Los exi­lios y re­gre­sos de Ma­nuel Gue­rre­ro An­te­que­ra

Ma­ña­na se es­tre­na un do­cu­men­tal cen­tra­do en la biografía del hi­jo de uno de los pro­fe­sio­na­les de­go­lla­dos en 1985. El di­rec­tor Se­bas­tián Mo­reno com­ple­ta con Gue­rre­ro un tríp­ti­co so­bre el ré­gi­men mi­li­tar.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pa­blo Ma­rín

DPor es­pa­chos in si­tu aler­ta­ron el 30 de mar­zo de 1985 a los au­di­to­res de Chi­le­na, Coope­ra­ti­va y otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de la apa­ri­ción de tres cuer­pos en la co­mu­na de Pu­dahuel. Eran los ca­dá­ve­res de los pro­fe­sio­na­les co­mu­nis­tas Ma­nuel Gue­rre­ro Ce­ba­llos, San­tia­go Nat­tino y Jo­sé Ma­nuel Pa­ra­da: los “de­go­lla­dos”.

En el arran­que de Gue­rre­ro, el do­cu­men­tal de Se­bas­tián Mo­reno que ma­ña­na lle­ga a sa­las, el au­dio de la ra­dio acom­pa­ña las imá­ge­nes del ha­llaz­go. A po­co an­dar, se es­cu­cha un bre­ve off del pro­pio Ma­nuel Gue­rre­ro An­te­que­ra, hi­jo del pri­me­ro. Ins­ta­la­do en el hoy, se le es­cu­cha mien­tras se ven vi­deos y fo­tos de los mul­ti­tu­di­na­rios fu­ne­ra­les. Imá­ge­nes de ca­rro­zas con ban­de­ras del PC y de un mu­cha­cho que vis­te po­le­ra co­lor ama­ran­to y que li­de­ra la pro­ce­sión al ce­men­te­rio.

Ese chi­qui­llo, que en aquel tiem­po se pre­sen­ta­ba a sí mis­mo co­mo “un ni­ño de 14 años” y que se di­ri­gió en la men­cio­na­da ce­re­mo­nia fú­ne­bre a una mu­che­dum­bre que lo oyó en si­len­cio, es el pro­ta­go­nis­ta de una his­to­ria du­ra y en­re­ve­sa­da. Un re­la­to que no pue­de ni quie­re ob­viar el he­cho de es­tar fren­te a un “hi­jo de”, pe­ro que en­tien­de que es ape­nas un co­mien­zo.

También rea­li­za­dor, en­tre otras no fic­cio­nes, de La ciu­dad de los fo­tó­gra­fos (2006) y Ha­beas cor­pus (2015), Mo­reno ins­cri­be a es­tas dos rea­li­za­cio­nes y su nuevo lar­go en una tri­lo­gía en torno al ré­gi­men de Au­gus­to Pi­no­chet y sus con­se­cuen­cias. Sin pri­sa, la rea­li­za­ción del fil­me se desa­rro­lló a lo lar­go de sie­te años y al­go más. Los pri­me­ros re­gis­tros rea­li­za­dos por Mo­reno co­rres­pon­den a la vic­to­rio­sa cam­pa­ña de Gue­rre­ro An­te­que­ra pa­ra con­ver­tir­se en con­ce­jal en la co­mu­na de Ñu­ñoa por el pac­to de iz­quier­da ex­tra­par­la­men­ta­ria Jun­tos Po­de­mos Más (2008, oca­sión en que pro­cla­ma: “Par­ti­mos por Ñu­ñoa y va­mos por el país”).

Lue­go vie­ne un se­gui­mien­to y un re­gre­so a los lu­ga­res de in­fan­cia y ju­ven­tud, acom­pa­ña­dos de un pro­di­gio­so set de imá­ge­nes de ar­chi­vo que, co­mo en las otras cin­tas de es­te tríp­ti­co, aso­man co­mo una no­ve­dad pa­ra los es- pec­ta­do­res de a pie, in­clu­so pa­ra aque­llos más fa­mi­lia­ri­za­dos con el ám­bi­to de los de­re­chos hu­ma­nos y de la re­pre­sión dic­ta­to­rial.

To­do co­men­zó, se­gún cuen­ta Mo­reno, en el es­treno de La ciu­dad de los fo­tó­gra­fos, oca­sión en que se re­en­con­tró con Gue­rre­ro tras lar­go tiem­po. Más tar­de, el se­gun­do le cuen­ta al pri­me­ro su iti­ne­ra­rio per­so­nal. Ahí le re­sul­ta cla­ro, pro­si­gue el do­cu­men­ta­lis­ta, que es­ta es­pe­cie de víc­ti­ma de las cir­cuns­tan­cias po­día y de­bía ser fil­ma­da. “Ahí co­mien­zo a se­guir­lo”, pro­si­gue Mo­reno, quien re­cuer­da que “el ro­da­je pro­pia­men­te tal” tu­vo lu­gar en­tre 2010 y 2012, pa­ra que a fi­nes de 2016 es­tu­vie­ra el fil­me lis­to.

