Trump in­sis­te en crí­ti­cas y pre­sio­na al fis­cal ge­ne­ral pa­ra que re­nun­cie

El Pre­si­den­te es­cri­bió ayer en Twit­ter que Jeff Ses­sions ha to­ma­do una po­si­ción “muy dé­bil en los crí­me­nes de Hi­llary Clin­ton”. Di­jo que el “tiem­po di­rá” si lo des­ti­tu­ye. Se­gún los ana­lis­tas, Trump bus­ca po­ner fue­ra de jue­go al fis­cal es­pe­cial que in­ves­ti

La Tercera - - MUNDO - Constanza Cruz D.

“Ob­via­men­te está frus­tra­do”, di­jo ayer el nue­vo di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, Ant­hony Sca­ra­muc­ci, so­bre el ac­tual es­ta­do del Pre­si­den­te Do­nald Trump. El pe­rio­dis­ta se re­fe­ría al ten­so mo­men­to que vi­ve el man­da­ta­rio con el fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions, con quien ha te­ni­do un du­ro en­fren­ta­mien­to en los úl­ti­mos días.

Pri­me­ro fue­ron las de­cla­ra­cio­nes de Trump en el dia­rio The New York Ti­mes, don­de ase­gu­ró que se arre­pen­tía de ha­ber nom­bra­do a Ses­sions co­mo je­fe del De­par­ta­men­to de Justicia. Ahí ex­pli­có que el fis­cal le de­be­ría ha­ber di­cho “an­tes de to­mar el car­go” que se mar­gi­na­ría de cual­quier in­ves­ti­ga­ción so­bre la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes. Eso, lue­go de que se re­ve­la­ra que el pro­pio Ses­sions man­tu­vo con­tac­tos du­ran­te la cam­pa­ña con el aho­ra ex em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton, Ser­gey Kisl­yak, cuan­do era ase­sor de cam­pa­ña de Trump, al­go que ocul­tó en su con­fir­ma­ción an­te el Se­na­do. Y lo que en­fu­re­ció al Pre­si­den­te.

A las de­cla­ra­cio­nes del go­ber­nan­te, Ses­sions res­pon­dió la se­ma­na pa­sa­da: “Ten­go pre­vis­to con­ti­nuar (en el car­go) has­ta que sea apro­pia­do”. Pe­ro ayer vi­nie­ron nue­vas dar­dos de Trump. “¡El fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions ha to­ma­do una po­si­ción muy dé­bil en los crí­me­nes de Hi­llary Clin­ton (…) y las fil­tra­cio­nes de in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia!”, es­cri­bió en Twit­ter.

El tuit con­ti­nuó con los ata­ques pú­bli­cos a Ses­sions, quien fue el pri­mer se­na­dor re­pu­bli­cano en apo­yar a Trump en su cam­pa­ña. Aho­ra el fis­cal ge­ne­ral pen­de de un hi­lo. Y, se­gún di­jo un al­to ase­sor de Trump a The New York Ti­mes, lo más pro­ba­ble es que el man­da­ta­rio quie­re a Ses­sions fue­ra de su car­go.

El he­cho de que el ti­tu­lar del De­par­ta­men­to de Justicia se ha­ya res­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ru­sia pro­vo­có que se de­sig­na­ra co­mo fis­cal es­pe­cial pa­ra la in­da­ga­ción a Ro­bert S. Mue­ller III. De acuer­do a ana­lis­tas, Trump parece es­tar aco­rra­lan­do a Ses­sions con la es­pe­ran­za de que és­te re­nun­cie, una teo­ría que ha si­do re­for­za­da en los úl­ti­mos días. Se es­ti­ma que Trump está con­si­de­ran­do al se­na­dor de Te­xas Ted Cruz o al ex al­cal­de de Nue­va York Rudy Giu­lia­ni pa­ra re­em­pla­zar­lo.

