Nue­vos usos de la ciu­dad y au­ge de de­par­ta­men­tos

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO -

Los cam­bios de­mo­grá­fi­cos y so­cia­les que ha ex­pe­ri­men­ta­do Chi­le en las úl­ti­mas dé­ca­das, co­mo el apla­za­mien­to en la for­ma­ción de fa­mi­lia, la pos­ter­ga­ción del ma­tri­mo­nio, la dis­mi­nu­ción en el nú­me­ro de hi­jos, jun­to a la con­fi­gu­ra­ción de nue­vas for­mas de fa­mi­lias, han mo­di­fi­ca­do el uso que se ha­ce de la ciu­dad.

Luis Fuen­tes, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos y Te­rri­to­ria­les UC e in­ves­ti­ga­dor de Cen­tro de Desa­rro­llo Ur­bano Sus­ten­ta­ble (Ce­deus), di­ce que es un nue­vo uso que se vin­cu­la con el con­cep­to que ac­tual­men­te se tie­ne de la vi­vien­da.

Un cam­bio in­tere­san­te en ese sen­ti­do, di­ce Fuen­tes, es el ti­po de vi­vien­da que hoy se es­tá ad­qui­rien­do. “An­tes, la ofer­ta del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio era 70% ca­sas y 30% de­par­ta­men­tos. Hoy se ha re­ver­ti­do, lo que se re­la­cio­na con el uso que se le da a la ciu­dad”, in­di­ca. Ci­fras de 2017 del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da so­bre per­mi­sos de edi­fi­ca­ción in­di­can que 57% co­rres­pon­de a de­par­ta­men­tos y 43% a ca­sas.

El sue­ño de la ca­sa pro­pia si­gue sien­do un an­he­lo muy apre­cia­do en tér­mi­nos so­cia­les, pe­ro hoy se pos­ter­ga. “Se op­ta an­tes por vi­vir en un de­par­ta­men­to arren­da­do, lo que da más li­ber­tad. Per­mi­te no es­tar ata­dos y en el cor­to pla­zo, por ejem­plo, sa­lir de via­je sin preo­cu­pa­cio­nes. Ade­más, co­mo los tra­ba­jos duran me­nos, se bus­can pro­pie­da­des mo­men­tá­neas cer­ca del tra­ba­jo y per­mi­tan op­ti­mi­zar el tiem­po li­bre”, ex­pli­ca Fuen­tes.

Tam­bién se re­du­ce el es­pa­cio del de­par­ta­men­to. “Eso, por­que el uso que se le da es prác­ti­ca­men­te só­lo en la no­che”, agre­ga. Se tra­ta de cam­bios que se han ex­pe­ri­men­ta­do en una dé­ca­da.

Al ha­cer un uso más in­ten­si­vo de la ciu­dad, la gen­te bus­ca es­pa­cios abier­tos. “La ciu­dad se trans­for­ma en el pa­tio de la ca­sa, las pla­zas son el pa­tio de las per­so­nas, cum­plen un rol so­cial”, co­men­ta.

La se­gu­ri­dad en los es­pa­cios pú­bli­cos tam­bién to­ma otro sen­ti­do, di­ce el ex­per­to de Ce­deus. “Ya no se ve co­mo el mie­do al asal­to, sino que el te­mor es por­que los lu­ga­res con in­se­gu­ri­dad po­nen en ries­go la li­ber­tad pa­ra dis­fru­tar de la ciu­dad. La in­se­gu­ri­dad los ha­ce me­nos li­bres pa­ra usar la ciu­dad”, sos­tie­ne.

Las po­lí­ti­cas ur­ba­nas son las que más im­pac­tan en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas, re­sal­ta Fuen­tes. Y la pre­sión pa­ra que esas de­man­das sean es­cu­cha­das es lo que se ha vis­to, di­ce, con las crí­ti­cas al Tran­san­tia­go, “pe­ro no hay de­ba­te de có­mo ge­ne­rar me­jo­res ciu­da­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.