¿Nos he­mos vuel­to los chi­le­nos más res­pe­tuo­sos del otro? Efec­ti­va­men­te, la irrup­ción de la di­ver­si­dad ha he­cho sur­gir un ma­yor res­pe­to.

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Por Cris­tián Do­ña

de su pro­pia iden­ti­dad.

Co­mo gran par­te de es­tas di­ná­mi­cas cul­tu­ra­les, es­te fe­nó­meno lle­gó a Chi­le con re­tra­so. Si bien ya en los 90 exis­tían le­yes con­tra la dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria, la dispu­ta por el len­gua­je -y las iden­ti­da­des aso­cia­das al mis­mo- no apa­re­ce has­ta en­tra­do es­te si­glo y sur­ge aso­cia­da a los mo­vi­mien­tos por la di­ver­si­dad se­xual. Pe­ro co­mo to­da dispu­ta cul­tu­ral, es un pro­ce­so com­ple­jo. Al­gu­nos, co­mo Le­me­bel, por ejem­plo, reivin­di­ca­ban el uso del tér­mino “lo­ca”, ya que la pa­la­bra “gay” ha­ce re­fe­ren­cia a una po­si­ción de cla­se y no só­lo de se­xua­li­dad. Una dispu­ta si­mi­lar se da­rá con la cons­truc­ción de otros tér­mi­nos, co­mo son la re­la­ción en­tre lo ne­gro y lo afro­des­cen­dien­te.

La pre­sen­cia de más in­mi­gran­tes ha lle­va­do a una dis­cu­sión so­bre có­mo lla­mar a aque­llos que son di­fe­ren­tes y nue­vos en nues­tro mun­do. Igual­men­te, es­tá la dispu­ta por el in­mi­gran­te que en­tra irre­gu­lar­men­te, el in­do­cu­men­ta­do y el ile­gal, dispu­ta en la cual ni si­quie­ra los ex­per­tos en el te­ma se po­nen de acuer­do.

“¿Qué hay de­trás de un nom­bre?”, se pre­gun­ta­ba Sha­kes­pea­re en Romeo y Ju­lie­ta en torno a la idea de que a al­go por mu­cho que se le cam­bie el nom­bre no de­ja de ser lo que es. Lue­go se res­pon­día: “Lo que lla­ma­mos una ro­sa por cual­quier otro nom­bre ole­ría tan dul­ce”. Aquí fa­lló es­te au­tor. El len­gua­je crea reali­da­des y las so­cie­da­des me­jo­ran cuan­do re­co­no­cen que las iden­ti­da­des que son crea­das por el len­gua­je pue­den cons­truir o da­ñar. Chi­le va por un len­to, pe­ro buen ca­mino. El re­cha­zo a quie­nes ocu­pan tér­mi­nos que de­ni­gran a las mu­je­res, ho­mo­se­xua­les o mi­gran­tes, en­tre otros, ha­ce de Chi­le un país me­jor, que va apren­dien­do de sus erro­res y po­ne al otro en una con­di­ción de igual.

Pe­ro es­ta es una lu­cha que no ha ter­mi­na­do. La ma­len­ten­di­da co­rrec­ción po­lí­ti­ca y el ano­ni­ma­to de in­ter­net, en­tre otros es­pa­cios, per­mi­ten aún que se usen tér­mi­nos co­mo “fe­mi­na­zis”, “in­mi­gran­tes ile­ga­les” o se tra­ten de adue­ñar de con­sig­nas co­mo #niu­na­me­nos con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar es­pa­cios de po­der y de dis­cri­mi­na­ción, es­cu­dán­do­se en el ya clá­si­co “pe­ro si era só­lo un chis­te”.

*Doc­tor en So­cio­lo­gía y di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de De­sigual­da­des UDP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.