El Biel­sa de Es­ta­ción Cen­tral

Oc­ta­vio Con­tre­ras que­dó in­vá­li­do tras ser víc­ti­ma de un asal­to, pa­só 15 años sin pi­sar una can­cha y re­gre­só pa­ra guiar a su equi­po en la Co­pa Enel. El DT re­cal­ca que quie­re in­cul­car en sus pu­pi­los la fi­lo­so­fía de Mar­ce­lo Biel­sa. “Los ni­ños son más re­cep­ti

La Tercera - - DEPORTES - Eduar­do Ortiz

La vi­da de Oc­ta­vio Con­tre­ras es­tu­vo siem­pre li­ga­da al fút­bol. Pri­me­ro por­que va­rios de sus fa­mi­lia­res es­tu­vie­ron in­mer­sos en la ac­ti­vi­dad de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, en­tre ellos el ex de­fen­sa de Co­lo Co­lo Al­fon­so Ne­cu­l­ñir, pe­ro también por­que es­ta ac­ti­vi­dad le per­mi­tió es­tu­diar.

“Si bien no ju­gué al fút­bol de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, mis es­tu­dios su­pe­rio­res se die­ron gra­cias al fút­bol por­que las em­pre­sas don­de tra­ba­ja­ba me pa­ga­ban por ju­gar y con eso me pu­de pa­gar mis es­tu­dios de Pla­ni­fi­ca­ción in­dus­trial”, re­cuer­da Con­tre­ras.

Pe­ro to­do cam­bió en 1997, cuan­do el hoy en­tre­na­dor del re­pre­sen­ta­ti­vo de Es­ta­ción Cen­tral en Co­pa Enel 2017 fue víc­ti­ma de un vio­len­to asal­to en el tra­yec­to a su tra­ba­jo. Oc­ta­vio re­ci­bió un ba­la­zo que lo de­jó en una si­lla de rue­das por el res­to de su vi­da.

“La vi­da me cam­bió por com­ple­to a los 23 años. Ima­gí­na­te lo que fue pa­ra mí, que siem­pre fui de­por­tis­ta, ver a tus ami­gos ju­gar a la pe­lo­ta y tú sin po­der ha­cer­lo. Da pe­na, no que­ría vol­ver nun­ca más a una can­cha”, re­cuer­da Con­tre­ras.

Le­ja­nía que man­tu­vo por más de 15 años. No que­ría sa­ber na­da de la ac­ti­vi­dad que an­tes le apa­sio­nó. Pe­ro en­ton­ces un gru­po de ami­gos de Es­ta­ción Cen­tral lo in­vi­tó a par­ti­ci­par en un proyecto que le de­vol­vió la ale­gría.

Co­mo en su ba­rrio no exis­tían ins­tan­cias pa­ra que ni­ños en­tre 5 y 15 años pu­die­ran ha­cer de­por­te, de­ci­die­ron crear una es­cue­la de fút­bol, hi­cie­ron un lla­ma­do a par­ti­ci­par y fue­ron más de 50 los ni­ños que acu­die­ron.

“Fue ahí cuan­do vol­ví a pi­sar una can­cha, cuan­do me re­en­con­tré con mi pa­sión por el fút­bol. Es­tos ni­ños me hi­cie­ron vol­ver des­pués de 17 años”, re­cuer­da el en­tre­na­dor que tie­ne 44.

Dos años pa­sa­ron des­de el na­ci­mien­to de esa ini­cia­ti­va y en 2017 su equi­po en­fren­ta un de­sa­fío ma­yor. Pues de es­ta es­cue­la sa­lió el re­pre­sen­ta­ti­vo de Es­ta­ción Cen­tral en la edi­ción 2017 de la Co­pa Enel.

Re­to que co­men­zó bien, por­que tras su­pe­rar la des­ven­ta­ja ini­cial, su equi­po lo­gró un apre­ta­do y me­re­ci­do triun­fo por 3-2 an­te Ce­rro Na­via, en su de­but en el cam­peo­na­to de baby fút­bol más im­por­tan­te del país. “Fue un par­ti­do muy di­fí­cil, ellos de­fen­dían muy bien, su ar­que­ro cor­ta­ba muy bien, pe­ro no­so­tros pu­di­mos sa­car el par­ti­do ade­lan­te. Lle­va­mos dos años tra­ba­jan­do y ese tra­ba­jo fue lo que nos per­mi­tió sa­car el par­ti­do ade­lan­te”, co­men­tó el DT de Es­ta­ción Cen­tral.

