LE­YES Y MO­DI­FI­CA­CIÓN DE CON­DUC­TAS

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

El De­re­cho no es una cien­cia es­tá­ti­ca. Al con­tra­rio, tal co­mo se­ña­lan fi­gu­ras de la so­cio­lo­gía del de­re­cho co­mo Max We­ber o Fe­li­pe Fu­ci­to, el De­re­cho in­ter­vie­ne y mo­di­fi­ca la cul­tu­ra en la que se in­ser­ta, pro­mo­vien­do o fre­nan­do cier­tas con­duc­tas, se­gún si las per­mi­te o prohí­be. Un ejem­plo es la ley del ta­ba­co: pa­ra mu­chos, in­clu­so fu­ma­do­res, hoy se­ría des­agra­da­ble ver a una per­so­na fu­man­do al in­te­rior de un res­tau­ran­te. La ley del ta­ba­co cam­bió nues­tra for­ma de pro­ce­sar el há­bi­to de fu­mar en lu­ga­res ce­rra­dos, lo que ha cam­bia­do nues­tras con­duc­tas. De he­cho, es pro­ba­ble que hoy se fu­me me­nos en es­pa­cios ce­rra­dos pri­va­dos.

El pro­ble­ma se pro­du­ce a la in­ver­sa: cuan­do se le qui­ta una pe­na a una con­duc­ta con­si­de­ra­da da­ñi­na pa­ra la so­cie­dad, se da la se­ñal de que “no es tan ma­la”. Ge­ne­rar una nor­ma equi­va­le a nor­ma­li­zar la ac­ción. Y es­to es al­go que no se ha ana­li­za­do en pro­fun­di­dad a pro­pó­si­to del pro­yec­to de ley de abor­to: va­rios le­gis­la­do­res que lo han apo­ya­do han di­cho que son con­tra­rios al abor­to —re­co­no­cen su no­ci­vi­dad— y que so­lo bus­can des­pe­na­li­zar­lo en cier­tos ca­sos. Sin em­bar­go, una des­pe­na­li­za­ción im­por­ta una le­ga­li­za­ción im­plí­ci­ta. Y es­to, ade­más de ser in­cons­ti­tu­cio­nal, pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la so­cie­dad que to­dos es­ta­mos lla­ma­dos a cons­truir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.