La co­ne­xión poé­ti­ca que tra­jo al chino Ai Wei­wei a Chi­le

El ar­tis­ta es­tu­vo en Is­la Ne­gra y vi­si­tó la ca­sa de Pa­blo Ne­ru­da, quien fue ami­go de su pa­dre, el poe­ta Ai Qing. Ano­che dio una char­la en Cor­pAr­tes.

La Tercera - - SOCIEDAD - De­nis­se Es­pi­no­za

Una lar­ga y con­tun­den­te de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. Así se po­dría des­cri­bir la pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca en Chi­le de Ai Wei­wei, el ar­tis­ta chino más in­ter­na­cio­nal, que ano­che se pre­sen­tó en Cor­pAr­tes, en una con­ver­sa­ción abier­ta con el cu­ra­dor ar­gen­tino- sui­zo Si­gis­mond de Va­jay. “Amo mi tra­ba­jo de for­ma di­rec­ta y sim­ple. Mu­chos crí­ti­cos di­cen que no soy ar­tis­ta, pe­ro lo que yo bus­co es tra­tar de lle­gar a un pú­bli­co más am­plio y la gen­te es­ta fe­liz de ver mi ar­te”, se­ña­ló an­te un au­di­to­rio re­ple­to, con más de 900 per­so­nas.

El ar­tis­ta, que vi­ve en­tre Ber­lín y Bei­jing, y que se ha he­cho co­no­ci­do por su di­si­den­cia an­te el ré­gi­men chino, y por usar el ar­te co­mo he­rra­mien­ta pa­ra ha­blar de te­mas co­mo la li­ber­tad de ex­pre­sión y la vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos, es­tá de vi­si­ta por pri­me­ra vez en La­ti­noa­me­ri­ca: pri­me­ro es­tu­vo en Bue­nos Ai­res, don­de ha­rá una mues­tra en Fun­da­ción Proa, en no­viem­bre pró­xi­mo y ma­ña­na de­ja­rá San­ti­go pa­ra ir a Sao Pau­lo.

La con­ver­sa­ción de ano­che, que se pro­lon­gó du­ran­te una ho­ra y que lue­go dio pa­so a pre­gun­tas del pú­bli­co, abor­dó di­fe­ren­tes te­mas co­mo su vi­sión so­bre La­ti­noa­mé­ri­ca; su re­la­ción con la In­ter­nety su compromiso po­lí­ti­co : “No me in­tere­sa el mer­ca­do del ar­te, cuan­do ven­do no hay go­ce. No quie­ro que mi tra­ba­jo sea só­lo es­té­ti­co, sino que trans­mi­ta un men­sa­je”, afir­mó.

Tam­bién en la char­la con­tó la ver­da­de­ra ra­zón pa­ra vi­si­tar el país. “Co­no­cí Chi­le des­de pe­que­ño, mi pa­dre te­nía un ál­bum de fo­tos de cuan­do vino en 1954 a vi­si­tar a su ami­go Pa­blo Ne­ru­da. Pa­ra mí es­tar aquí es muy emo­ti­vo”, re­co­no­ció.

Así, a las po­cas ho­ras de ate­rri­zar en San­tia­go, el ar­tis­ta se fue a en­con­trar con la me­mo­ria de su pa­dre. Pri­me­ro in­mor­ta­li­zó des­de el avión el cru­ce de la cor­di­lle­ra de los An­des, lue­go to­mó otras fo­tos: de su hi­jo en la pla­ya de Con­cón; de la vis­ta noc­tur­na del puer­to de Val­pa­raí­so; del cal­di­llo de con­grio que al­mor­zó en un res­tau­ran­te lo­cal, y va­rias otras al in­te­rior de la ca­sa de Pa­blo Ne­ru­da en Is­la Ne­gra. Su ob­je­ti­vo era re­co­rrer to­dos aque­llos lu­ga­res que 60 años atrás ha­bía re­co­rri­do por pri­me­ra vez su pa­dre, el re­co­no­ci­do poe­ta Ai Qing, en com­pa­ñía del va­te chi­leno.

Y aun­que no dio en­tre­vis­tas es­pe­cia­les a la pren­sa, sí re­gis­tró su pa­so a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram (@aiww). En­tre los re­gis­tros cu­rio­sos (la fo­to de un trío de cer­ve­zas chi­le­nas y un vi­deo de un can­tan­te ca­lle­je­ro), Wei­wei subió una an­ti­gua fo­to de su pa­dre hin­ca­do a ori­llas de la cos­ta na­cio­nal y lue­go una de su hi­jo (con quien via­ja ade­más de su so­brino) imi­tan­do la es­ce­na.

