¿Ter­mi­nar con el TC?

La Tercera - - POLÍTICA - Por Gloria de la Fuen­te En­ri­que Ra­je­vic Fran­cis­co So­to

La in­mi­nen­te de­fi­ni­ción de cons­ti­tu­cio­na­li­dad que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­be­rá ha­cer res­pec­to del pro­yec­to re­fe­ri­do a la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les ha traí­do nue­va­men­te al de­ba­te la even­tual con­ve­nien­cia de eli­mi­nar di­cha ins­ti­tu­ción. Sin em­bar­go, la su­pre­sión de di­cho or­ga­nis­mo, co­mo mu­chos de­man­dan, no pa­re­ce la res­pues­ta ade­cua­da pa­ra en­fren­tar la dis­cu­sión res­pec­to del rol que de­be cum­plir.

Por cier­to, la ima­gen ne­ga­ti­va del TC só­lo se ve re­for­za­da con la per­ma­nen­te vo­ca­ción de la de­re­cha por acu­dir a és­te, in­ten­si­fi­can­do los cues­tio­na­mien­tos que lo acu­san de re­pro­du­cir y sus­ti­tuir el de­ba­te po­lí­ti­co. Es­to es es­pe­cial­men­te com­ple­jo cuan­do lo que se pre­ten­de cues­tio­nar es una ini­cia­ti­va que tie­ne un am­plio res­pal­do ciu­da­dano, co­mo lo es la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les.

El ac­tual tri­bu­nal fue con­ce­bi­do co­mo uno de los múl­ti­ples ce­rro­jos o en­cla­ves au­to­ri­ta­rios. Una es­pe­cie de úl­ti­mo ba­luar­te del di­se­ño ori­gi­nal de la Cons­ti­tu­ción de 1980, ge­ne­ra­da en dic­ta­du­ra, do­ta­do pa­ra ello con dis­tin­tas fa­cul­ta­des, co­mo, por ejem­plo, con el con­trol pre­ven­ti­vo de las le­yes or­gá­ni­cas cons­ti­tu­cio­na­les. Así, en di­ver­sas oca­sio­nes, es­ta ins­ti­tu­ción ha mo­di­fi­ca­do re­for­mas apro­ba­das de­mo­crá­ti­ca­men­te por el Con­gre­so, im­po­nien­do su in­ter­pre­ta­ción en ma­te­rias co­mo la glo­sa de gra­tui­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior en la Ley de Pre­su­pues­tos del año 2015, o la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal, du­ran­te 2016.

Por otra par­te, y pe­se a las re­for­mas in­tro­du­ci­das al sis­te­ma de de­sig­na­ción de sus in­te­gran­tes, el TC ha ter­mi­na­do por po­li­ti­zar­se en ex­tre­mo, des­pres­ti­gian­do sus de­ci­sio­nes, al­go es­pe­cial­men­te gra­ve en un ór­gano que, por de­fi­ni­ción, es con­tra ma­yo­ri­ta­rio.

En es­te sen­ti­do, des­de el equi­po que tra­ba­jó en la can­di­da­tu­ra de Ri­car­do La­gos Escobar cree­mos con­ve­nien­te y opor­tuno dis­tin­guir los cues­tio­na­mien­tos al mo­de­lo de con­trol de cons­ti­tu­cio­na­li­dad es­ta­ble­ci­do en la Car­ta de 1980 -y re­for­ma­do de ma­ne­ra im­por­tan­te, aun­que no su­fi­cien­te en 2005- del rol que de­be­ría cum­plir es­ta ins­ti­tu­ción en nues­tro país, en el es­ce­na­rio de una Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ci­da en de­mo­cra­cia que, di­cho sea de pa­so, es una de las gran­des deu­das pen­dien­tes de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co.

Pen­sa­mos que en el con­tex­to de una nue­va Cons­ti­tu­ción es im­pres­cin­di­ble con­tar con un Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal cu­yo di­se­ño su­pere las fa­len­cias ac­tua­les y ve­le efi­caz­men­te por el res­pe­to de las le­yes fun­da­men­ta­les, tal co­mo su­ce­de en la gran ma­yo­ría de las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les con­so­li­da­das. Se tra­ta, ni más ni me­nos, de ga­ran­ti­zar un con­trol del ejer­ci­cio del po­der, sin sus­ti­tuir la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. La po­si­bi­li­dad, por ejem­plo, de ar­ti­cu­lar pro­pues­tas que avan­cen a una real des­cen­tra­li­za­ción re­quie­re de la exis­ten­cia de un TC que di­ri­ma los inevi­ta­bles con­flic­tos que se ge­ne­ra­rán en­tre el po­der na­cio­nal y los po­de­res re­gio­na­les, hoy im­pen­sa­bles por la de­bi­li­dad de es­tos úl­ti­mos.

Por eso, no con­si­de­ra­mos ade­cua­do pro­mo­ver el tér­mino del TC y tras­pa­sar sus com­pe­ten­cias bá­si­cas a los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. Ello nos re­tro­trae­ría al mo­de­lo es­ta­ble­ci­do ori­gi­nal­men­te en la Cons­ti­tu­ción de 1925, en un via­je al pa­sa­do sin an­te­ce­den­tes en el de­re­cho com­pa­ra­do y que se ale­ja de la evo­lu­ción de cons­ti­tu­cio­na­lis­mo ac­tual. Pe­ro no so­lo eso: tras­la­dar di­chas com­pe­ten­cias a los tri­bu­na­les de jus­ti­cia no ga­ran­ti­za que mu­chos de los pro­ble­mas del ac­tual TC no se re­pli­quen.

En una mi­ra­da de fu­tu­ro, pre­fe­ri­mos un TC que pro­te­ja los de­re­chos de las ma­yo­rías y mi­no­rías, en el marco de un pac­to cons­ti­tu­cio­nal ge­ne­ra­do de­mo­crá­ti­ca­men­te, con una com­po­si­ción que se es­ca­pe de los cálcu­los po­lí­ti­cos. Un pro­ce­so de de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca de una nue­va Cons­ti­tu­ción abre, sin du­da, la opor­tu­ni­dad de dar es­te de­ba­te de fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.