Mu­je­res en la De­fen­sa: en­tre tan­ques y fu­si­les

En un Chi­le de cam­bios, la igual­dad de gé­ne­ro no so­lo ga­na aplau­sos. Tam­bién plan­tea exi­gen­cias. Y el mun­do cas­tren­se to­ma no­ta. Es­pa­cios que has­ta ha­ce po­co eran ex­clu­si­vos de ellos, hoy se cua­dran con ellas. Blin­da­dos, ar­mas de com­ba­te de primera lí­nea

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Car­los Re­yes Pié­ro­la

Por Cua­ren­ta y tres años des­pués de que las pri­me­ras mu­je­res in­gre­sa­ran al Ejér­ci­to -tan­to en la ra­ma de ofi­cia­les co­mo sub­ofi­cia­les-, una nue­va ge­ne­ra­ción femenina co­mien­za a ha­cer his­to­ria en es­ta ins­ti­tu­ción.

En dis­tin­tas for­mas y ver­sio­nes. Y con di­sí­mi­les ob­je­ti­vos. Pa­ra el pró­xi­mo año, dos ofi­cia­les fue­ron acep­ta­das por primera vez en la Aca­de­mia de Gue­rra, lo que po­dría sig­ni­fi­car que, even­tual­men­te, se con­vier­tan en las pri­me­ras en lle­gar al Al­to Man­do. Y al mis­mo tiem­po, otras tres ofi­cia­les, tam­bién pio­ne­ras en su área, mar­can un hi­to al in­cor­po­rar­se a ar­mas de com­ba­te de primera lí­nea. He­cho iné­di­to en la ra­ma cas­tren­se en los úl­ti­mos re­co­dos de he­ge­mo­nía mas­cu­li­na.

Es par­te del pro­ce­so de cam­bios que vi­ve el país, en un si­glo XXI don­de los es­pa­cios ex­clu­si­vos se aca­ban y las res­pon­sa­bi­li­da­des se com­par­ten. Pa­ra el ca­so del Ejér­ci­to, el pro­ce­so de in­te­gra­ción se ha con­so­li­da­do y hoy la pre­sen­cia femenina acu­mu­la el 15% de los 44 mil efec­ti­vos que com­po­nen la ins­ti­tu­ción.

En­tre­na­das pa­ra la gue­rra

Fran­cis­ca Al­ta­mi­rano (22) es una de las jó­ve­nes que op­ta­ron por es­tu­diar ar­mas de com­ba­te. In­gre­só al Ejér­ci­to en 2013, mo­ti­va­da por una fa­mi­lia li­ga­da al mun­do mi­li­tar. Su pa­dre, ofi­cial en re­ti­ro de la ins­ti­tu­ción, fue uno de sus im­pul­so­res. Tras egre­sar de la Es­cue­la Mi­li­tar, en enero pa­sa­do, bus­có dar un pa­so más. Uno di­fe­ren­te. Por eso, op­tó por es­pe­cia­li­zar­se en ca­ba­lle­ría blin­da­da. Don­de es­tán los tan­ques.

“Me lla­mó la aten­ción por­que era un desafío ver có­mo se iba a in­cor­po­rar a las mu­je­res en un ar­ma de com­ba­te. ¿Por qué ca­ba­lle­ría blin­da­da? Por­que me gus­ta la pla­ni­fi­ca­ción y la con­duc­ción de uni­da­des, es­tar en primera lí­nea. Y co­mo es una uni­dad rá­pi­da, mó­vil, con gran po­ten­cia de fue­go, re­quie­re de to­ma de de­ci­sio­nes muy cer­te­ras”, cuen­ta.

Fran­cis­ca, jun­to a Ma­ca­re­na Lo­bos, cur­san ac­tual­men­te sus úl­ti­mos me­ses de ins­truc­ción. Al ter­mi­nar es­te pe­río­do, en agos­to, am­bas es­ta­rán ca­pa­ci­ta­das pa­ra co­man­dar blin­da­dos del Ejér­ci­to, co­mo los tan­ques Leo­pard 2. “Jus­ta­men­te aho­ra es­ta­mos ha­cien­do el pro­ce­so de tan­ques. Bá­si­ca­men­te, lo que ha­ce un ofi­cial sub­al­terno, que es el gra­do que hoy ten­go, es ser co­man­dan­te de pe­lo-

SI­GUE EN PÁG 40

► Fran­cis­ca Al­ta­mi­rano, en el in­te­rior de un tan­que Leo­pard 2A4, en la Re­gión de Ta­ra­pa­cá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.