La he­ren­cia pa­ter­na

En 1954, el poe­ta Ai Qing vino a Chi­le por in­vi­ta­ción de Ne­ru­da, quien ce­le­bra­ba su cum­plea­ños nú­me­ro 50. Se ha­bían co­no­ci­do tres años an­tes en Bei­jing, mien­tras el au­tor de Can­to Ge­ne­ral par­ti­ci­pa­ba en el Con­se­jo Mun­dial por la Paz y vi­si­tó la ca­pi­tal chi­na pa­ra en­tre­gar­le el Pre­mio Sta­lin al poe­ta Son Quin­ling.

An­tes de que su avión ate­rri­za­ra en Chi­le, Ai Qing hi­zo es­ca­las du­ran­te ocho días en Pra­ga, Gi­ne­bra, Lisboa, Río de Ja­nei­ro y Bue­nos Ai­res. Ya en el país, se que­dó un mes jun­to a Ne­ru­da, via­je que lue­go re­la­tó en sus me­mo­rias, don­de con­tó có­mo el chi­leno le de­di­có poe­mas en los que lo bau­ti­za­ba co­mo “hi­jo de las al­tas mon­ta­ñas y el océano”.

Tres años más tar­de, se pro­du­jo el ter­cer en­cuen­tro en­tre los poe­tas, es­ta vez en Chi­na, cuan­do Ne­ru­da via­jó al país jun­to a su es­po­sa Ma­til­de Urru­tia. Ai Qing se en­car­gó de pa­sear­los: vi­si­ta­ron el Bos­que de Pie­dra en Kun­ming, via­ja­ron a la provincia de Si­chuan e hi­cie­ron un cru­ce­ro por el río Yangt­sé des­de Chong­qing has­ta Shang­hai pa­ra con­tem­plar la be­lle­za de la pre­sa de las Tres Gar­gan­tas.

Se­gún un reportaje de 2011 de la re­vis­ta Ins­ti­tu­to Con­fu­cio, que re­vi­sa la re­la­ción de Ne­ru­da con Chi­na, Ai Qing acu­dió al ho­tel don­de se alo­ja­ba el poe­ta y se des­pi­dió ad­vir­tién­do­le que “Chi­na es­tá so­me­ti­da a un mo­vi­mien­to an­ti de­re­chis­ta muy fuer­te, por eso a lo me­jor ma­ña­na no po­dre­mos ve­nir a des­pe­dir­los. Las si­tua­ción po­lí­ti­ca es­tá muy com­pli­ca­da y no se pue­de ex­pli­car con po­cas pa­la­bras”. Al po­co, Ai Qing fue acu­sa­do de trai­cio­nar al ré­gi­men, en­via­do a una gran­ja en Man­chu­ria y se le prohi­bió pu­bli­car.

Es­ta his­to­ria, sin du­da, mar­có la vi­da de su hi­jo Ai Wei­wei, quien se con­ver­ti­ría tam­bién en un ar­tis­ta y quien a par­tir de 2008 man­ten­dría sus pro­pios con­flic­tos po­lí­ti­cos con el go­bierno chino, lue­go de que li­de­ra­ra una in­ves­ti­ga­ción so­bre la muer­te de va­rios es­tu­dian­tes en un co­le­gio de Si­chuan des­trui­do por el te­rre­mo­to de ese año. Se­gún Ai, el go­bierno no es­ta­ba en­tre­gan­do to­da la in­for­ma­ción so­bre las víc­ti­mas. En 2011, tras va­rios epi­so­dios de di­si­den­cia y hos­ti­ga­mien­to por am­bas par­tes, la po­li­cía de­tu­vo a Ai Wei­wei por una su­pues­ta eva­sión de im­pues­tos en el ae­ro­puer­to de Bei­jing y le con­fis­có el pa­sa­por­te. Lo re­cu­pe­ró en 2015.

Du­ran­te los dos úl­ti­mos años, Ai ha rea­li­za­do ex­po­si­cio­nes en di­fe­ren­tes pun­tos del mun­do, co­mo Ita­lia, Es­pa­ña, In­gla­te­rra y EEUU, país don­de vi­vió en­tre 1983 y 1993. Tam­bién ha vi­si­ta­do de cer­ca la tra­ge­dia de los re­fu­gia­dos y su úl­ti­mo pro­yec­to es jus­ta­men­te un do­cu­men­tal so­bre el te­ma: Hu­man Flow, con el que com­pe­ti­rá en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia, en sep­tiem­bre pró­xi­mo. “No pue­do cru­zar­me de bra­zos an­te es­ta reali­dad. He vi­si­ta­do 20 paí­ses y 40 cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos, lo ha­go pa­ra in­vo­lu­crar­me emo­cio­nal­men­te y des­de ahí trans­mi­tir un men­sa­je con ho­nes­ti­dad”, di­jo ano­che. ●

► El ar­tis­ta subió a su Ins­ta­gram es­ta fo­to den­tro de la ca­sa-mu­seo de Ne­ru­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.