for­mó que se pla­nea, a par­tir del pró­xi­mo año, in­cor­po­rar al pro­gra­ma de in­mu­ni­za­cio­nes la va­cu­na contra la he­pa­ti­tis A pa­ra los ni­ños de 18 me­ses.

En tan­to, Jai­me Lorca, quien ac­túa co­mo en­car­ga­do del pro­gra­ma de to­ma de mues­tras pa­ra VIH de la agru­pa­ción Ac­ción Gay, se­ña­ló que “los jó­ve­nes no se es­tán cui­dan­do y hay po­ca in­for­ma­ción pú­bli­ca que nos mues­tre que es­ta­mos en ries­go. Al no exis­tir una cam­pa­ña que de­je en evi­den­cia que el ries­go es real, la gen­te no se cui­da. Si ya cues­ta que se use el pre­ser­va­ti­vo pa­ra pre­ve­nir el VIH, más di­fí­cil se­rá evi­tar al­gu­nas prác­ti­cas se­xua­les”.

El pre­si­den­te de Fun­da­ción Igua­les, Juan En­ri­que Pi, apun­tó que “la au­to­ri­dad de­be in­di­car cla­ra­men­te cuál es la con­duc­ta se­xual y el ries­go de con­ta­gio, y lla­mar al au­to­cui­da­do a to­das las per­so­nas, sin sin­di­car a una orien­ta­ción se­xual es­pe­cí­fi­ca. Es­ta es una en­fer­me­dad que nun­ca ha­bía si­do de trans­mi­sión se­xual, sino que has­ta aho­ra”. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.