LA IZ­QUIER­DA SO­LA (O LA DC SO­LA) DIFÍCILMENTE VA A GO­BER­NAR NI TEM­PRANO NI TAR­DE. LA CEN­TROIZ­QUIER­DA CHI­LE­NA NE­CE­SI­TA SER PO­LÍ­TI­CA­MEN­TE PO­DE­RO­SA.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ma­nuel Mar­fán Eu­ge­nio Guz­mán

Ca­ro­li­na Goic no es mi can­di­da­ta. Aun así me ale­gré que ra­ti­fi­ca­ra su can­di­da­tu­ra. Qué bueno que una per­so­na­li­dad de ni­vel pre­si­den­cial arries­gue su ca­pi­tal po­lí­ti­co por una con­vic­ción re­le­van­te. Tam­bién me ale­gra que la DC se re­com­pon­ga des­pués de su bo­chor­no­sa jun­ta (ad­mi­ra­ble la ca­pa­ci­dad de la DC de re­con­ci­liar­se y per­do­nar­se los unos a los otros tras in­ci­den­tes fe­roz­men­te tó­xi­cos). Con to­do, el ros­tro de la po­lí­ti­ca chi­le­na si­gue sien­do muy feo, aun­que qui­zás aho­ra con una lá­gri­ma aso­ma­da (co­mo en el Re­tra­to de Do­rian Gray).

En par­te mi ale­gría es por­que la DC chi­le­na es la so­cia es­tra­té­gi­ca na­tu­ral de la iz­quier­da so­cial­de­mó­cra­ta (SD). La iz­quier­da so­la (o la DC so­la) difícilmente va a go­ber­nar ni tem­prano ni tar­de. La cons­truc­ción de un Chi­le so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te desa­rro­lla­do, don­de con­vi­va­mos pa­cí­fi­ca­men­te en nues­tra di­ver­si­dad, es la pro­pues­ta co­mún ob­via pa­ra for­jar esa so­cie­dad DC-SD. Pa­ra ello, la cen­troiz­quier­da chi­le­na ne­ce­si­ta ser po­lí­ti­ca­men­te po­de­ro­sa, lo que, a su vez, re­quie­re que sea vis­ta co­mo una op­ción real de go­bierno. La de­re­cha chi­le­na, en cam­bio, es po­de­ro­sa aun­que no go­bier­ne. Y si go­bier­na, más po­de­ro­sa aún.

No soy una per­so­na re­li­gio­sa. Igual me pre­gun­to si exis­ti­rá al­gu­na ana­lo­gía del cie­lo y el in­fierno, pe­ro re­fe­ri­do a la po­lí­ti­ca. ¿Có­mo se­ría ese cie­lo? ¿Có­mo se­ría ese in­fierno? El cie­lo po­lí­ti­co es más fá­cil, vin­cu­la­do di­rec­ta­men­te con lle­gar a la tie­rra pro­me­ti­da (pa­ra la cen­troiz­quier­da, el país del pá­rra­fo an­te­rior). El in­fierno po­lí­ti­co, en cam­bio, es más com­pli­ca­do (el in­fierno de El Dan­te es una es­truc­tu­ra com­ple­ja de círcu­los, don­de los con­de­na­dos su­fren se­gún sus fal­tas). De­ja­ré de la­do el “mega-in­fierno” vin­cu­la­do al au­to­ri­ta­ris­mo y la au­sen­cia de de­mo­cra­cia, y me re­fe­ri­ré só­lo a dos círcu­los que nos ale­jan de la tie­rra pro­me­ti­da.

El pri­me­ro es el de una cla­se po­lí­ti­ca in­tere­sa­da so­lo en re­ele­gir­se, ol­vi­dán­do­se del pro­yec­to país. Don­de el can­di­da­to pre­si­den­cial que im­por­ta no es el lí­der que nos lle­va­rá a la tie­rra pro­me­ti­da, sino que el que ma­xi­mi­za la pro­ba­bi­li­dad de elec­ción de par­la­men­ta­rios. Se tra­ta de una po­lí­ti­ca don­de im­por­ta la em­pa­tía y las con­vic­cio­nes no. El cas­ti­go es la de­ca­den­cia, la au­sen­cia de re­no­va­ción, y, fi­nal­men­te la ex­tin­ción (irre­le­van­cia) po­lí­ti­ca. En chi­leno: so­lo va­le la cal­cu­la­do­ra. El se­gun­do círcu­lo es el cor­po­ra­ti­vis­mo. Es­to es, la de una cla­se po­lí­ti­ca mo­ti­va­da por la pu­ja cor­po­ra­ti­va y la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar mo­vi­li­za­cio­nes. Lo an­te­rior por sí so­lo no es ma­lo. Lo ma­lo es de­jar de la­do el pro­yec­to país pa­ra sa­tis­fa­cer de­man­das ren­tis­tas. Creer que la po­lí­ti­ca con­sis­te en re­pre­sen­tar gru­pos de in­te­rés. El cas­ti­go es el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial. Don­de los hi­jos son in­ca­pa­ces de su­pe­rar a sus pa­dres. Co­mo en el pe­ro­nis­mo. Co­mo en Ve­ne­zue­la. El Dr. Faus­to (de Mar­lo­we, no el de Goet­he) le ven­dió su al­ma al dia­blo a cam­bio de ju­ven­tud. Él co­no­cía el desen­la­ce cuan­do fir­mó ese pac­to. Igual pre­fi­rió una re­tri­bu­ción de cor­to pla­zo. Al fi­nal, arre­pen­ti­do, se fue llo­ran­do y pa­ta­lean­do al in­fierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.