Es­tu­dio: quin­til de ma­yo­res re­cur­sos con­cen­tra 72% de la ri­que­za del país

In­ves­ti­ga­ción de eco­no­mis­tas del Ban­co Cen­tral con­clu­ye, ade­más, que 1 de ca­da 5 ho­ga­res en Chi­le tie­ne ri­que­za ne­ga­ti­va, es de­cir, sus deu­das su­pe­ran a los ac­ti­vos. 0,76 0,76

La Tercera - - NEGOCIOS - Pa­blo Guar­da V. 0,27 0,58 0,82 0,89

Al mo­men­to de me­dir la de­sigual­dad en Chi­le, gran par­te del diag­nós­ti­co ha he­cho re­fe­ren­cia ex­clu­si­va­men­te a los in­gre­sos que per­ci­be la po­bla­ción, pe­ro el tra­ba­jo de Fran­cis­ca Uri­be y de Fe­li­pe Mar­tí­nez, am­bos eco­no­mis­tas del Ban­co Cen­tral, se en­fo­có en un ele­men­to que re­ve­la una de­sigual­dad aún más agu­da: la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za na­cio­nal.

Se­gún ex­pli­can los au­to­res en el do­cu­men­to de tra­ba­jo “Dis­tri­bu­ción de ri­que­za no pre­vi­sio­nal de los ho­ga­res chi­le­nos”, la ri­que­za ne­ta se de­fi­ne co­mo la di­fe­ren­cia en­tre los ac­ti­vos y los pa­si­vos. Es de­cir, re­co­je in­for­ma­ción co­mo la te­nen­cia de una vi­vien­da, de au­to­mó­vi­les, y ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, y tam­bién el efec­to que ge­ne­ran las deu­das, en ba­se a in­for­ma­ción le­van­ta­da en la En­cues­ta fi­nan­cie­ra de ho­ga­res (EFH) 2011-2012 del Ban­co Cen­tral. En tan­to los in­gre­sos co­rres­pon­den a los sa­la­rios y ren­ta­bi­li­dad de ac­ti­vos, en­tre otros.

En es­te sen­ti­do, el es­tu­dio con­clu­ye que “no exis­te una fuer­te re­la­ción en­tre ri­que­za e in­gre­so pa­ra la ma­yor par­te de los ho­ga­res”.

En­tre los re­sul­ta­dos más des­ta­ca­dos, los au­to­res se­ña­lan que el quin­til más ri­co de la po­bla­ción con­cen­tra al­re­de­dor del 72% de la ri­que­za del país, re­sul­ta­do que se com­pa­ra a los ni­ve­les en­con­tra­dos en Aus­tria, Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos.

En el ca­so chi­leno, la me­dia­na de ri­que­za me­di­da en pe­sos al­can­za los $ 58.334.323, si bien el es­tu­dio sub­ra­ya que la dis­pa­ri­dad de la dis­tri­bu­ción den­tro del 20% más ri­co de la po­bla­ción es mar­ca­da­men­te más acen­tua­da que en el res­to de los quin­ti­les, por lo que las ma­yo­res ri­que­zas po­drían ubi­car­se muy por so­bre la me­dia­na. En el ca­so del cuar­to quin­til en or­den de ri­que­za, al­can­za a 17% del to­tal, el ter­cer quin­til el 9% y el se­gun­do el 2,3%. El quin­til más po­bre no lle­ga a mar­car por­que su ri­que­za es ne­ga­ti­va, es de­cir, sus deu­das son ma­yo­res a sus ac­ti­vos.

En es­te sen­ti­do, el es­tu­dio arro­jó que cer­ca del 17% de los ho­ga­res en Chi­le tie­ne una deu­da que su­pera sus Ri­que­za vs in­gre­sos

Los au­to­res del es­tu­dio re­co­no­cie­ron una de­sigual­dad más agu­da al me­dir los ac­ti­vos y las deu­das.

Ri­que­za no pre­vi­sio­nal

El es­tu­dio no con­si­de­ra el ahorro pre­vi­sio­nal, por­que no se re­co­pi­la in­for­ma­ción de to­dos los miem­bros del ho­gar.

Coe­fi­cien­te de Gi­ni

En el ca­so chi­leno, la de­sigual­dad de in­gre­sos al­can­za 0,53 pun­tos, pe­ro en el ca­so de la ri­que­za es­ta au­men­ta a los 0,73 pun­tos.

ac­ti­vos. En es­te ca­so, se ob­ser­vó que en el quin­til más po­bre de la po­bla­ción la ri­que­za ne­ga­ti­va al­can­za el 83% de los ho­ga­res, mien­tas que el 17% res­tan­te tie­ne una ri­que­za nu­la. La me­dia­na de ri­que­za en el 20% más po­bre de la po­bla­ción es de -$ 383.004.

