El año de la mar­mo­ta

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO - Por Ál­va­ro Bi­sa­ma

Na­da pa­re­ce ha­ber cam­bia­do. En la te­le, es­te 2017 es el año de la in­mo­vi­li­dad, de la re­pe­ti­ción. Ver la pan­ta­lla abier­ta chi­le­na mu­chas ve­ces pa­re­ce un ejer­ci­cio au­to­rre­cur­si­vo. La te­le­vi­sión to­ma la for­ma de ca­sa sin puer­tas o una ca­be­za con los ojos ce­rra­dos; es un cuer­po que aprie­ta los dien­tes y con­tie­ne la res­pi­ra­ción has­ta ca­si as­fi­xiar­se. Se en­tien­de: el mie­do al cam­bio es tam­bién el mie­do a la muer­te, a la ex­tin­ción. Es sal­var el pre­sen­te ante la ame­na­za que su­po­ne cual­quier ti­po de futuro, pues en el éter to­do pue­de vol­ver­se ol­vi­do. Es es­pan­tar la cri­sis si­mu­lan­do que no exis­te mien­tras se an­clan a lo que ha da­do re­sul­ta­dos, a lo que ha con­se­gui­do so­bre­vi­vir. Ahí, el es­pec­ta­dor per­ci­be aque­llo por­que mu­chas ve­ces se con­vier­te en una pe­sa­di­lla he­cha de te­dio. To­do lo que re­cor­dá­ba­mos de dé­ca­das pa­sa­das si­gue ahí. El tiem­po no ha pa­sa­do. En la te­le chi­le­na cier­tas ideas y for­ma­tos se es­ti­ran has­ta vol­ver­se fó­si­les, has­ta con­ver­tir­se en pie­zas de un mu­seo ima­gi­na­rio.

Ano­to. Los ma­ti­na­les si­guen ahí (duran aho­ra has­ta las 13 ho­ras), con­ti­núan sien­do una trans­mi­sión en­via­da des­de un pla­ne­ta pro­pio; idén­ti­cos a los de las dé­ca­das pa­sa­das, no im­por­ta el nom­bre del canal, ni quién los ani­me. Es el mis­mo mo­de­lo de es­tu­dio, el mis­mo ti­po de lu­ces, los mis­mos mue­bles, las mis­mas plan­tas ar­ti­fi­cia­les, los mis­mos ros­tros: Ton­ka, Ra­quel Ar­gan­do­ña, Kat­he­ri­ne Sa­losny, Pa­me­la Díaz; las mis­mas con­ver­sa­cio­nes, la mis­ma crónica ro­ja mal eje­cu­ta­da, los mis­mos es­pe­cia­lis­tas en cual­quier co­sa y doc­to­res que di­cen bu­rra­das eso­té­ri­cas, mis­mos ho­rós­co­pos y ta­ro­tis­tas de di­ver­sa la­ya.

Don Fran­cis­co si­gue ahí. Pu­ra me­ta­te­le­vi­sión mo­nu­men­tal vi­vien­te: aho­ra sus pro­gra­mas son so­bre los pro­gra­mas que al­gu­na vez hi­zo; en el 2017 Ma­rio Kreutz­ber­ger se fa­go­ci­ta a sí mis­mo y tra­ta de leer su le­ga­do, re­co­rre el te­rri­to­rio co­mo un fan­tas­ma bus­can­do las pis­tas de su pro­pia me­mo­ria; la te­le es el país al que tra­ta de aferrarse; hay al­go del Rey Lear en él, un Lear que no sa­be que es tal, que ha per­di­do su reino y al que so­lo le que­da el tí­tu­lo mien­tras tra­ta de ha­bi­tar el pá­ra­mo de su pro­pia me­mo­ria.

Car­los Pin­to si­gue ahí (aho­ra en Canal 13, no sa­bía­mos cuán­to lo ex­tra­ñá­ba­mos, no te­nía­mos có­mo sa­ber que ese ho­rror trash tam­bién po­día sus­ci­tar­nos nos­tal­gia, no re­cor­dá­ba­mos cuán­to le ha­bían ro­ba­do los otros).

