Con­tro­ver­sia por re­lle­nos sa­ni­ta­rios

El ape­go a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal es la me­jor ga­ran­tía de pro­tec­ción a las co­mu­ni­da­des y la lle­ga­da de me­jo­res tec­no­lo­gías en manejo de re­si­duos.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La si­tua­ción que vi­ven los ha­bi­tan­tes de la co­mu­na de Til­til des­pier­ta la na­tu­ral em­pa­tía de la ciu­da­da­nía por los múl­ti­ples po­los de con­ta­mi­na­ción que en­fren­tan, en­tre los que se en­cuen­tran el prin­ci­pal re­lleno sa­ni­ta­rio de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, dos re­la­ves mi­ne­ros, di­ver­sas in­dus­trias con­ta­mi­nan­tes y una plan­ta de cer­dos, to­do lo cual ge­ne­ra ma­los olo­res en los al­re­de­do­res. Es por es­ta ra­zón que la ins­ta­la­ción de una plan­ta de tra­ta­mien­to de re­si­duos in­dus­tria­les de la em­pre­sa Ci­clo, des­per­tó un fuer­te re­cha­zo de la co­mu­ni­dad y ha desata­do to­do ti­po de pro­tes­tas de sus ha­bi­tan­tes, li­de­ra­dos por el al­cal­de, quien in­clu­so ame­na­zó con clau­su­rar el re­lleno sa­ni­ta­rio de la zo­na.

El cues­tio­na­do pro­yec­to -que cuen­ta con tec­no­lo­gía de avan­za­da- po­drá re­ci­bir tres mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de ba­su­ra pro­ve­nien­te de to­do el país y cu­bri­rá una su­per­fi­cie de 43 hec­tá­reas con una vi­da útil de 30 años. En­tre las ra­zo­nes que mo­ti­va­ron a la em­pre­sa a im­pul­sar es­te pro­yec­to se en­cuen­tra el es­ta­do de sa­tu­ra­ción del otro re­lleno sa­ni­ta­rio pa­ra re­si­duos in­dus­tria­les ubi­ca­do en la co­mu­na de Pu­dahuel (que da­ta de 1997), ya que se es­tá que­dan­do sin ca­pa­ci­dad.

Más allá de las en­ten­di­bles crí­ti­cas que pue­da le­van­tar la co­mu­ni­dad de Til­til -cu­yo re­za­go de­be ser ob­je­to de aten­ción prio­ri­ta­ria por par­te del go­bierno cen­tral-, se ha­ce im­pres­cin­di­ble res­guar­dar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal que tie­ne el país, por­que es la for­ma de pro­cu­rar ase­gu­rar que jun­to con un ade­cua­do sis­te­ma de mi­ti­ga­cio­nes que pro­te­ja so­bre to­do a las co­mu­ni­da­des co­lin­dan­tes, tam­bién se es­ti­mu­le la lle­ga­da de em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en el manejo de re­si­duos, que in­cor­po­ren las me­jo­res tec­no­lo­gías. Ello es un círcu­lo vir­tuo­so que fa­vo­re­ce a la pro­pia co­mu­ni­dad, en una ma­te­ria de es­pe­cial com­ple­ji­dad en to­do el mun­do.

El pro­yec­to en cues­tión cuen­ta des­de di­ciem­bre pa­sa­do con la apro­ba­ción de la Co­mi­sión de Eva­lua­ción Am­bien­tal de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na y re­cien­te­men­te aca­ba de re­ci­bir la apro­ba­ción uná­ni­me del Co­mi­té de Mi­nis­tros, in­te­gra­do por los ti­tu­la­res de Me­dio Ambiente, Sa­lud, Eco­no­mía, Agri­cul­tu­ra, Ener­gía y Mi­ne­ría. Es de­cir, la ini­cia­ti­va ha sor­tea­do las va­llas téc­ni­cas y po­lí­ti­cas, dan­do ga­ran­tías a to­das las au­to­ri­da­des de que cum­ple con los al­tos es­tán­da­res que la ley es­ta­ble­ció en ma­te­ria am­bien­tal.

