JUS­TI­FI­CAR LO IN­JUS­TI­FI­CA­BLE

La Tercera - - DEPORTES - Por Rubén Sel­man

El ini­cio del Tran­si­ción y la con­ti­nua­ción de Co­pa Chi­le ha de­ja­do mu­chos he­ri­dos en lo que se re­fie­re a los ar­bi­tra­jes. He­mos vis­to de­ci­sio­nes inacep­ta­bles de co­le­gia­dos in­ter­na­cio­na­les, erro­res de­ter­mi­nan­tes en el re­sul­ta­do. Y ade­más, con un je­fe de ár­bi­tros bus­can­do lin­das pa­la­bras pa­ra jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble. El desem­pe­ño no ha si­do lo es­pe­ra­do.

Pe­ro bas­ta de bus­car se­ma­na a se­ma­na cau­sa­les de los ren­di­mien­tos. Las ra­zo­nes son tan evi­den­tes que só­lo fal­ta to­mar me­di­das. Tal vez ra­di­ca­les.

Co­mo su­ce­dió en los años no­ven­ta, cuan­do Al­ber­to Mar­tí­nez re­vo­lu­cio­nó el ar­bi­tra­je, echan­do a la mi­tad de los ár­bi­tros. Es la úni­ca for­ma de que apa­rez­can nue­vos nom­bres y fi­gu­ras jó­ve­nes con pro­yec­ción.

No hay que ol­vi­dar que así aso­ma­ron los Chan­día, Sel­man, Po­zo, Are­nas o Pon­ce.

Pa­ra aque­llo, la me­di­da más im­por­tan­te de­be ve­nir des­de la tes­te­ra del re­fe­ra­to. No pue­de ser que el co­le­gio ar­bi­tral sea di­ri­gi­do só­lo por un per­so­na­je, que tie­ne la po­tes­tad de ser Dios. Hoy las em­pre­sas son di­ri­gi­das por equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios, que sin du­da ha­cen de aque­llo un tra­ba­jo más per­so­na­li­za­do. Es­to, sin du­das, lle­va­rá a éxi­tos en el cor­to pla­zo.

Los ár­bi­tros de­ben en­ten­der que el ca­rác­ter no se com­pra en la far­ma­cia. Se for­ja par­ti­do a par­ti­do y la per­so­na­li­dad es muy pro­pia, lo cual ha­ce que ca­da juez ten­ga su pro­pia iden­ti­dad. En ba­se a eso es tris­te ver a un juez ser em­pu­ja­do y que no reac­cio­ne. Le su­ce­dió a An­daur en el Co­lo Co­lo-An­to­fa­gas­ta. Tris­te es­pec­tácu­lo.

Ex ár­bi­tro FIFA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.