Jai­me de Agui­rre si­gue ahí (es­tu­vo en Chi­le­vi­sión, lue­go sa­lió de mo­do in­de­co­ro­so, re­ca­ló en el 13, sa­lió de ahí; vol­vió a TVN; lo que es tan pre­de­ci­ble co­mo de­sola­dor).

Yin­go si­gue ahí, su le­ga­do per­sis­te de mo­do irre­vo­ca­ble: Ka­rol Dan­ce aho­ra se lla­ma Ka­rol Lu­ce­ro y ani­ma ma­ti­na­les y reali­ties. Are­ni­ta sa­lió de pan­ta­lla y vol­vió ha­ce dos se­ma­nas a Pri­mer Plano; nun­ca per­dió la ha­bi­li­dad de in­ven­tar­se a sí mis­ma, de im­pro­vi­sar un drama se­cre­to ahí don­de no ha­bía na­da: con­tó una ci­ta de re­con­ci­lia­ción con Ka­rol Dan­ce; al­gu­na vez fue­ron no­vios; ella lo lle­vó a la te­le. La his­to­ria que na­rró vol­vía so­bre el co­ra­zón de sus vie­jas pe­nas de amor: la vi­si­ta a un de­par­ta­men­to lleno de es­pe­jos, cá­ma­ras y sus­hi; la des­crip­ción de la mu­ra­lla de un ba­ño lleno de fo­tos de Ka­rol Dan­ce, un al­tar he­cho de su pro­pia fa­ma.

Alex Hér­nan­dez si­gue ahí (un es­ti­lis­ta cu­ya pa­le­ta ha cre­ci­do a ni­vel pla­ne­ta­rio: el Fes­ti­val de Vi­ña es aho­ra una obra de ar­te su­ya).

Los cu­le­bro­nes tur­cos y los bí­bli­cos si­guen ahí (lle­van unos po­cos años, pe­ro pa­re­cen ha­ber en­ve­je­ci­do de mo­do ace­le­ra­do, co­mo si es­tu­vie­ran ahí des­de siem­pre; sus nom­bres se con­fun­den, lo mis­mo que las tra­mas, cual­quier exo­tis­mo pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do, los hé­roes y pro­fe­tas del Vie­jo Tes­ta­men­to tien­den a pa­re­cer pro­ta­go­ni­za­dos por el mis­mo so­lo se­ñor).

To­le­ran­cia Ce­ro si­gue ahí (aho­ra es­tá un po­co re­mo­za­do. Es­tán Daniel Ma­ta­ma­la y Mó­ni­ca Rin­cón, los po­lí­ti­cos si­guen yen­do co­mo si fue­se un orácu­lo, una prue­ba de blan­cu­ra san­gui­na­ria don­de de­ben so­bre­vi­vir a las pre­gun­tas eter­nas de Paul­sen y al des­pre­cio de Vi­lle­gas; un ri­tual la­ce­ran­te, don­de tra­tan de pro­bar­se a sí mis­mos, de gra­duar­se en el cul­to a la per­so­na­li­dad sin que lo pa­rez­ca, dis­fra­zán­do­lo de ser­vi­cio pú­bli­co).

Hay más, pe­ro no tie­ne sen­ti­do enu­me­rar. To­do lo an­te­rior es di­ver­ti­do, pe­ro tam­bién in­ve­ro­sí­mil, al mo­do de El día de la mar­mo­ta, esa vie­ja y per­fec­ta pe­lí­cu­la de Ha­rold Ra­mis don­de Bill Mu­rray des­pier­ta siem­pre en el mis­mo día. Mu­rray es­tá atra­pa­do en una bur­bu­ja he­cha de ges­tos y con­ver­sa­cio­nes idén­ti­cos; el pa­so del tiem­po es una ilu­sión. En es­te 2017 ver te­le a ve­ces pro­vo­ca esa sen­sa­ción, la de avan­zar por un mu­seo de pan­ta­llas con­ge­la­das que pa­re­cen vi­tri­nas lle­nas de ani­ma­les em­bal­sa­ma­dos que ha­cen ges­tos me­cá­ni­cos mien­tras tra­tan de de­mos­trar­se a sí mis­mos y a los otros que es­tán vi­vos y no son un ar­ti­fi­cio o ilu­sión al­gu­na.

Es­cri­tor y crí­ti­co de TV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.