La DC, ¿qué si­gue?

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

El pro­ce­so por el que es­tá pa­san­do la DC apa­ren­te­men­te es­tá vien­do la luz. La de­ci­sión de Goic con­di­cio­na­da a la no pos­tu­la­ción de Rin­cón así lo mos­tra­rían. No obs­tan­te, pa­re­ce que el te­ma si­gue a pro­pó­si­to de la de­fen­sa le­gal que po­si­ble­men­te ini­cia­ría Rin­cón. Lue­go de ju­di­cia­li­zar­se el te­ma, las co­sas no se ven muy cla­ras. Rin­cón se trans­for­mó en la man­za­na de la dis­cor­dia en un pro­ce­so que lle­va ya un año (agos­to de 2016). A pe­sar de que la Jun­ta Na­cio­nal ra­ti­fi­có di­cha re­pos­tu­la­ción, lo con­cre­to es que la dispu­ta le­jos de ce­rrar­se se re­pro­du­ce y con­ti­núa. Has­ta aho­ra sis­te­má­ti­ca­men­te el ob­je­ti­vo de sa­car de es­ce­na a Rin­cón ha su­fri­do de­rro­ta tras de­rro­ta en dis­tin­tas ins­tan­cias del PDC, tan­to a ni­vel lo­cal (la jun­ta re­gio­nal de O’Hig­gins) co­mo na­cio­nal (la úl­ti­ma Jun­ta Na­cio­nal y el Tri­bu­nal Su­pre­mo).

Hoy, al pa­re­cer, Goic da su ba­ta­lla fi­nal. Pu­so so­bre la me­sa su can­di­da­tu­ra en un con­tex­to en que, des­pués de to­do, las po­si­bi­li­da­des de lle­var a ca­bo otra Jun­ta Na­cio­nal no exis­tían y los es­pa­cios de ne­go­cia­ción de cu­pos con la NM son es­tre­chos co­mo pa­ra per­mi­tir un acuer­do par­la­men­ta­rio, a pe­sar de que elec­to­ral­men­te be­ne­fi­cia a to­dos los par­ti­dos por el apor­te de vo­tos de la DC.

Más aún, si las de­cla­ra­cio­nes del ma­ri­do de Goic cons­ti­tu­ye­ron una ex­cu­sa a quie­nes que­rían de una vez por to­das ba­jar su can­di­da­tu­ra, la re­nun­cia de Es­pe­jo y sus de­cla­ra­cio­nes (“quie­nes trai­cio­na­ron a su pro­pio par­ti­do no pue­den go­ber­nar”) vi­nie­ron a ga­ti­llar otras di­men­sio­nes del con­flic­to.

En es­te sen­ti­do, si bien has­ta aho­ra Rin­cón ha­bía po­di­do sor­tear to­dos los obs­tácu­los, la ver­dad es que el es­ce­na­rio se ve os­cu­ro pa­ra él, las pre­sio­nes no so­lo vi­nie­ron del en­torno de Goic sino del par­ti­do en su con­jun­to.

Por otra par­te, el que la ban­ca­da pon­ga sus car­gos a dis­po­si­ción, si bien po­día in­ter­pre­tar­se co­mo una se­ñal de sen­ti­da ofen­sa por los di­chos di­ri­gi­dos ha­cia ellos, tam­bién po­dría leer­se co­mo una for­ma de ale­jar­se de Rin­cón y de lo que sig­ni­fi­ca co­mu­ni­ca­cio­nal­men­te el que se los vea co­mo apo­yán­do­lo.

Lue­go, co­mo es­tán las co­sas y la es­tre­chez de los tiem­pos, el da­ño a Rin­cón pa­re­cie­ra que es­tá in­ter­na­li­za­do, no so­lo res­pec­to de los elec­to­res DC sino tam­bién de otros. De he­cho, no es des­ca­be­lla­do pen­sar que sus po­si­bles con­trin­can­tes usen el te­ma en su con­tra en una even­tual (ca­si im­pro­ba­ble) po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en la cam­pa­ña.

Pe­ro, ¿no se­rá és­ta una vic­to­ria pí­rri­ca de Goic? El da­ño cau­sa­do a la cam­pa­ña, al me­nos en tras­pa­ren­tar los di­sen­sos en torno a és­ta son re­la­ti­va­men­te evi­den­tes, pe­ro tam­bién en tér­mi­nos de afec­tar las mo­ti­va­cio­nes y áni­mos.

¿Es es­to un cie­rre o un ca­pí­tu­lo más? ¿Ven­drán más cues­tio­na­mien­tos? Al ver en pers­pec­ti­va el te­ma ca­be pre­gun­tar­se si se tra­ta­ba de un tó­pi­co de la agen­da de Goic, le­gí­ti­mo y no­ble por cier­to, pe­ro que no era ma­yo­ri­ta­ria­men­te com­par­ti­do. En con­se­cuen­cia, lo que si­gue no pa­re­ce ha­ber­se ce­rra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.