“Goic no de­bie­ra ale­jar­se de la pre­si­den­cia del par­ti­do”

Ex mi­nis­tro DC di­ce que “sin ella, se pro­du­jo lo que se pro­du­jo en la jun­ta del fin de se­ma­na pa­sa­do”. Ade­más, sos­tie­ne que hoy “no es­tán las con­di­cio­nes” pa­ra ase­gu­rar un apo­yo re­cí­pro­co en se­gun­da vuel­ta en­tre Goic y Gui­llier.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Al­ber­to La­bra

Ed­mun­do Pé­rez Yo­ma, ex mi­nis­tro y una de las fi­gu­ras his­tó­ri­cas de la DC, ana­li­za una de las se­ma­nas más com­ple­jas que ha en­fren­ta­do el par­ti­do. A su jui­cio, Ca­ro­li­na Goic pue­de sa­lir for­ta­le­ci­da y con ma­yor ni­vel de co­no­ci­mien­to ciu­da­dano, pe­ro plan­tea que de­be con­ti­nuar al man­do de la di­rec­ti­va, a di­fe­ren­cia de lo que ella ha­bía anun­cia­do an­te­rior­men­te.

Con la si­tua­ción ac­tual en la que es­tá el par­ti­do y con Goic ra­ti­fi­can­do su can­di­da­tu­ra, ¿có­mo eva­lúa lo que su­ce­dió?

Siem­pre he de­fi­ni­do lo que pa­só el sá­ba­do co­mo un re­sul­ta­do ma­lo, un re­sul­ta­do que nos ha­cía da­ño y que le ha­cía da­ño a la can­di­da­tu­ra. Pe­ro con el cur­so de los días lo que ha pa­sa­do es que la po­si­ción va­ló­ri­ca de Ca­ro­li­na Goic, esa cru­za­da va­ló­ri­ca en la que ella se ha em­bar­ca­do, ca­ló muy hon­do en la mi­li­tan­cia y en­tre nues­tros par­la­men­ta­rios, que de­ci­die­ron, en un ac­to que yo no re­cuer­do que ha­ya su­ce­di­do an­tes, po­ner to­dos sus pues­tos, a ex­cep­ción de unos po­qui­tos, a dis­po­si­ción de ella. Esa po­si­ción, que es muy res­pe­ta­ble y a mí por lo me­nos me gus­ta mu­cho, fi­nal­men­te triun­fó. Y a ella le ha­ce muy bien y le da un re­im­pul­so a su can­di­da­tu­ra im­pen­sa­do has­ta la se­ma­na pa­sa­da.

Sue­na co­mo que to­do hu­bie­ra si­do pla­nea­do…

Sue­na co­mo que si to­do se hu­bie­ra pla­nea­do, pe­ro no creo que ha­ya es­ta­do pla­nea­do. Fui muy sor­pre­si­vo el re­sul­ta­do de la jun­ta. No fue de­bi­da­men­te con­du­ci­da la jun­ta. Pe­ro, en fin, eso ya es pa­sa­do y lo im­por­tan­te es que es­to se re­sol­vió y hoy por hoy Ca­ro­li­na Goic es la lí­der in­dis­cu­ti­da de la DC, con una po­si­ción va­ló­ri­ca muy fir­me y muy apre­cia­da por no­so­tros, que nos ayu­da a re­cu­pe­rar nues­tra iden­ti­dad y que nos per­mi­te mi­rar el fu­tu­ro con mu­cho más op­ti­mis­mo que la se­ma­na an­te­rior.

¿Us­ted es­pe­ra­ba que ella iba a de­ci­dir con­ti­nuar con su can­di­da­tu­ra?

La ver­dad es que no. Es­to fue una co­sa que nos sor­pren­dió a to­dos. In­clu­so, mo­ti­vó a mu­chos a re­nun­ciar an­ti­ci­pa­da­men­te o a anun­ciar re­nun­cias pre­ci­pi­ta­das. Yo no he con- ver­sa­do con ella, pe­ro me ha im­pre­sio­na­do mu­cho esa re­sis­ten­cia y esa ca­pa­ci­dad de de­cir que ‘es­to es un muy re­sul­ta­do, me voy a dar unos días pa­ra pen­sar­lo’ y per­mi­tir que la in­dig­na­ción que pro­du­jo el re­sul­ta­do de la jun­ta se vol­ca­ra a su fa­vor.

En la DC, sin em­bar­go, va­rios no le perdonan un epi­so­dio: lo que su ma­ri­do pu­bli­có en Fa­ce­book. Mu­chos di­cen que to­do lo que él es­cri­bió es lo que la pro­pia Goic le re­la­tó, ca­si co­mo un desaho­go, en una con­ver­sa­ción ín­ti­ma. Has­ta hoy si­guen pi­dien­do una dis­cul­pa pú­bli­ca de ella, a lo que ella se ne­gó…

Yo no creo que es­to la pue­da afec­tar. Eso pue­de ha­ber si­do pa­ra al­gu­nos un exa­brup­to, y pa­ra otros el sen­ti­mien­to de un ma­ri­do muy afec­ta­do, pe­ro no creo que ten­ga im­por­tan­cia po­lí­ti­ca.