Ro­dar sig­ni­fi­có abor­dar una biografía mo­ve­di­za. Ir con Gue­rre­ro, por ejem­plo, a Bu­da­pest, es­ca­la ini­cial del pri­me­ro de sus exi­lios, a un set de edi­fi­cios que pa­ra me­dia­dos de los 70 es­ta­ba re­cién cons­trui­dos y don­de el pe­que­ño Ma­nuel, cu­yo pa­dre ha­bía si­do de­te­ni­do en ju­nio de 1976 por el Co­man­do Con­jun­to, tra­bó amis­tad con Pa­blo, el hi­jo de un de­te­ni­do des­apa­re­ci­do. El re­en­cuen­tro en­tre am­bos mar­ca un peak emo­ti­vo del do­cu­men­tal.

También hu­bo un via­je a Mos­cú y más tar­de, cuan­do el matrimonio de sus pa­dres se res­que­bra­ja pe­se a los es­fuer­zos del PC chi­leno por evi­tar­lo, Ma­nuel, su her­ma­na y su ma­dre las em­pren­den ha­cia Bar­ce­lo­na. Pe­ro no se que­da­rán mu­cho tiem­po, pues Ma­nuel pa­dre ha de­ci­di­do re­gre­sar a Chi­le, pe­se a los pe­li­gros, y los su­yos ter­mi­nan si­guien­do sus pa­sos. Co­rría 1984.

Gue­rre­ro Ce­ba­llos, ins­ta­la­do co­mo di­ri­gen­te de la Aso­cia­ción Gre­mial de Edu­ca­do­res de Chi­le (Agech, con pre­do­mi­nio del PC), ha­bía con­se­gui­do ha­cía po­co un tra­ba­jo de inspector en el Co­le­gio La­ti­noa­me­ri­cano de In­te­gra­ción, es­pa­cio edu­ca­ti­vo que aco­gió a re­tor­na­dos del exi­lio. Y en la puer­ta del co­le­gio, en Los Leo­nes con El Ver­gel, fue de­te­ni­do jun­to al so­ció­lo­go Jo­sé Ma­nuel Pa­ra­da, apo­de­ra­do del co­le­gio, por miem­bros de la Di­com­car.

Gue­rre­ro An­te­que­ra, ad­mi­nis­tran­do el do­lor de al­gún mo­do, da­ba tes­ti­mo­nio au­dio­vi­sual en los me­ses si­guien­tes. Alumno en ese tiem­po del “La­tino”, di­ce ha­ber es­cu­cha­do ve­nir de la ca­lle el chi­rriar de las llan­tas y ha­ber pen­sa­do en su pa­pá. Ha­ber sa­bi- do que ve­nían por él, co­mo vi­nie­ron nue­ve años an­tes. Lue­go, en apa­ri­cio­nes pú­bli­cas y re­gis­tros más ín­ti­mos ha­bla­ría de jus­ti­cia y de ven­gan­za. Par­ti­ci­pa­ría en mi­ti­nes y mar­chas, al­gu­nas ve­ces jun­to a la ima­gen del pro­ge­ni­tor. Pe­ro las ame­na­zas y vio­len­cias pa­de­ci­das lo per­sua­die­ron de ini­ciar un se­gun­do exi­lio: vi­vió en Sue­cia, también en Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca en el pe­río­do de la caí­da del Muro de Ber­lín. En los 90 em­pren­de­ría el se­gun­do retorno.

A ve­ces cán­di­do y emo­cio­nal, otras tan­tas atra­ve­sa­do por el do­lor, Gue­rre­ro An­te­que­ra aso­ma co­mo un pri­mo no tan le­jano de esos otros “hi­jos de” la iz­quier­da sa­cu­di­da por el On­ce, vi­si­bles des­de Mi vi­da con Car­los ( 2009) de Ger­man Berger-Hertz has­ta El eco de las can­cio­nes (2010) de An­to­nia Ros­si has­ta y El edi­fi­cio de los chi­le­nos (2010) de Ma­ca­re­na Aguiló. “La his­to­ria de ese ni­ño que cre­ce en­fren­ta­do a las con­se­cuen­cias de la Gue­rra Fría”, co­mo la lla­ma Mo­reno, su­ma un nuevo ja­lón en esa his­to­ria a la que, a su jui­cio, si­guen fal­tan­do ca­pí­tu­los: “Los re­la­tos de los hi­jos de las víc­ti­mas di­rec­tas aún son po­co vi­si­bles”.b

► Una ima­gen del do­cu­men­tal: Ma­nuel Gue­rre­ro en el Museo de Cos­mo­náu­ti­ca, en Mos­cú, en 2011.

► Gue­rre­ro An­te­que­ra y su pa­dre en los años 80.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.