¿EL CIE­RRE DE PUN­TA PEU­CO SE HA­CE POR UN IM­PE­RA­TI­VO DE JUSTICIA? NO, APE­NAS SE BUS­CAN UNOS PUN­TI­TOS MÁS EN LAS EN­CUES­TAS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Gon­za­lo Cor­de­ro Abo­ga­do

El pro­ce­so elec­to­ral ha to­ma­do un cur­so que has­ta ha­ce unos po­cos me­ses ha­bría re­sul­ta­do im­pen­sa­ble: la Nue­va Ma­yo­ría di­vi­di­da va con dos can­di­da­tos y dos lis­tas par­la­men­ta­rias; las pri­ma­rias tu­vie­ron una par­ti­ci­pa­ción de Chi­le Va­mos ines­pe­ra­da­men­te al­ta y con­tras­tan­te­men­te ba­ja en el Fren­te Am­plio; la cam­pa­ña de Ale­jan­dro Gui­llier no aca­ba de co­men­zar, em­pan­ta­na­da en dispu­tas bi­zan­ti­nas con los par­ti­dos que lo apo­yan.

En es­te con­tex­to se con­so­li­da el fa­vo­ri­tis­mo del ex pre­si­den­te Pi­ñe­ra y no se vis­lum­bran po­si­bi­li­da­des reales de que el se­na­dor Gui­llier pue­da re­pun­tar de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Así, la úni­ca es­pe­ran­za del ofi­cia­lis­mo se ha des­pla­za­do a los es­fuer­zos que pue­da ha­cer el go­bierno con las he­rra­mien­tas que le da el con­trol de la agen­da le­gis­la­ti­va y las me­di­das que la ad­mi­nis­tra­ción del es­ta­do le per­mi­ten.

El ejem­plo clá­si­co de la re­for­ma la­bo­ral, pre­sen­ta­da po­cas se­ma­nas an­tes de la elec­ción de 1999, ins­pi­ra la ima­gi­na­ción de los que bus­can ela­bo­rar una agen­da que ins­ta­le ejes de de­ba­te en que la po­si­ción de los par­la­men­ta­rios de cen­tro­de­re­cha sea mi­no­ri­ta­ria en el con­jun­to del país. Po­co im­por­ta que los pro­yec­tos que se pre­sen­ten no ten­gan nin­gu­na po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en ley en los po­cos me­ses que le res­tan a es­ta le­gis­la­tu­ra, ni que me­di­das co­mo el cie­rre de Pun­ta Peu­co abran un de­ba­te tan ar­ti­fi­cial co­mo ajeno al ob­je­ti­vo de una efec­ti­va justicia.

Es de to­da ló­gi­ca an­ti­ci­par que es­te cie­rre se lle­va­rá a ca­bo en las pró­xi­mas se­ma­nas, pro­ba­ble­men­te en el mes de sep­tiem­bre, y que se tras­la­da­rá a los in­ter­nos que cum­plen con­de­nas por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos a cár­ce­les co­mu­nes co­mo Co­li­na II u otras. La es­pec­ta­cu­la­ri­dad de es­tos mo­vi­mien­tos, así co­mo la iden­ti­dad de al­gu­nos de los con­de­na­dos, lle­va­rá a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a re­vi­vir los he­chos de nues­tra his­to­ria aso­cia­dos a sus de­li­tos y nos de­vol­ve­rá por al­gu­nos días al recuerdo de los tiem­pos de vio­len­cia y di­vi­sión aso­cia­dos a la cri­sis de nues­tra de­mo­cra­cia en la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do.

Pen­sar que ca­si tres dé­ca­das des­pués de fi­na­li­za­do el go­bierno de Pi­no­chet se pue­de des­le­gi­ti­mar la can­di­da­tu­ra de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, que es­tu­vo pú­bli­ca­men­te en la opo­si­ción en aque­lla épo­ca y que en el pe­río­do in­me­dia­ta­men­te an­te­rior al ac­tual hi­zo una ges­tión tan mo­de­ra­da en lo po­lí­ti­co co­mo exi­to­sa en lo eco­nó­mi­co, es sen­ci­lla­men­te vo­lun­ta­ris­ta.

Por otra par­te, no ca­be du­da que una me­di­da co­mo es­ta afec­ta­rá hu­ma­na­men­te a los miem­bros de las Fuer­zas Ar­ma­das, que guar­da­rán si­len­cio res­pe­tan­do el pro­fe­sio­na­lis­mo y dis­ci­pli­na que les son pro­pios. Pe­ro ello no sig­ni­fi­ca que les sea in­di­fe­ren­te que an­ti­guos man­dos y sub­ofi­cia­les, más allá de lo que ha­yan he­cho, ter­mi­nen sus días en­tre de­lin­cuen­tes co­mu­nes.

¿Se jus­ti­fi­ca re­sen­tir de es­ta ma­ne­ra la moral de nues­tros uni­for­ma­dos, se ha­ce por un im­pe­ra­ti­vo de justicia? No, ape­nas se bus­can unos pun­ti­tos más en la pró­xi­ma en­cues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.