Pe­ro en la DC creen que es lo que la pro­pia Goic le trans­mi­tió…

(Pien­sa). Na­die pue­de sa­ber eso. Pe­ro mi­ra, ¿quién va a sa­car eso? Hoy su can­di­da­tu­ra es­tá ins­ta­la­da, el te­ma de Rin­cón es­tá su­pe­ra­do, pa­ra ella ha si­do una muy bue­na se­ma­na, por­que el gra­do de co­no­ci­mien­to que hay hoy de Ca­ro­li­na Goic es muy su­pe­rior. Se­gun­do, ya se ha su­pe­ra­do el te­ma de que to­dos los par­ti­dos y mu­chos par­la­men­ta­rios creían que la can­di­da­tu­ra de Goic era tes­ti­mo­nial y que iba a ter­mi­nar por ba­jar­se pa­ra que se hi­cie­ra una lis­ta úni­ca… Creo que lo im­por­tan­te es la reac­ción de Ca­ro­li­na Goic y la re­ca­pa­ci­ta­ción que tu­vie­ron los par­la­men­ta­rios del par­ti­do. Hay que re­co­no­cer­les su no­ble­za, por­que se les es­ta­ba acu­san­do de pri­vi­le­giar sus pro­pios cu­pos. Y en un ges­to muy bo­ni­to y bas­tan­te iné­di­to, ellos di­cen ‘no, se­ñor, no es así, y po­ne­mos nues­tros cu­pos a dis­po­si­ción de la pre­si­den­ta del par­ti­do’.

Pe­ro eso no fue só­lo co­mo un ges­to bo­ni­to. Goic pre­sio­nó har­to pa­ra re­ci­bir ese y otros res­pal­dos po­lí­ti­cos.

Pe­ro lo hi­cie­ron. Es un ges­to que se los re­co­noz­co a los dipu­tados.

¿Y por qué no se su­ma­ron los se­na­do­res de la DC a ese ges­to?

Yo creo que no fue ne­ce­sa­rio. Creo que los se­na­do­res la apo­yan com­ple­ta­men­te.

Us­ted di­ce que hay va­rios epi­so­dios su­pe­ra­dos, pe­ro lo de Rin­cón no. Él tie­ne en car­pe­ta re­cu­rrir a tri­bu­na­les o al Tri­cel, y eso po­dría ser un rui­do per­ma­nen­te, al me­nos has­ta el 21 de agos­to, cuan­do se ins­cri­ben las can­di­da­tu­ras par­la­men­ta­rias…

To­do es­to le ha­ce da­ño al pro­pio Rin­cón. Él de­bie­ra re­ca­pa­ci­tar y no se­guir con es­to. Es­to no con­du­ce a na­da. Aquí hay una de­ci­sión po­lí­ti­ca: ni la can­di­da­ta ni el par­ti­do quie­re que Rin­cón sea can­di­da­to. Se­guir y per­sis­tir en es­to se­ría un error por par­te de él… Hu­bo un mal plan­tea­mien­to de la jun­ta. El te­ma de Rin­cón se ha­bía re­suel­to en la jun­ta an­te­rior. O se re­vo­ca­ba o se vo­ta­ba ex­pre­sa­men­te por el ca­so de Rin­cón, pe­ro ha­ber tra­ta­do de me­ter­lo co­mo su­brep­ti­cia­men­te den­tro de una lis­ta fue una ma­la de­ci­sión. Aho­ra, lo bueno es que Ca­ro­li­na Goic y la di­rec­ti­va tie­nen ple­na au­to­ri­dad pa­ra sa­ber a quién lle­van y a quién no. Y no creo que el Tri­cel ni na­die pue­da de­cir lo con­tra­rio y de­cir ‘no se­ñor, us­ted es­tá obli­ga­do a lle­var a fu­lano o su­tano’.

Us­ted di­ce que fue un mal plan­tea­mien­to de la jun­ta na­cio­nal. Más bien, eso lo plan­teó el con­se­jo na­cio­nal, ins­tan­cia en la que hay mu­chos di­ri­gen­tes cer­ca­nos a Goic. ¿Có­mo se ex­pli­ca esa fór­mu­la que se adop­tó y que per­mi­tió que la can­di­da­tu­ra de Ri­car­do Rin­cón pros­pe­ra­ra?

Ver­da­de­ra­men­te, es inex­pli­ca­ble. No sé qué se les pue­de ha­ber pa­sa­do por la ca­be­za al ha­ber plan­tea­do al­go así. Es ab­so­lu­ta­men­te inex­pli­ca­ble.

Ma­tías Wal­ker asu­mió una suer­te de su­bro­gan­cia en va­rios as­pec­tos al in­te­rior de la di­rec­ti­va, te­mas de los cua­les, al me­nos en la for­ma­li­dad, Goic se mar­gi­nó. ¿Có­mo eva­lúa el rol que ju­gó?

