Los go­les caen a su peor pro­me­dio

Nue­ve go­les en la pri­me­ra fecha, el peor registro en una jor­na­da de tor­neos cor­tos. Ya se ex­tra­ñan a los ar­ti­lle­ros que se lle­vó el mer­ca­do.

La Tercera - - DEPORTES - Cris­tian Ba­rre­ra M. Por Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo

Si se vuel­ve una cons­tan­te, es pa­ra preo­cu­par­se. Por aho­ra só­lo se que­da en una cu­rio­si­dad estadística, aun­que de las más ne­ga­ti­vas que pue­de ha­ber en es­te de­por­te. La pri­me­ra fecha del Tor­neo de Tran­si­ción es la que acu­mu­la el peor registro de go­les en la his­to­ria de los tor­neos cor­tos del fút­bol chi­leno des­de 2002.

El pro­me­dio lo di­ce to­do. Ape­nas 1,13 go­les por par­ti­do, en los ocho en­cuen­tros que se dispu­taron en­tre vier­nes y do­min­go. Tres par­ti­dos, de he­cho, ter­mi­na­ron con el mar­ca­dor en blan­co (U. Ca­tó­li­caU. Con­cep­ción, Wan­de­rer­sU. Es­pa­ño­la, Co­lo Co­lo-An­to­fa­gas­ta). Y ape­nas un en­cuen­tro aca­bó con tres con­quis­tas, el 2-1 de Au­dax Ita­liano so­bre Pa­les­tino, en La Flo­ri­da.

La cuen­ta, eso sí, de­be apun­tar a la me­dia de go­les por fecha. Por­que en los idas y vuel­tas del fút­bol na­cio­nal, el nú­me­ro de equi­pos de Pri­me­ra Di­vi­sión ha ido va­rian­do ca­da cier­to tiem­po y, por lo mis­mo, tam­bién el nú­me­ro de com­pro­mi­sos que se dispu­ta jor­na­da a jor­na­da.

Son 30 los tor­neos de un se­mes­tre que se han ju­ga­do des­de 2002 has­ta la ac­tua­li­dad. Y nun­ca se ha­bía vis­to una se­quía tan im­por­tan­te de fes­te­jos. Se pue­de atra­buir a la fal­ta de ro­da­je de las es­cua­dras que com­po­nen la ca­te­go­ría de ho­nor del ba­lom­pié crio­llo, pe­ro es­tá cla­ro que en es­te fin de se­ma­na las de­fen­sa les ga­na­ron a las ofen­si­vas. O, en mu­chos ca­sos, la fal­ta de cla­ri­dad en la de­fi­ni­ción se no­tó.

Has­ta los erro­res ar­bi­tra­les de la pri­me­ra fecha, tan co­men­ta­dos úl­ti­ma­men­te, cons­pi­ra­ron con­tra un me­jor pro­me­dio de ano­ta­cio­nes en el ini­cio del cam­peo­na­to. Al ára­be Ro­ber­to Gu­tié­rrez se le anu­ló un gol to­tal­men­te le­gí­ti­mo, por una po­si­ción de ade­lan­to inexis­ten­te, y pe­na­les no co­bra­dos en va­rios co­te­jos. To­do se con­fa­bu­ló con­tra lo más lin­do que ofre­ce el ba­lom­pié.

Si se revi­san los nú­me­ros ab­so­lu­tos, sin pro­me­dios ni na­da, la cuo­ta tam­bién es ne­ga­ti­va pa­ra la pri­me­ra fecha del Tran­si­ción. Ape­nas nue­ve tan­tos, el más ba­jo des­de que se ins­tau­ró es­te ti­po de cam­peo­na­tos se­mes­tra­les co­mo una tó­ni­ca (la ex­cep­ción fue en 2010, a raíz del te­rre­mo­to).

Ya se acu­sa lo que se lle­vó el mer­ca­do: los ar­ti­lle­ros que se fue­ron ano­ta­ron 62 go­les en el úl­ti­mo se­mes­tre.b

Ch­ris­tian Gon­zá­lez A.

