Pos­ta­les de gue­rra

La Tercera - - SOCIEDAD -

La eva­cua­ción de Dun­ker­que no tie­ne el pres­ti­gio del Des­em­bar­co en Nor­man­día o de la Ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do, dos mo­men­tos cul­mi­nan­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. No ten­dría por­qué: aquí no hu­bo avan­ces fron­ta­les ha­cia las fau­ces del enemi­go ni re­sis­ten­cias glo­rio­sas ante el fue­go hos­til. Se tra­tó más bien de un mi­la­gro­so sálvese quien pue­da y de una in­te­li­gen­te ju­ga­da que evi­tó la ma­sa­cre de más de 300 mil mu­cha­chos uni­for­ma­dos en las blan­cas pla­yas del no­roes­te fran­cés. A esas al­tu­ras de la Se­gun­da Gue­rra, en­tre fi­nes de ma­yo y prin­ci­pios de ju­nio de 1940, las fuer­zas ale­ma­nas no te­nían opo­nen­te real en Eu­ro­pa y ti­rar car­ne de ca­ñón a sus tro­pas só­lo hu­bie­ra ter­mi­na­do de li­qui­dar la es­ca­sa mo­ral que les que­da­ba, por ejem­plo, a los bri­tá­ni­cos.

En Dun­ker­que, de Ch­ris­top­her No­lan, se cuen­ta la ope­ra­ción pa­ra res­ca­tar a las tro­pas de ese país (de los fran­ce­ses aquí na­die se acuer­da) des­de tres pun­tos de vis­ta: el de un sol­da­do (Fionn Whi­tehead) en las pla­yas co­lor bei­ge, el de un pi­lo­to (Tom Hardy) en el cie­lo azul y el de un ci­vil (Mark Ry­lan­ce) que na­ve­ga en su em­bar­ca­ción blan­ca por el Canal de la Man­cha. El sol­da­do y sus com­pa­ñe­ros só­lo quie­ren huir del in­fierno y su tra­ve­sía se com­pon­drá de nau­fra­gios, ata­ques de sub­ma­ri­nos y bom­bar­deos ale­ma­nes. El avia­dor es un as de las nu­bes y un hé­roe frío que no te­me que­dar sin com­bus­ti­ble con tal de per­se­guir a los ale­ma­nes has­ta el fin del mun­do. El buen se­ñor del bo­te es un pa­dre ab­ne­ga­do cu­yo hi­jo tam­bién fue a la gue­rra y só­lo quie­re ayu­dar a res­ca­tar a al­gu­nos mu­cha­chos, mu­chos de ellos de la mis­ma edad de su re­to­ño.

Co­mo Ch­ris­top­her No­lan es de aque­llos ci­neas­tas que con­fían tan­to en el po­der de las imá­ge­nes co­mo en los jue­gos del tiem­po, en Dun­ker­que se cuen­tan es­tas tres his­to­rias a tra­vés de di­ver­sas lí­neas tem­po­ra­les (una pa­sa en una se­ma­na, otra trans­cu­rre en un día, la ter­ce­ra su­ce­de en ape­nas una ho­ra) que en al­gún mo­men­to se jun­tan. Es el ti­po de rom­pe­ca­be­zas que vie­ne ha­cien­do des­de Me­men­to (2000) y que re­pi­tió en El ori­gen (2010) e In­te­res­te­lar (2014), y que tal vez fun­cio­na me­jor en la cien­cia fic­ción o en un thriller que en un fil­me de gue­rra. Lle­ga un mo­men­to en Dun­ker­que en que uno ya no quie­re ju­gar más al de­tec­ti­ve de pis­tas y pre­fe­ri­ría que el rea­li­za­dor se de­ci­die­ra por uno de los tres sen­de­ros que re­co­rre. Pa­ra decirlo en tér­mi­nos con­cre­tos, una pe­lí­cu­la de gue­rra ne­ce­si­ta más co­ra­zón y me­nos cálcu­lo.

No hay que en­ga­ñar­se: Dun­ker­que crea al­ta ten­sión y No­lan, sin du­da un au­tor con pun­to de vis­ta y sen­ti­do del es­pec­tácu­lo, uti­li­za la mag­ní­fi­ca mú­si­ca de Hans Zim­mer ca­si co­mo otro per­so­na­je, desa­rro­llan­do pa­sa­jes an­gus­tian­tes, mo­men­tos de­ci­si­vos, sen­sa­cio­nes de­fi­ni­ti­vas. Tie­ne ade­más la gran vir­tud de ser una de las po­cas pe­lí­cu­las del Hollywood re­cien­te que con­fía en su pues­ta en es­ce­na y re­du­ce los diá­lo­gos a lo esen­cial. Sin em­bar­go, eso no bas­ta. Ca­da vez que co­mien­za un nue­vo y su­bli­me pa­sa­je, el rea­li­za­dor lo cor­ta pa­ra in­tro­du­cir su dis­po­si­ti­vo de re­lo­je­ría e ir a otro mo­men­to y lu­gar en la tra­ma, co­mo una su­ce­sión de coitus in­te­rrup­tus. Pa­ra ha­cer gran­des pe­lí­cu­las no bas­tan las co­lec­cio­nes de clips. DI­REC­TOR: CH­RIS­TOP­HER NO­LAN. Con Fionn Whi­tehead, Tom Hardy, Mark Ry­lan­ce, Ken­neth Bra­nagh, Harry Sty­les. 106 mi­nu­tos. EE.UU./Gran Bre­ta­ña/Ho­lan­da/Fran­cia. 2017. TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.