Es la­men­ta­ble que és­te y otros pro­yec­tos de in­ver­sión en­fren­ten al­tos ni­ve­les de in­cer­te­za ju­rí­di­ca. En nues­tro país se ha vuel­to una cons­tan­te la pa­ra­li­za­ción de ini­cia­ti­vas de al­ta en­ver­ga­du­ra por ra­zo­nes aje­nas a las le­ga­les, que pe­se a te­ner los per­mi­sos ne­ce­sa­rios pa­ra co­men­zar su ope­ra­ción, son obs­ta­cu­li­za­dos de­bi­do a la pre­sión que ejer­cen las co­mu­ni­da­des, mu­chas ve­ces in­ci­ta­das por abo­ga­dos y gru­pos am­bien­ta­lis­tas que han desa­rro­lla­do una in­dus­tria del li­ti­gio.

Más preo­cu­pan­te aún es que au­to­ri­da­des lo­ca­les – a ve­ces apo­ya­das por re­pre­sen­tan­tes del Eje­cu­ti­vo o el par­la­men­to- pue­dan desafiar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal y se cons­ti­tu­yan, en los he­chos, en la úl­ti­ma ins­tan­cia no for­mal de apro­ba­ción de un pro­yec­to. Una ini­cia­ti­va que cuen­ta con los per­mi­sos que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal es­ta­ble­ce, de­be lle­var­se a ca­bo aun cuan­do pue­da ge­ne­rar al­gu­nas ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas lo­ca­les, las que de­ben ser abor­da­das me­dian­te ri­gu­ro­sas mi­ti­ga­cio­nes.

Los in­tere­ses que se jue­gan tras las nue­vas san­cio­nes de EE.UU. a Ru­sia

Mos­cú res­pon­dió a las san­cio­nes que anun­ció el Con­gre­so de EE.UU. or­de­nan­do re­du­cir el nú­me­ro de di­plo­má­ti­cos nor­tea­me­ri­ca­nos en Ru­sia, al tiem­po que Eu­ro­pa ma­ni­fes­tó su desacuer­do por có­mo po­drían ver­se afec­ta­dos sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos.

The Guar­dian. Na­ta­lie Nou­gay­rè­de | 31.07. 17

En es­te epi­so­dio la UE dio la im­pre­sión de es­tar de al­gu­na ma­ne­ra de acuer­do con Pu­tin con­tra EE.UU. (...). La co­mi­sión de la UE ac­tuó tec­no­crá­ti­ca­men­te, más preo­cu­pa­da de in­tere­ses em­pre­sa­ria­les que de geo­po­lí­ti­ca. La re­de­fi­ni­ción de las re­la­cio­nes en­tre Eu­ro­pa y EE.UU. ba­jo Trump no es fá­cil. Pe­ro si Eu­ro­pa tie­ne una car­ta que ju­gar en Was­hing­ton, se­gu­ra­men­te es más con el Con­gre­so que con la Ofi­ci­na Oval.

Bloom­berg. Leo­nid Bers­hidsky | 31.07.17

¿Por qué Ru­sia se preo­cu­pa por las san­cio­nes de Oc­ci­den­te pe­se a su ob­via in­ca­pa­ci­dad de al­can­zar ob­je­ti­vos? (...) Eno­jar­se re­fuer­za el men­sa­je in­terno de Pu­tin de un país ro­dea­do de enemi­gos y so­ca­va­do por ru­sos no pa­trio­tas, sub­ver­ti­dos por un Oc­ci­den­te hos­til.

Al Ja­zee­ra. Ro­man Do­brok­ho­tov, Qa­tar | 31.07.17

Ru­sia lle­ga­rá a com­pren­der pron­to la mag­ni­tud de su de­pen­den­cia de Oc­ci­den­te, cuan­do las san­cio­nes afec­ten a em­pre­sas ener­gé­ti­cas ru­sas y sus pro­yec­tos en Eu­ro­pa. Es iró­ni­co que Trump es­té obli­ga­do a fir­mar en gran me­di­da por las cre­cien­tes acu­sa­cio­nes de co­lu­sión con Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.