Se­gún es­cri­bió Paul Ca­llan en CNN, Trump apun­ta a Mue­ller a tra­vés de Ses­sions. Si el fis­cal ge­ne­ral “está afue­ra, pre­su­mi­ble­men­te se­rá re­em­pla­za­do por un fis­cal ge­ne­ral dó­cil y que po­si­ble­men­te li­qui­da­rá al fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to Rod Ro­sens­tein”, al­guien a quien el Pre­si­den­te tam­bién ha cri­ti­ca­do. “Trump está de­ci­di­do a eli­mi­nar los dos ma­yo­res obs­tácu­los en el De­par­ta­men­to de Justicia pa­ra su ver­da­de­ro ob­je­ti­vo: des­ha­cer­se de Mue­ller”, se­ña­ló la ca­de­na.

Las sa­li­das de Ses­sions y Ro­sens­tein per­mi­ti­rían al man­da­ta­rio ocu­par los car­gos más al­tos del De­par­ta­men­to de Justicia con par­ti­da­rios lea­les que se con­ver­ti­rán en los nue­vos je­fes de Mue­ller y exi­gi­rán un “in­for­me in­me­dia­to so­bre el es­ta­do y pro­gre­so” de la in­ves­ti­ga­ción de Ru­sia, des­ta­có CNN. La in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller se­gu­ra­men­te tie­ne una aris­ta so­bre si el des­pi­do del di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, fue obs­truc­ción a la justicia. Ayer, Trump di­jo que el “tiem­po di­rá” si des­ti­tui­rá al fis­cal.

Si Ses­sions di­mi­te o es des- pe­di­do, Trump po­dría nom­brar a un su­ce­sor du­ran­te el re­ce­so del Con­gre­so en agos­to por lo que “no se en­fren­ta­ría a las in­ves­ti­ga­cio­nes del Se­na­do en su po­si­ción so­bre la re­cu­sa­ción y po­dría asu­mir, al me­nos tem­po­ral­men­te, sin una vo­ta­ción de con­fir­ma­ción. Eso po­dría per­mi­tir al Pre­si­den­te (...) ma­yor con­trol so­bre la in­ves­ti­ga­ción es­pe­cial so­bre los con­tac­tos de su cam­pa­ña con Ru­sia”, di­jo The New York Ti­mes.

El ana­lis­ta po­lí­ti­co y en­cues­ta­dor John Zogby ex­pli­có a La Ter­ce­ra que es dí­fi­cil en­ten­der la men­te po­lí­ti­ca de Trump pe­ro “co­no­ce­mos su per­so­na­li­dad”. El Pre­si­den­te “de­man­da 100% de leal­tad y Ses­sions só­lo fue ca­paz de dar­le un 90%”. De acuer­do al ex­per­to, Trump ama hu­mi­llar a aque­llos que per­ci­be co­mo des­lea­les, “ig­no­ran­do a Ses­sions, ais­lánd­lo y de­jan­do que las du­das per­sis­tan”, ex­pli­có.b

► Jeff Ses­sions le es­tre­cha la mano al en­ton­ces Pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump, en Ala­ba­ma, en di­ciem­bre de 2016. JOHN PITNEY ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CO Cree que no de­be­ría ha­ber­se mar­gi­na­do de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Ru­sia. El quie­re re­em­pla­zar a Ses­sions con al­guien que pon­drá fin a la in­ves­ti­ga­ción, des­pi­dien­do a Mue­ller (quien in­da­ga la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes). Si Ses­sions re­nun­cia, Trump pue­de de­sig­nar co­mo fis­cal a al­guien que ya ten­ga un car­go que ha­ya si­do con­fir­ma­do por el Se­na­do. De esa for­ma po­dría re­em­pla­zar­lo tem­po­ral­men­te por un leal que des­pe­di­ría a Mue­ller. Pe­ro la ley no es cla­ra so­bre si es­ta dis­po­si­ción se apli­ca­ría si Trump des­pi­de a Ses­sions. Si no, el fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to Rod Ro­sens­tein se con­ver­ti­ría en fis­cal ge­ne­ral, y no hay ga­ran­tía que és­te obe­de­ce­ría a Trump. Con to­do es­te asun­to da la im­pre­sión de que Trump tie­ne al­go que es­con­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.