“Que­re­mos lle­gar a to­dos los paí­ses del mun­do”

Si al­go ha cam­bia­do en el mun­do au­dio­vi­sual en los úl­ti­mos años es el au­ge del strea­ming. Pa­re­cie­ra que Netflix exis­te des­de siem­pre, pe­ro so­lo ha­ce cin­co años que es­tre­na se­ries ori­gi­na­les. La eje­cu­ti­va a car­go de és­tas ana­li­za la industria en ex­clu­si­va

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Ma­tías de la Ma­za

Pa­re­cie­ra al­go na­tu­ral en el en­tre­te­ni­mien­to en el si­glo XXI, pe­ro los ser­vi­cios de strea­ming te­le­vi­si­vos son un fe­nó­meno muy re­cien­te en la pan­ta­lla. En fe­bre­ro pró­xi­mo, Netflix cum­pli­rá re­cién cin­co años lan­zan­do pro­gra­ma­ción ori­gi­nal, ya que Hou­se of cards se es­tre­nó en 2013. Hoy, la pla­ta­for­ma es­tá con­ver­ti­da en uno de los gi­gan­tes del strea­ming, con más de 90 no­mi­na­cio­nes al Emmy 2017, la se­gun­da em­pre­sa más no­mi­na­da tras HBO. En es­te par de años, Netflix se las arre­gló pa­ra cam­biar ra­di­cal­men­te la for­ma en que se con­su­men los con­te­ni­dos en la pan­ta­lla chi­ca, sien­do la pun­ta de lan­za con la que el mun­do del strea­ming se to­mó la TV, abrién­do­les pa­so a otros ser­vi­cios de al­can­ce in­ter­na­cio­nal, co­mo Pri­me Vi­deo de Ama­zon y HBO GO, ade­más de al­gu­nos que fun­cio­nan aún so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Hu­lu.

En esos cin­co años, Netflix ha pu­bli­ca­do más de un cen­te­nar de pro­duc­cio­nes ori­gi­na­les, en­tre co­me­dias, dra­mas, pro­gra­mas in­fan­ti­les, do­cu­men­ta­les y pe­lí­cu­las. Ha ga­na­do 21 pre­mios Emmy y ha si­do no­mi­na­da a sie­te Óscar -siem­pre en la ca­te­go­ría do­cu­men­tal-, ga­nan­do uno es­te año por el cor­to The Whi­te Hel­mets. En 2016 el al­can­ce del ser­vi­cio lle­gó a prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do, ex­cep­tuan­do Chi­na, Co­rea del Nor­te, Si­ria y la pe­nín­su­la de Cri­mea. Ha­ce unas se­ma­nas, la com­pa­ñía anun­ció que no so­lo su­peró los 100 mi­llo­nes de sus­crip­to­res en to­do el mun­do, sino que por primera vez re­gis­tra más usua­rios a ni­vel in­ter­na­cio­nal que en Es­ta­dos Uni­dos.

“Se­gui­mos te­nien­do la am­bi­ción de ex­pan­dir­nos más. Ideal­men­te que­re­mos lle­gar a to­dos los paí­ses del mun­do, y aún hay es­pa­cio pa­ra se­guir atra­yen­do a más au­dien­cia tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Nos ha ido muy bien has­ta el mo­men­to, y te­ne­mos la es­pe­ran­za de que ese éxi­to se si­ga re­pi­tien­do”, ex­pli­ca Cindy Ho­lland, vi­ce­pre­si­den­ta de Con­te­ni­do Ori­gi­nal de Netflix y uno de los nom­bres clave en el re­na­cer de la pla­ta­for­ma des­de un ser­vi­cio de arrien­do de DVD a un gi­gan­te del strea­ming.

En una de las po­cas en­tre­vis­tas en pro­fun­di­dad que otor­ga, la eje­cu­ti­va -res­pon­sa­ble de po­ner en nues­tras vi­das des­de Frank Un­der­wood co­mo al agen­te Pe­ña- ha­bla con La Ter­ce­ra so­bre el pa­sa­do, pre­sen­te y futuro de Netflix.

¿Có­mo es el pro­ce­so hoy en día de apro­bar una se­rie en Netflix?

Siem­pre par­te por en­con­trar una bue­na idea y al­guien dis­pues­to a trans­for­mar­la en reali­dad. Si es una idea que nos in­tere­sa desa­rro­llar más, la so­me­te­mos a un aná­li­sis pa­ra de­fi­nir si es que exis­te una au­dien­cia en­tre nues­tros sus­crip­to­res pa­ra nues­tra se­rie. Si es que lle­ga­mos a la con­clu­sión que sí, esa es ra­zón más que su­fi­cien­te pa­ra creer en una his­to­ria. Ob­via­men­te, es­toy sim­pli­fi­can­do un po­co el pro­ce­so, pe­ro esa es la idea de fon­do.

¿Es­tán abier­tos a cual­quier idea o bus­can al­gu­nas his­to­rias en es­pe­cí­fi­co?