Y es que Con­tre­ras no pue­de es­con­der su fe­li­ci­dad, ya sea por el triun­fo con­se­gui­do co­mo por la po­si­bi­li­dad que le en­tre­ga el cam­peo­na­to de re­to­mar su pa­sión por el fút­bol, es­ta vez ya no co­mo ju­ga­dor, sino des­de el la­do de la for­ma­ción. “Es­tos ni­ños son los res­pon­sa­bles pa­ra que yo vol­vie­ra al fút­bol. Cuan­do vol­ví a la can­cha sen­tí una fe­li­ci­dad enor­me, tra­ba­jar con es­tos ni­ños es lo me­jor que me ha pa­sa­do”, ex­pre­sa el adies­tra­dor.

Aun­que no son po­cos los que po­drían pen­sar que el he­cho de es­tar en si­lla de rue­das po­dría ge­ne­rar cu­rio­si­dad en­tre sus di­ri­gi­dos, el DT es en­fá­ti­co en se­ña­lar que los me­no­res han to­ma­do su pre­sen­cia de ma­ne­ra na­tu­ral.

“Los ni­ños son más re­cep­ti­vos que los adul­tos, pa­ra ellos es mu­cho más nor­mal que una per­so­na que es­tá en dis­ca­pa­ci­dad se pue­da in­te­grar, ellos in­te­gran a las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das. Ellos me die­ron la po­si­bi­li­dad”, ex­pli­ca.

Y al igual que cuan­do en­tra­ba a la can­cha co­mo ju­ga­dor, Con­tre­ras es­tu­dia y se pre­pa­ra pa­ra guiar a sus di­ri­gi­dos, so­ñan­do qui­zás con emu­lar al que re­co­no­ce es su gran ejem­plo a se­guir: Mar­ce­lo Biel­sa.

Por eso no se can­sa­ba de gri­tar y alen­tar a sus ni­ños en su de­but, pi­dien­do in­ten­si­dad y me­ca­ni­za­ción de mo­vi­mien­tos igual que el ro­sa­rino, to­do pa­ra po­der ase­gu­rar el triun­fo de Es­ta­ción Cen­tral.

“Es­toy fe­liz con lo que die­ron en la can­cha. Ga­nar la co­pa se­ría la fe­li­ci­dad pa­ra ellos y si ellos es­tán fe­li­ces, yo también. Es­te equi­po tie­ne sue­ños, ellos quie­ren ser pro­fe­sio­na­les, es­tán com­pro­me­ti­dos y les va bien en el co­le­gio, por­que también exi­gi­mos en esa par­te”, des­ta­ca el en­tre­na­dor.

“¿Si me gus­ta­ría lle­gar a ser en­tre­na­dor pro­fe­sio­nal? La ver­dad no, me gus­ta la for­ma­ción. Me ins­pi­ro en Biel­sa, creo que él es el maestro. Mi sue­ño es que los ni­ños ha­gan reali­dad sus sue­ños, que es lle­gar a ser ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les, con que uno lle­gue que­do fe­liz”, co­men­ta.

Pe­ro ade­más el di­rec­tor téc­ni­co de Es­ta­ción Cen­tral asu­me que sus di­ri­gi­dos tie­nen una ilu­sión a más cor­to pla­zo, que no es otra que lo­grar que­dar­se con el tí­tu­lo de la Co­pa Enel 2017 y, con eso, ga­nar­se en can­cha la po­si­bi­li­dad de via­jar a Ita­lia. “Em­pe­za­mos es­te cam­peo­na­to con mu­cha ilu­sión, te­ne­mos mu­chas es­pe­ran­zas por­que cree­mos que te­ne­mos un buen equi­po, un equi­po fuer­te. Es­ta­mos com­pe­ne­tra­dos y es­pe­ra­mos sa­lir ade­lan­te”, en­fa­ti­za Oc­ta­vio Con­tre­ras.b

► Oc­ta­vio Con­tre­ras en­tre­ga ins­truc­cio­nes a sus ju­ga­do­res de Es­ta­ción Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.