Con es­to, el do­cu­men­to de tra­ba­jo del BC re­ve­la que el coe­fi­cien­te de Gi­ni -in­di­ca­dor de de­sigual­dad que va de 0 a 1, de me­nor a ma­yor de­sigual­da­dal­can­za 0,73 pun­tos al me­dir­se se­gún la ri­que­za (sien­do 0 pun­tos igual­dad to­tal), mien­tras que el coe­fi­cien­te de Gi­ni de in­gre­so al­zan­za 0,53 pun­tos. En es­ta lí­nea, des­ta­ca que en Es­lo­va­quia la de­sigual­dad de in­gre­sos y de ri­que­za son re­la­ti­va­men­te cer­ca­nas (0,36 pun­tos en in­gre­sos fren­te a 0,45 pun­tos en ri­que­za), mien­tras que en Sue­cia las di­fe­ren­cias son bas­tan­te más am­plias, lle­gan­do a un coe­fi­cien­te de Gi­ni de 0,27 pun­tos en in­gre­sos, pe­ro de 0,89 pun­tos en ri­que­za

De he­cho, en el ca­so chi­leno, el es­tu­dio re­co­je que la me­nor de­sigual­dad se en­cuen­tra en los in­gre­sos, mien­tras que las ma­yo­res di­fe­ren­cias de ri­que­za se en­cuen­tran res­pec­to a los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros (0,99 pun­tos en el coe­fi­cien­te de Gi­ni).

(ver in­fo­gra­fía). Com­po­nen­tes de la ri­que­za

Otra de las con­clu­sio­nes del es­tu­dio de Uri­be y Mar­tí­nez se­ña­la que la vi­vien­da es el prin­ci­pal ac­ti­vo de los ho­ga­res y que la deu­da hi­po­te­ca­ria re­pre­sen­ta el 70% de la deu­da to­tal na­cio­nal, aun­que só­lo el 15% de los ho­ga­res tie­ne un com­pro­mi­so de es­te ti­po.

Así, plan­tean que “los ho­ga­res que ya pa­ga­ron sus vi­vien­das con­cen­tran el 74% de la ri­que­za y re­pre­sen­tan el 54% del to­tal de ho­ga­res”.

En tan­to, los ho­ga­res que es­ta­ban ac­tual­men­te pa­gan­do su vi­vien­da -el 14,3% del to­tal- acu­mu­la­ron el 20% de la ri­que­za. En el ca­so de los que arrien­dan, y los que ha­bi­tan en una vi­vien­da ce­di­da sin pa­go, al­can­zan 6,4% de la ri­que­za na­cio­nal y re­pre­sen­tan el 32% de los ho­ga­res.

Al mis­mo tiem­po, los au­to­res co­men­tan que “cer­ca del 47% de los ho­ga­res que no son pro­pie­ta­rios de una vi­vien­da mues­tran una ri­que­za ne­ta ne­ga­ti­va”. Ade­más, agre­gan que es­te gru­po de ho­ga­res, en ge­ne­ral, “no po­see ac­ti­vos y su deu­da es to­tal­men­te de con­su­mo, lo que los ha­ce par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­bles an­te si­tua­cio­nes de es­trés fi­nan­cie­ro”.

En tan­to, la deu­da de con­su­mo se en­cuen­tra más ex­ten­di­da, al­can­zan­do a un 63% de los ho­ga­res, re­pre­sen­tan­do el 29% de la deu­da to­tal.

En re­la­ción a los quin­ti­les de in­gre­so, los eco­no­mis­tas ob­ser­van “una fuer­te con­cen­tra­ción de am­bos ti­pos de deu­da en el quin­til de ma­yor in­gre­so, con el 42% de la deu­da de con­su­mo y un 67% de la deu­da hi­po­te­ca­ria”.

Adi­cio­nal­men­te, con­clu­yen que tan­to la pro­por­ción co­mo la te­nen­cia de deu­da au­men­tan a me­di­da que cre­ce el in­gre­so (con ex­cep­ción del quin­til de ma­yor in­gre­so en la te­nen­cia de deu­da de con­su­mo), lo que in­di­ca que “el in­gre­so pue­de ser un fac­tor im­por­tan­te en el ac­ce­so al cré­di­to de las fa­mi­lias”. En es­te sen­ti­do, re­mar­can que el in­gre­so mues­tra una re­la­ción más di­rec­ta que la ri­que­za con el en­deu­da­mien­to de los ho­ga­res.

Así, ca­be des­ta­car que el quin­til de ma­yor ri­que­za en el país al­can­za al 41,3% del in­gre­so na­cio­nal, con una me­dia­na de $ 839 mil. En tan­to, el pri­mer quin­til, que tie­ne una ri­que­za ne­ga­ti­va, acu­mu­la el 14% del in­gre­so na­cio­nal, al­can­zan­do una me­dia­na de $ 348 mil. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.