Ex fut­bo­lis­ta

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO -

Uno de los pri­me­ros téc­ni­cos en ha­blar del re­cam­bio fue Sampaoli. Tam­bién lo men­cio­nó Biel­sa, pe­ro fue el ca­sil­den­se quien se me­tió en las pa­tas de los ca­ba­llos. A mu­chos, den­tro de la Se­lec­ción, el te­ma no les gus­tó. Tan­to que pre­fie­ren no re­fe­rir­se a él. Y cuan­do lo ha­cen, se en­cris­pan de­fen­dién­do­se de un su­pues­to ata­que. El úl­ti­mo fue un mo­les­to Clau­dio Bra­vo: “Te­ne­mos un mal par­ti­do y ya ha­blan de que la Se­lec­ción ne­ce­si­ta cam­biar”.

El re­cam­bio es al­go na­tu­ral en la vi­da, las em­pre­sas y los equi­pos de fútbol. Y es su­ma­men­te ne­ce­sa­rio ha­blar y pla­ni­fi­car pa­ra que es­te pro­ce­so no sea trau­má­ti­co, co­mo su­ce­dió en el te­nis, por ejem­plo. Y si ha­bla­mos de re­cam­bio es por­que ve­mos que en un futuro no muy le­jano, nues­tras gran­des es­tre­llas ten­drán que dar pa­so a una nue­va ca­ma­da. ¿Es­pe­ra­mos ese mo­men­to pa­ra co­no­cer el pe­so de la nue­va ge­ne­ra­ción?

Siem­pre he con­si­de­ra­do que lo me­jor es pre­pa­rar­se. No exis­ten nom­bres nue­vos co­mo Alexis, Vidal o Gary. Es un he­cho. Pe­ro sí exis­ten bue­nos fut­bo­lis­tas que pue­den en­ten­der y apren­der de la Se­lec­ción. El pro­ble­ma es el tiem­po y no lo te­ne­mos. La ge­ne­ra­ción do­ra­da na­ció de ma­ne­ra es­pon­tá­nea. Un fi­lón de oro irre­pe­ti­ble que emer­ge con Su­lan­tay, pe­ro que ex­plo­ta de ma­ne­ra ex­po­nen­cial con Biel­sa. No por­que ha­ya cam­bia­do la men­ta­li­dad, sino por­que en­tre­gó un mé­to­do, una for­ma. Que es más re­pli­ca­ble que el ta­len­to, al­go tan na­tu­ral co­mo im­pre­de­ci­ble. No so­mos Bra­sil pa­ra sa­car 15 pun­tas de la ta­lla de Ga­briel Je­sús, Ney­mar, Ro­bin­ho o Ro­ma­rio.

La bús­que­da de­be es­tar ne­ce­sa­ria­men­te en la for­ma. Crear y edu­car fut­bo­lis­tas en un idio­ma de al­ta com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal a los que no les sea ex­tra­ño en­fren­tar de igual a igual a un cam­peón del mun­do. ¿Se pue­de? Teó­ri­ca­men­te, sí. Ale­ma­nia es un ejem­plo. Pe­ro pa­ra lle­gar a eso se ne­ce­si­ta el com­pro­mi­so de los clu­bes, los téc­ni­cos, los fut­bo­lis­tas y sus fa­mi­lias. Es de­cir, un es­fuer­zo man­co­mu­na­do, don­de los clu­bes for­men y pro­mue­van a sus fut­bo­lis­tas, co­mo la UC, Pa­les­tino o Hua­chi­pa­to. Don­de los ju­ga­do­res quie­ran ter­mi­nar su for­ma­ción y con­so­li­dar­se an­tes de fir­mar un con­tra­to mi­llo­na­rio. Don­de la Se­lec­ción sea un en­te in­te­gral y no una is­la res­pec­to de las me­no­res. Es de­cir, que se tra­ba­je con ba­se en un plan es­tra­té­gi­co y no a la bue­na vo­lun­tad del téc­ni­co de turno. Es­pe­cial­men­te pa­ra que el ni­ño de 10 años co­mien­ce a in­cor­po­rar un idio­ma fut­bo­lís­ti­co (no con­fun­dir con es­que­ma), un con­cep­to. Pa­ra que ese mis­mo jo­ven lle­gue a la Se­lec­ción adul­ta con, al me­nos, cin­co mil ho­ras de en­tre­na­mien­to con­cep­tual. Mien­tras no sal­gan de ma­ne­ra es­pon­tá­nea nue­vos Alexis, só­lo nos res­ta tra­ba­jar y pla­ni­fi­car.

Y no. No es que que­ra­mos ju­bi­lar a na­die, que­ri­do ca­pi­tán. Al con­tra­rio. Oja­lá no lo hi­cie­ran nun­ca, pe­ro el tiem­po es im­pla­ca­ble, y mien­tras los dis­fru­ta­mos ne­ce­si­ta­mos pen­sar en el futuro. El re­cam­bio no em­pie­za cuan­do se ter­mi­na el pro­ce­so an­te­rior. Es par­te del mis­mo. Y en es­to no hay tiem­po, me­nos pa­ra per­der el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.