OJA­LÁ AL­GUNO DE NUES­TROS CAN­DI­DA­TOS SEA CA­PAZ DE AR­TI­CU­LAR UNA VI­SIÓN CO­MO LA DE MA­CRON QUE SU­PERE NUES­TRA HIS­TO­RIA DE DES­EN­CUEN­TROS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La elec­ción de Em­ma­nuel Ma­cron en Fran­cia le ha da­do nue­vos ai­res a la eco­no­mía eu­ro­pea. No sa­be­mos cuál se­rá el éxi­to de su gestión, pe­ro su li­ber­tad de los es­te­reo­ti­pos que han di­vi­di­do a los fran­ce­ses au­gu­ra bien pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to del eu­ro y de la Unión Eu­ro­pea en ge­ne­ral. Lo re­fres­can­te de Ma­cron es la di­fi­cul­tad que uno tie­ne de ca­ta­lo­gar­lo co­mo de iz­quier­da o de de­re­cha. Viene del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés, un par­ti­do ape­ga­do a los sindicatos y a la in­je­ren­cia del Es­ta­do en la eco­no­mía. Sin em­bar­go, sus plan­tea­mien­tos, sin re­nun­ciar al rol del Es­ta­do de ve­lar por los in­tere­ses de los ciu­da­da­nos, nos dan la es­pe­ran­za que una eco­no­mía ex­ce­si­va­men­te rí­gi­da fi­nal­men­te va a su­pe­rar las ideo­lo­gías del pa­sa­do. No es­ta­mos en pre­sen­cia de una fi­gu­ra equi­dis­tan­te de la iz­quier­da y la de­re­cha, sino de al­guien que quie­re su­pe­rar esa di­co­to­mía pa­ra lle­gar a una sín­te­sis su­pe­rior. To­mar de la iz­quier­da el ideal de crecimiento con equi­dad; to­mar de la de­re­cha la im­por­tan­cia de la ini­cia­ti­va in­di­vi­dual pa­ra la crea­ción de ri­que­za.

No­so­tros nos en­fren­ta­mos a una elec­ción pre­si­den­cial den­tro de po­cos me­ses. Oja­lá al­guno de nues­tros can­di­da­to(a)s sea ca­paz de ar­ti­cu­lar una vi­sión co­mo la de Ma­cron. Va­le de­cir, que su­pere nues­tra pro­pia his­to­ria de des­en­cuen­tros, que nos per­mi­ta fi­nal­men­te so­bre­po­ner­nos a los trau­mas del pa­sa­do, que al­gu­nos con­si­de­ran le­ga­do de la dic­ta­du­ra mi­li­tar, otros del “so­cia­lis­mo con gus­to a em­pa­na­da y vino tin­to”.

¿A qué me re­fie­ro con es­ta re­fle­xión? En primer lu­gar, a cla­ri­fi­car ob­je­ti­vos. Ellos son dos. Uno es re­cu­pe­rar la in­ver­sión y el crecimiento pa­ra ha­cer de Chi­le en el pe­río­do más cor­to posible una so­cie­dad eco­nó­mi­ca­men­te desa­rro­lla­da. El otro, que el crecimiento sea com­par­ti­do por to­dos y que lo­gre­mos ins­ta­lar una igual­dad real de opor­tu­ni­da­des sin im­por­tar la cu­na.

Lue­go vie­nen los me­dios. ¿Có­mo lo­gra­re­mos esos ex­cel­sos ob­je­ti­vos que, creo, to­dos los chi­le­nos po­de­mos com­par­tir? ¿Va­le la pe­na en­fras­car­nos en dispu­tas sem­pi­ter­nas so­bre si el Es­ta­do o el mer­ca­do nos van a lle­var a esa so­cie­dad que año­ra­mos? ¿O con­ti­nuar de­ba­tién­do­nos en la ani­mad­ver­sión a los sub­si­dios a la de­man­da por par­te de unos o a la pro­vi­sión pú­bli­ca por par­te de otros? En es­tas ma­te­rias de­be­mos ser ab­so­lu­ta­men­te prag­má­ti­cos. Con las ca­pa­ci­da­des reales del Es­ta­do (no las idea­les o las que ima­gi­na­mos) y las for­ta­le­zas y li­mi­ta­cio­nes que tie­nen nues­tros mer­ca­dos de ver­dad (no los que ima­gi­na­mos en nues­tros mo­de­los teó­ri­cos), ¿qué nos con­vie­ne hoy? Si una po­lí­ti­ca pú­bli­ca que uti­li­ce a los mer­ca­dos nos acer­ca a nues­tro ideal de so­cie­dad, bien­ve­ni­da sea ella. Tam­bién ne­ce­si­ta­mos un Es­ta­do moderno y ca­paz de ve­lar por el in­te­rés co­mún.

Un Ma­cron chi­leno se­rá aquel po­lí­ti­co (o aque­lla po­lí­ti­ca) que ten­ga la sa­bi­du­ría y pru­den­cia pa­ra dar el pa­so que el país ne­ce­si­ta, que es­té más allá de los trau­mas que nos han se­pa­ra­do y que lo­gre unir­nos en pos de un país me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.