Pro­sas in­fil­tra­das: de po­lí­ti­ca a poe­sía

La Tercera - - PORTADA -

“Fi­del Cas­tro fue un mi­to po­de­ro­so, una ex­tra­or­di­na­ria le­yen­da del si­glo XX y de co­mien­zos del XXI, y no so­lo en His­pa­noa­mé­ri­ca”, es­cri­be Jor­ge Ed­wards en Des­pués de Fi­del, el pri­mer en­sa­yo/cró­ni­ca de Pro­sas in­fil­tra­das. Ed­wards co­no­ció al co­man­dan­te cu­bano en 1971, cuan­do lle­gó a La Habana co­mo en­car­ga­do de ne­go­cios del go­bierno de Salvador Allen­de. Sa­lió me­ses des­pués con la eti­que­ta de per­so­na non gra­ta, por su amis­tad con He­ber­to Pa­di­lla, el poe­ta que ha­bía si­do con­de­na­do por con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. En el vo­lu­men hay cró­ni­cas tam­bién so­bre Oc­ta­vio Paz, Bor­ges y Cor­tá­zar. Y ca­da tan­to apa­re­ce la obra o la fi­gu­ra de Ne­ru­da, quien no con­ge­nió con Cas­tro y al fi­nal de sus días, se­gún Ed­wards, es­ta­ba de­silu­sio­na­do de los so­cia­lis­mos reales. “A él no le gus­ta­ba na­da que la URSS cuan­do mu­rió Krus­chev no le hi­cie­ra un gran ho­me­na­je”, cuen­ta. ¿Por qué el poe­ta nun­ca hi­zo pú­bli­co su des­con­ten­to? “No lo iba a ha­cer, él de­cía que el PC era una fa­mi­lia. Una vez me di­jo ‘El Mer­cu­rio y la de­re­cha se apro­ve­cha­rían de mí’. Pe­ro en Me­mo­rial de Is­la Ne­gra di­ce ‘he leí­do tan­tos poe­mas so­bre el Pri­me­ro de ma­yo, que aho­ra so­lo voy a es­cri­bir so­bre el dos de ma­yo’. Qué más gráfico”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.