Tú­nez aprue­ba una ley his­tó­ri­ca con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro

La nue­va nor­ma, que cas­ti­ga “to­das las vio­len­cias con­tras las mu­je­res”, es pio­ne­ra en el mun­do ára­be. Tam­bién ti­pi­fi­ca co­mo de­li­to el aco­so se­xual.

La Tercera - - MUNDO - Ri­card Gon­zá­lez (El País)

Tú­nez dio un pa­so his­tó­ri­co pa­ra el avan­ce de los derechos de la mu­jer. El Par­la­men­to tu­ne­cino apro­bó la no­che del miér­co­les una ley pa­ra pre­ve­nir y cas­ti­gar “to­das las vio­len­cias con­tra las mu­je­res”, una le­gis­la­ción pio­ne­ra en to­da la re­gión. En­tre las prin­ci­pa­les no­ve­da­des, la nue­va nor­ma su­pri­me el in­fa­me ar­tícu­lo 227 bis del Có­di­go Pe­nal, que per­mi­tía al vio­la­dor de una me­nor evi­tar una pe­na de cár­cel si se ca­sa­ba con la víc­ti­ma. Aho­ra, quien man­ten­ga re­la­cio­nes se­xua­les con una me­nor de 16 años se pue­de en­fren­tar a 20 años de cár­cel o in­clu­so a ca­de­na per­pe­tua, en fun­ción del con­tex­to; se­rán cin­co años de de­ten­ción si la jo­ven tie­ne en­tre 16 y 18 años. La nue­va ley in­clu­ye tam­bién el de­li­to de aco­so se­xual —un enor­me pro­ble­ma en Tú­nez—, in­clui­do el ver­bal, pa­ra el que dis­po­nen mul­tas de unos 1.000 di­na­res (unos 350 eu­ros).

Aun­que la Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca de 2014, apro­ba­da des­pués de la re­vo­lu­ción, ins­ta al Es­ta­do a pro­te­ger a las mu­je­res que su­fren mal­tra­to, se ha­bía avan­za­do po­co en es­te te­rreno. Se­gún los es­tu­dios, la vio­len­cia con­tra la mu­jer, so­bre to­do en el seno de la fa­mi­lia, es una enor­me la­cra en es­te país ma­gre­bí. Por es­ta razón, la apro­ba­ción de una ley in­te­gral con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro cons­ti­tuía una vie­ja de­man­da de las aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas tu­ne­ci­nas. “Es un mo­men­to muy emo­cio­nan­te y es­ta­mos or­gu­llo­sos de Tú­nez , de ha­ber po­di­do unir­nos al­re­de­dor de un pro­yec­to his­tó­ri­co”, de­cla­ró la mi­nis­tra de la Mu­jer, Na­ziha Laa­bi­di.

El tex­to, que en­tra­rá en vi­gor den­tro de seis me­ses, re­co­ge im­por­tan­tes avan­ces en di­ver­sos ám­bi­tos y sa­tis­fa­ce las am­bi­cio­nes de las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil. En el ám­bi­to de la ex­plo­ta­ción de las me­no­res, por ejem­plo, las per­so­nas que uti­li­cen en el ser­vi­cio do­més­ti­co a ni­ñas me­no­res de edad se en­fren­ta­rán a pe­nas de pri­sión de en­tre tres y seis me­ses. Uno de los as­pec­tos que sus­ci­tó un lar­go de­ba­te en el he­mi­ci­clo el pa­sa­do miér­co­les fue la cues­tión de la edad de ma­du­rez se­xual. Fi­nal­men­te, se am­plió de los 13 años, de la le­gis­la­ción ac­tual, a los 18 años.

“Es­ta­mos muy con­ten­tas. Con­tar con una ley que cas­ti­ga to­das las vio­len­cias, in­clui­das la po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y psi­co­ló­gi­cas, es un pro­gre­so enor­me”, ex­pli­ca Mo­nia Ben Ja­mai, pre­si­den­ta de la As­so­cia­tion Tunisienne de Fem­mes De­mo­cra­tes, la his­tó­ri­ca en­ti­dad de de­fen­sa de los derechos de la mu­jer.

De acuer­do con un com­ple­to es­tu­dio es­ta­tal rea­li­za­do en 2010, más de la mi­tad de las tu­ne­ci­nas de­cla­ra ha­ber sido víc­ti­ma de agre­sio­nes fí­si­cas. En la ma­yo­ría de ca­sos, el au­tor es un fa­mi­liar o bien la pa­re­ja. “La ley obli­ga al Es­ta­do a lu­char con­tra la vio­len­cia do­més­ti­ca y le obli­ga a pro­por­cio­nar re­fu­gio a las mu­je­res mal­tra­ta­das. A par­tir de aho­ra, aun­que la mu­jer re­ti­re la de­man­da, co­sa que su­ce­de a me­nu­do, la fis­ca­lía de­be­rá pro­se­guir con el caso”, co­men­ta Ben Ja­mai, que se fe­li­ci­ta por­que el Es­ta­do se ha com­pro­me­ti­do a for­mar a sus fun­cio­na­rios, des­de mé­di­cos a po­li­cías, pa­ra que apli­quen la nue­va nor­ma. De he­cho, prohíbe de for­ma es­pe­cí­fi­ca que los agen­tes se nie­guen a re­gis­trar una de­nun­cia de vio­len­cia de gé­ne­ro.

En 1956, po­co des­pués de su in­de­pen­den­cia, la si­tua­ción le­gal de la mu­jer avan­zó gra­cias a la pro­mul­ga­ción de un nue­vo Có­di­go de la Fa­mi­lia ins­pi­ra­do en el fran­cés. Sin em­bar­go, la men­ta­li­dad de la so­cie­dad tu­ne­ci­na, con­ser­va­do­ra y pa­triar­cal, no evo­lu­cio­nó a tal ve­lo­ci­dad. Hoy la mu­jer con­ti­núa pa­de­cien­do la discriminación en mu­chos ám­bi­tos, co­mo el la­bo­ral. La nue­va le­gis­la­ción es­ta­ble­ce “la igual­dad en­tre los gé­ne­ros”, cu­ya pro­mo­ción se in­clui­rá en los cu­rrícu­los es­co­la­res, la nor­ma per­mi­te de­nun­ciar a una em­pre­sa que re­mu­ne­re de for­ma di­fe­ren­te a sus em­plea­dos en fun­ción de su gé­ne­ro. La on­da sís­mi­ca de la Re­vo­lu­ción tu­ne­ci­na, cu­na de la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra Ára­be, ya sa­cu­de in­clu­so los pi­la­res más ín­ti­mos de es­ta so­cie­dad. ●

► Mu­je­res par­ti­ci­pan en mar­zo pa­sa­do en un ac­to por el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer, en Tú­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.