“Sé que me van a mi­rar por ser jo­ven”

El ar­gen­tino, de 32 años, pro­yec­ta su es­ta­día en Chi­le. Se es­tre­na­rá en el Tran­si­ción con­tra Co­lo Co­lo.

La Tercera - - DEPORTES - Fer­nan­do Con­tre­ras A.

Con 32 años, es uno de los téc­ni­cos más jó­ve­nes del Tran­si­ción. El ar­gen­tino Ni­co­lás Lar­ca­món se alis­ta pa­ra di­ri­gir An­to­fa­gas­ta.

Us­ted es­ta­ba en Ve­ne­zue­la, desa­rro­llan­do un pro­yec­to con el De­por­ti­vo An­zoá­te­gui... ¿Có­mo se ges­tó su arri­bo a An­to­fa­gas­ta?

La si­tua­ción en Ve­ne­zue­la, so­bre to­do en lo so­cial, ha­cía que no tu­vie­ra in­ten­cio­nes de con­ti­nuar, más allá del pro­ce­so de­por­ti­vo, que es­ta­ba avan­zan­do bien. Ya te­nía to­ma­da la de­ci­sión de de­jar el país. Sur­gie­ron opor­tu­ni­da­des en Ve­ne­zue­la mis­mo y en Ar­gen­ti­na, de la Se­gun­da, pe­ro cuan­do re­ci­bí es­te ofre­ci­mien­to pa­ra en­ca­be­zar es­te pro­yec­to no lo pen­sé dos ve­ces y vi­ne a Chi­le.

¿Cuál es el pro­yec­to?

La idea es que el equi­po se in­ser­te de lleno en la Primera. Que se con­vier­ta en un club que pe­lee arri­ba.

¿Y con qué se en­con­tró? ¿Es­ta­ban las con­di­cio­nes?

Al prin­ci­pio, ob­via­men­te, te­nía un mon­tón de in­te­rro­gan­tes. Me di cuen­ta de que era un equi­po acos­tum­bra­do a sal­var­se del des­cen­so, a pe­lear por per­ma­ne­cer. El desafío es lin­do. Di­se­ña­mos un plan­tel, in­ten­tan­do su­plir a los que se fue­ron y es­ta­mos avan­zan­do.

Eli­mi­na­ron a Co­bre­loa en Co­pa Chi­le. Una bue­na ma­ne­ra de em­pe­zar...

Sí, es­ta­mos con­for­mes, sa­bien­do que que­dan los úl­ti­mos re­to­ques por ha­cer. Han lle­ga­do ju­ga­do­res que nos van a je­rar­qui­zar. A par­tir de los pri­me­ros par­ti­dos, se­gui­mos ana­li­zan­do el plan­tel y to­man­do de­ci­sio­nes.

¿Cuál es la primera me­ta?

Lo pri­me­ro es dar­le una iden­ti­dad al equi­po. Quie­ro un equi­po di­ná­mi­co, siem­pre protagonista. Que, in­de­pen­dien­te del ri­val y la can­cha, eje­cu­te ac­cio­nes pa­ra bus­car el par­ti­do. Ju­gar siem­pre, con ca­pa­ci­dad de fle­xi­bi­li­zar, de ade­cuar­nos al ri­val. Apro­ve­char nues­tras vir­tu­des y las fa­len­cias del ri­val. Quie­ro un equi­po muy agre­si­vo.

Esa de­fi­ni­ción se pa­re­ce mu­cho a la de otros téc­ni­cos. ¿En quién se re­fle­ja?

Uno siem­pre tie­ne guías de los que to­mar li­nea­mien­tos, tan­to me­to­do­ló­gi­cos co­mo de fi­lo­so­fía de jue­go, de for­ma de li­de­rar el gru­po. Pe­ro siem­pre hay que ajus­tar­se. No to­dos los equi­pos son igua­les. Me gus­tan los en­tre­na­do­res que pro­po­nen jue­go ofen­si­vo y pre­sio­nan al­to. Si hay que ha­blar de nom­bres pro­pios di­ría Ga­llar­do, Klopp, Sampaoli...

¿Cuál va a ser la for­ta­le­za de An­to­fa­gas­ta?

Se­rá im­por­tan­te el sen­ti­do de per­te­nen­cia. Que­re­mos ge­ne­rar ese sen­ti­mien­to. Ha­ce­mos mu­cho hin­ca­pié en for­ta­le­cer la co­ne­xión gru­pal y, a par­tir de eso, en­con­trar so­lu­cio­nes.

De Ve­ne­zue­la a Chi­le. ¿Un pa­so ade­lan­te?

Ab­so­lu­ta­men­te. Es­tar acá es un gran pa­so. Es­toy muy en­tu­sias­ma­do. En Chi­le hay se­rie­dad y or­ga­ni­za­ción.

¿As­pi­ra al tí­tu­lo?

Uno siem­pre as­pi­ra a lo má­xi­mo, pe­ro hay que ser cons­cien­te de los pla­zos. En lo in­me­dia­to, pen­sa­mos en em­pe­zar bien e ir en­con­tran­do un fun­cio­na­mien­to. Ése tie­ne que ser el ob­je­ti­vo del se­mes­tre. Des­pués, la pa­ri­dad po­dría dar­nos al­gu­na opor­tu­ni­dad, pe­ro pri­me­ro pien­so en que el equi­po ten­ga una iden­ti­dad.

¿Es una ven­ta­ja o una des­ven­ta­ja ser DT a los 32 años? Es más jo­ven que al­guno de sus pro­pios ju­ga­do­res.

La edad ca­len­da­rio es muy re­la­ti­va. Pue­des ser ma­yor y te­ner as­cen­den­cia so­bre los ju­ga­do­res. Pue­de ser igual si tie­nes la mis­ma edad. O al re­vés. Si no li­de­ras bien, tie­nes com­pli­ca­cio­nes. Tie­ne as­pec­tos po­si­ti­vos, por­que pue­do en­ten­der me­jor la di­ná­mi­ca de la vi­da de los ju­ga­do­res. Uno en­tien­de mu­cho más cuá­les son sus in­quie­tu­des, sus de­seos, sus mie­dos... Pe­ro tam­bién con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

¿En qué sen­ti­do?

En la se­rie­dad, en el res­pe­to, en el men­sa­je. Hay que sa­ber lle­gar. Y hay que ser cons­cien­te de que si eres jo­ven te van a es­tar ob­ser­van­do. Tie­nes que es­tar más pen­dien­te de de­mos­trar. Sé que me van a mi­rar por ser jo­ven y voy a de­mos­trar.

¿Y el de­but? Na­da más y na­da me­nos que ante Co­lo Co­lo en el Mo­nu­men­tal...

Sa­be­mos que en­fren­ta­re­mos a un gran ri­val, que vie­ne en al­za des­pués de ga­nar la Su­per­co­pa. Tie­ne, ade­más, el pe­so in­di­vi­dual de sus fi­gu­ras, una pro­pues­ta de jue­go ofen­si­vo muy cla­ra. Sa­be­mos que te­ne­mos que te­ner una bue­na no­che. La con­cen­tra­ción y la con­tun­den­cia van a ser fun­da­men­ta­les. Pe­ro va­mos a San­tia­go con­fia­dos.

¿Es una pre­sión ex­tra de­bu­tar ante Co­lo Co­lo?

No, al con­tra­rio. Des­pier­ta una mo­ti­va­ción ex­tra. Sa­be­mos que el es­ta­dio va a es­tar lleno. La res­pon­sa­bi­li­dad de lle­gar pre­pa­ra­dos es do­ble. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.