Cer­ca de las 15 ho­ras de ayer, Cris­tián Arán jun­tó al plan­tel de O’Hig­gins en el Mo­nas­te­rio Ce­les­te, el cen­tro de prác­ti­cas del equi­po y qui­zás la rea­li­za­ción más tras­cen­den­te del pro­yec­to del que for­mó par­te en los nue­ve años en que es­tu­vo en el club. La re­nun­cia del téc­ni­co ca­sil­den­se, el pri­mer caí­do del Tran­si­ción, ya era ofi­cial. Mi­nu­tos an­tes, la en­ti­dad la ha­bía co­mu­ni­ca­do a tra­vés de una de­cla­ra­ción pú­bli­ca. Tam­bién en­fer­me­dad epi­dé­mi­ca. To­do se vol­vió pre­de­ci­ble, llo­ri­cón, re­dun­dan­te y ce­le­bra­to­rio por obli­ga­ción. Co­mo tan­gos ma­los o el in­su­fri­ble do­cu­men­tal de Kus­tu­ri­ca.

El pro­ble­ma es que lo ma­ra­do­niano se vol­vió ca­non. Y eso desem­bo­có en obras emo­cio­na­les, ca­ren­tes de dis­tan­cia, de to­da de­li­ca­de­za o hu­mor. Es­ta­rán me­jor o peor es­cri­tos, habrá más o me­nos ofi­cio en sus plu­mas, pe­ro que siem­pre lle­gan al mis­mo des­tino: la su­mi­sión chi­llo­na an­te el ído­lo, el gol, el par­ti­do, el himno, la ca­mi­se­ta. Ca­si una li­te­ra­tu­ra del aguan­te. O, al re­vés, el aguan­te dis­fra­za­do de li­te­ra­tu­ra. Es co­mo es­cu­char un ven­de­dor de pes­ca­do o ver­du­ra en la fe­ria: gri­tos dis­tor­sio­na­dos por los al­ta­vo­ces có­ni­cos. Rui­do. con­fir­ma­ba que pa­ra pre­pa­rar el due­lo an­te Co­lo Co­lo eran de­sig­na­dos John Ar­mi­jo y Luis Me­di­na. Jor­ge Ca­bas se­rá el pre­pa­ra­dor fí­si­co. La bús­que­da del re­em­pla­zan­te es­tá en pro­ce­so.

“Soy un agra­de­ci­do de él y de lo que hi­zo. Pro­mo­vió una bue­na can­ti­dad de jó­ve­nes. Su par­ti­da me dio pe­na por eso”, sen­ten­ció Ricardo Abu­mohor, quien re­ve­ló que, con Sam­pao­li en la Ro­ja, Arán re­cha­zó una pro­pues­ta pa­ra la Sub 20 por leal­tad al club.

No pue­do pen­sar en na­da más abu­rri­do que una bio­gra­fía de Jo­sep Guar­dio­la o Pi­pa Hi­guaín (am­bas exis­ten). Tam­po­co esos cuen­tos de fút­bol de ba­rrio o par­ti­dos de ter­ce­ra di­vi­sión (ti­po Atlas la otra pa­sión), don­de se in­ten­ta ha­cer la me­tá­fo­ra de la vi­da a tra­vés del fút­bol. Co­mo si fue­ra la gran no­ve­dad. Ade­más, tan se­rias y gran­di­lo­cuen­tes. Qué es eso de dar­le so­lem­ni­dad de gue­rra he­lé­ni­ca a un par­ti­do en can­cha de tie­rra…

Se­gu­ro que es­ta co­lum­na es in­jus­ta y ar­bi­tra­ria. De­be ha­ber mu­chas obras in­tere­san­tes, bien es­cri­tas, con sus­tan­cia y originales. Sin re­la­ción al­gu­na con mis ale­ga­tos. Pe­ro tan­ta chan­gan­ga épi­ca en el fút­bol me vol­vió un pre­jui­cio­so. Se­pan dis­cul­par­me.

► Luis Marcelo Salas ma­lo­gra el do­min­go una oca­sión cla­rí­si­ma an­te Garcés. LA PEOR FECHA GO­LEA­DO­RA DE CA­DA TOR­NEO COR­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.