Que­re­mos te­ner se­ries que nos en­tre­guen la pro­gra­ma­ción más di­ver­sa po­si­ble, en­ton­ces pue­den ve­nir de cual­quier la­do. A di­fe­ren­cia de las ca­de­nas de te­le­vi­sión li­nea­les, nues­tros sus­crip­to­res no tie­nen un ran­go eta­rio es­pe­cí­fi­co o una de­mo­gra­fía fi­ja, en­ton­ces po­de­mos dar­nos el lu­jo de desa­rro­llar his­to­rias que apun­ten a cual­quier ti­po de per­so­nas al­re­de­dor de to­do el mun­do. Creemos que he­mos con­se­gui­do que Netflix sea un lu­gar emo­cio­nan­te pa­ra tra­ba­jar pa­ra los pro­duc­to­res, por­que las se­ries pue­den lle­gar a lu­ga­res muy dis­tin­tos. El po­der de Netflix es en­con­trar una au­dien­cia pa­ra sus se­ries sin li­mi­ta­cio­nes. He­mos des­cu­bier­to que un 45% de nues­tros miem­bros fue­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca ven al­gu­na de las se­ries la­ti­nas que he­mos pro­du­ci­do. La opor­tu­ni­dad que ese es­ce­na­rio pre­sen­ta pa­ra rea­li­za­do­res des­de Bra­sil a Mé­xi­co, que ya han rea­li­za­do mu­chos pro­yec­tos, pe­ro que no son co­no­ci­dos en to­do el mun­do, es al­go real­men­te emo­cio­nan­te.

El mun­do del en­tre­te­ni­mien­to no siem­pre les da las mis­mas opor­tu­ni­da­des a mu­je­res que a hom­bres. ¿Có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia co­mo una mu­jer en un car­go crea­ti­vo im­por­tan­te en una com­pa­ñía así?

Me he sen­ti­do siem­pre apo­ya­da en un 100%. Es un pri­vi­le­gio es­tar en una com­pa­ñía que es pro- gre­sis­ta y, ade­más, en la van­guar­dia de la in­no­va­ción, no so­lo a ni­vel tec­no­ló­gi­co, sino que, ade­más, a ni­vel de pro­gra­ma­ción, y ha de­ja­do una hue­lla tan im­por­tan­te en la cul­tu­ra. He en­con­tra­do mu­cho apo­yo tam­bién en mi pro­pio gé­ne­ro; cer­ca de la mi­tad de nues­tro equi­po son mu­je­res y creo que eso es muy im­por­tan­te. No so­lo te­ne­mos una di­ver­si­dad de gé­ne­ro, sino tam­bién ra­cial. He­mos crea­do un círcu­lo que no so­lo se apo­ya mu­tua­men­te, sino que tam­bién re­fle­ja lo que es nues­tra au­dien­cia, que es­tá en to­das par­tes del mun­do.

¿Sien­te que hay di­fe­ren­cias con­si­de­ra­bles en­tre las se­ries ori­gi­na­les de Netflix y las que se pue­den en­con­trar en el ca­ble o en la te­le­vi­sión li­neal?

Cier­ta­men­te, no te­ne­mos al­gu­nas de sus li­mi­ta­cio­nes. Nues­tro mo­de­lo no se ba­sa en la pu­bli­ci­dad, y la úni­ca gen­te de los que los pro­duc­to­res se tie­nen que ha­cer car­go son de los sus­crip­to­res de Netflix. Eso nos en­tre­ga cier­to ni­vel de li­ber­tad, por­que sa­be­mos que nues­tros miem­bros tie­nen mu­chos gus­tos dis­tin­tos y mi­ran des­de su­per­pro­duc­cio­nes has­ta pe­lí­cu­las ex­tran­je­ras y do­cu­men­ta­les. En la in­for­ma­ción que ma­ne­ja­mos, po­de­mos con­cluir que a nues­tros sus­crip­to­res les gus­ta ex­pe­ri­men­tar, y eso per­mi­te que nues­tros pro­duc­to­res pue­dan aven­tu­rar­se mu­cho en las his­to­rias que quie­ran con­tar.

¿Us­te­des plan­tean co­mo re­qui­si­to pa­ra sus rea­li­za­do­res que sus se­ries in­vi­ten a los ma­ra­to­nes de ca­pí­tu­los?

Lo que bus­ca­mos es es­tre­nar tem­po­ra­das com­ple­tas pa­ra que nues­tros sus­crip­to­res pue­dan de­ci­dir cuán­do y có­mo ver­las. Cuan­do tra­ba­ja­mos con nues­tros pro­duc­to­res, ellos son los que es­tán a car­go de sus his­to­rias, y ya tie­nen en men­te que pro­ba­ble­men­te la gen­te quie­ra ver más de un epi­so­dio por vez. Pe­ro eso les en­tre­ga más li­ber­tad pa­ra sus his­to­rias, ya que no tie­nen la ne­ce­si­dad de ter­mi­nar ca­da ca­pí­tu­lo con un gan­cho pa­ra el pró­xi­mo, y sa­ben que se pue­den to­mar su tiem­po pa­ra desa­rro­llar las dis­tin­tas tra­mas y per­so­na­jes a tra­vés de va­rios epi­so­dios.

SI­GUE EN PÁG 80

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.