Un re­cam­bio po­si­ti­vo y desafiante pa­ra el país

La mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y las ma­yo­res opor­tu­ni­da­des que en­cuen­tran los jó­ve­nes son dos fuer­zas muy po­ten­tes de es­te nue­vo Chi­le.

La Tercera - - 67 ANIVERSARIO -

Tal co­mo da cuen­ta la pre­sen­te edi­ción es­pe­cial que La Ter­ce­ra ofre­ce a sus lec­to­res, ha si­do evi­den­te que el país es­tá ex­pe­ri­men­tan­do un con­jun­to de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes, que con ra­zón per­mi­ten ha­blar de un “re­cam­bio” en va­rios as­pec­tos. Po­si­ble­men­te lo vertiginoso del fe­nó­meno im­pi­de a ve­ces apre­ciar­lo en su real pers­pec­ti­va, y no po­cas ve­ces se in­ter­pre­te co­mo un signo de con­flic­to so­cial, sin ad­ver­tir que la mor­fo­lo­gía que va to­man­do el nue­vo Chi­le nos ha­bla, en cam­bio, de un país cul­tu­ral­men­te más di­ver­so y con nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra nues­tro desa­rro­llo.

Se­ría equi­vo­ca­do idea­li­zar es­ta nue­va eta­pa, y por con­tras­te de­mo­ni­zar tan­to lo ac­tual co­mo lo pre­vio; ca­da mo­men­to de la his­to­ria tie­ne sus pro­pias lu­ces y som­bras, pe­ro no ca­be du­da de que si los gran­des te­mas de hoy son la in­clu­sión, la di­ver­si­dad y una so­cie­dad que re­cla­ma más de­re­chos, es por­que fla­ge­los co­mo la po­bre­za ex­tre­ma, la des­nu­tri­ción, al­ta mor­tan­dad in­fan­til y es­ca­sa co­ber­tu­ra edu­ca­cio­nal han si­do su­pe­ra­dos, gra­cias a las po­lí­ti­cas so­cia­les y pro cre­ci­mien­to apli­ca­das en las úl­ti­mas dé­ca­das. Así, aun cuan­do la de­sigual­dad si­gue exis­tien­do, es mu­cho me­nos acen­tua­da en las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes. Tal co­mo ha que­da­do de­mos­tra­do es­tos úl­ti­mos años, el cre­ci­mien­to no es­tá ase­gu­ra­do y por lo mis­mo ca­da ad­mi­nis­tra­ción de­be pro­cu­rar sos­te­ner­lo; sin ese pi­lar, el res­to de la es­truc­tu­ra so­cial inevi­ta­ble­men­te se re­sien­te.

Pe­ro pro­ba­ble­men­te don­de más evi­den­te se ha ma­ni­fes­ta­do es­te nue­vo Chi­le es en su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, don­de lla­ma la aten­ción la inusi­ta­da fuer­za con que se ha he­cho pre­sen­te. Al ser Chi­le un país abier­to y co­nec­ta­do al res­to del mun­do, de­ba­tes co­mo el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio -am­plia­men­te res­pal­da­do en el seg­men­to me­nor a 30 años-, la le­ga­li­za­ción de dro­gas, los de­re­chos de la mu­jer, el res­pe­to por el me­dio am­bien­te y tan­tos otros te­mas an­tes aje­nos en nues­tra dis­cu­sión aho­ra ad­quie­ren no­to­rio pro­ta­go­nis­mo. A ello tam­bién ha con­tri­bui­do la in­mi­gra­ción; ape­nas en al­gu­nos años el nú­me­ro de ex­tran­je­ros se ha du­pli­ca­do, lo que jun­to con la ri­que­za que ello im­pli­ca, tam­bién pre­sen­ta el desafío de con­tar con una nue­va po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria que ca­na­li­ce po­si­ti­va­men­te es­te flu­jo. El in­te­rés por asen­tar­se en nues­tro país es tam­bién re­fle­jo de los atrac­ti­vos que mu­chos ex­tran­je­ros ven en Chi­le, lo que re­sul­ta elo­cuen­te a la luz de los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos en es­ta edi­ción es­pe­cial.

Hay tam­bién una nue­va men­ta­li­dad en los más jó­ve­nes, mu­cho más ga­na­do­ra y sin los com­ple­jos de in­fe­rio­ri­dad que pa­re­cie­ron ca­rac­te­ri­zar­nos. La ge­ne­ra­ción de nue­vos de­por­tis­tas -pa­ra quie­nes los lí­mi­tes no pa­re­cen exis­tir- dan cuen­ta de es­te ím­pe­tu, que de­be­ría ser fo­men­ta­do con po­lí­ti­cas que per­mi­tan ca­na­li­zar es­te ta­len­to de cla­se mun­dial.

Qui­zás don­de aún se ob­ser­va ma­yor re­za­go es en el en­fo­que de las po­lí­ti­cas edu­ca­cio­na­les. En es­ta edi­ción se da cuen­ta de que fe­nó­me­nos co­mo la au­to­ma­ti­za­ción cam­bia­rán de ma­ne­ra ra­di­cal -y en muy po­co tiem­po- el mer­ca­do la­bo­ral, lo que ha­ce in­dis­pen­sa­ble do­tar a los más jó­ve­nes de nue­vas com­pe­ten­cias. La­men­ta­ble­men­te la re­for­ma edu­ca­cio­nal en cur­so va en otra di­rec­ción, lo que ha­ce ne­ce­sa­rio una reorien­ta­ción ha­cia el si­glo XXI.

Fis­cal ge­ne­ral de EE.UU. se con­vier­te en nue­va víc­ti­ma de ata­ques me­diá­ti­cos de Trump

Las con­ti­nuas crí­ti­cas de Do­nald Trump y sus ase­so­res en lo que pa­ra mu­chos se ha con­ver­ti­do en una gue­rra de des­gas­te con­tra el fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions, en me­dio de la in­ves­ti­ga­ción por los vínculos de la ad­mi­nis­tra­ción con Ru­sia, han le­van­ta­do su­po­si­cio­nes de una even­tual des­ti­tu­ción.

The Guar­dian. T. Timm, Reino Uni­do | 26.07.2017

Ses­sions es­tá ejer­cien­do más po­der so­bre mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses que cual­quier otro miem­bro del ga­bi­ne­te de Trump, y es un desas­tre ab­so­lu­to pa­ra los de­re­chos y las li­ber­ta­des ci­vi­les y la re­for­ma de la justicia pe­nal. Si Trump quie­re des­pe­dir­lo, que lo ha­ga (...). Es di­fí­cil ima­gi­nar que al­guien po­dría ha­cer más da­ño en esa po­si­ción que Ses­sions.

CNN. Jill Fi­li­po­vic, EE.UU. | 25.07.2017

Trump no pue­de des­pe­dir a Ses­sions, no sin crear un escándalo na­cio­nal. En su lu­gar, apa­ren­te­men­te ha de­ci­di­do re­pren­der pú­bli­ca­men­te y hu­mi­llar al fis­cal has­ta que di­mi­ta. Es un es­pec­tácu­lo de­pri­men­te. Pe­ro los li­be­ra­les no de­ben de­rra­mar lá­gri­mas por Ses­sions.

New York Ti­mes. Ross Dout­hat, EE.UU. | 26.07.17

Se pue­de ser tan leal co­mo Jeff Ses­sions y aun así su­frir las consecuencias de una ver­dad sim­ple e in­elu­di­ble: Es­te presidente no de­be ser el presidente, y cuan­to an­tes no lo sea, me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.