Yo es­pe­ro que Ca­ro­li­na Goic re­to­me la con­duc­ción del par­ti­do. Ella es la lí­der, la pre­si­den­ta del par­ti­do, y es­pe­ro que jue­gue un pa­pel im­por­tan­te en la con­duc­ción por lo me­nos de aquí al 21 de agos­to y más ade­lan­te. Si des­pués ella se apar­ta de la con­duc­ción par­ti­da­ria, ha­brá que ver quién es la per­so­na que va a con­du­cir a la DC. Pe­ro yo creo que ella no de­bie­ra ale­jar­se de la pre­si­den­cia del par­ti­do.

¿Por qué no?

Bueno, por lo que es­tá­ba­mos con­ver­san­do.

O sea, sin ella, ¿con los ac­tua­les di­ri­gen­tes de la me­sa no hay una bue­na con­duc­ción?

Sin ella, se pro­du­jo lo que se pro­du­jo en la jun­ta del fin de se­ma­na pa­sa­do.

Los úl­ti­mos días ha ha­bi­do acer­ca­mien­tos o ges­tos en­tre Goic y Gui­llier, pe­ro en su mo­men­to hu­bo ten­sión. ¿Có­mo se pue­de con­ver­ger ha­cia un apo­yo re­cí­pro­co en se­gun­da vuel­ta?

En pri­mer lu­gar, él tie­ne que des­ple­gar su cam­pa­ña. Te­ne­mos que sa­ber qué pien­sa, qué plan­tea y pa­ra dón­de va. El mo­men­to de de­ci­dir si se va a apo­yar a uno u otro can­di­da­to en se­gun­da vuel­ta es des­pués de la pri­me­ra vuel­ta. An­tes no, por­que has­ta aho­ra Gui­llier no se ha des­ple­ga­do en su cam­pa­ña. Es­tá, más bien, de­di­ca­do a re­co­lec­tar fir­mas, oca­sio­nal­men­te ha­cien­do al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes, pe­ro com­pro­me­ter hoy a un apo­yo ha­cia Gui­llier o ha­cia Ca­ro­li­na Goic en se­gun­da vuel­ta me pa­re­ce que no pro­ce­de, no es cla­ro. Si te­ne­mos dos can­di­da­tos, ca­da uno que se des­plie­gue por su la­do, y ve­re­mos, una vez con el re­sul­ta­do de la pri­me­ra vuel­ta, ver si efec­ti­va­men­te se pue­de o no se pue­de, si eso se da o no se da.

¿Qué no es­tá cla­ro aún pa­ra us­ted pa­ra com­pro­me­ter un apo­yo re­cí­pro­co?

En el fon­do, los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría quie­ren que no­so­tros nos com­pro­me­ta­mos por­que creen que Gui­llier va a ga­nar fá­cil­men­te. Pa­ra no­so­tros eso no es igual. O sea, pa­ra ellos es muy fá­cil de­cir eso, pe­ro pa­ra no­so­tros no.

¿No le dan se­gu­ri­dad y cla­ri­dad las de­fi­ni­cio­nes pro­gra­má­ti­cas de Gui­llier?

No co­noz­co nin­gu­na de­fi­ni­ción pro­gra­má­ti­ca de Gui­llier, ex­cep­to las de su je­fe del área eco­nó­mi­ca, a quien le ten­go mu­cho res­pe­to. Otras co­sas, co­mo qué pien­sa en ma­te­ria de re­la­cio­nes ex­te­rio­res, qué pien­sa de Ve­ne­zue­la, pa­ra mí son una in­cóg­ni­ta to­da­vía.

¿Eso le pro­du­ce cier­to te­mor?

No, te­mor ni na­da. Pe­ro a mí me gus­ta sa­ber qué plan­tea la gen­te que es­tá can­di­da­teán­do­se a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

¿No es­tán las con­di­cio­nes hoy pa­ra ase­gu­rar un even­tual acuer­do pa­ra la se­gun­da vuel­ta?

No, por nin­gún mo­ti­vo. No es­tán las con­di­cio­nes hoy. Creo que se­guir in­ten­tan­do ese ca­mino es un error.

¿Cuál ca­mino?

El ca­mino de tra­tar de lle­gar a un pac­to de ayu­da mu­tua en se­gun­da vuel­ta. Creo que es mu­cho me­jor ver el re­sul­ta­do de las en­cues­tas, pa­ra que sea efec­ti­vo. Por­que si en de­fi­ni­ti­va lo que plan­tea Gui­llier es inacep­ta­ble pa­ra la gen­te que vo­ta por la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, no sa­ca­mos na­da en de­cir ‘mi­re, vo­ten por él’. Es co­mo, no sé, es co­mo un de­seo de ase­gu­rar, y en po­lí­ti­ca es muy di­fí­cil ase­gu­rar tan­tas co­sas.b

► El ex mi­nis­tro Ed­mun­do Pé­rez Yo­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.