El in­vi­ta­do más im­por­tan­te en la his­to­ria del even­to

La Tercera - - SOCIEDAD - Fran­cis­co Agui­rre A.

En 1992, año de­but de jue­gos co­mo el tierno Kirby en Ga­me Boy o Su­per Ma­rio Kart en Su­per Nin­ten­do, Ed Boon y su ami­go John To­bias de­ci­die­ron re­ve­lar­se a la inocen­cia de la épo­ca en­fren­tan­do con su pro­pio jue­go de pe­leas al po­pu­lar Street Figh­ter II. Así na­ció Mor­tal Kom­bat, que des­ta­có por sus do­sis de vio­len­cia, san­gre y ca­pa­ci­dad grá­fi­ca ade­lan­ta­da pa­ra su tiem­po, pe­ro que tam­bién lla­mó la aten­ción de las au­to­ri­da­des por lo ex­plí­ci­to de las es­ce­nas, lo que a la lar­ga se con­vir­tió en su mar­ca re­gis­tra­da. En es­pe­cial, la con­tro­ver­sia fue­ron los fa­mo­sos “fa­ta­li­ties”, un mo­do en el que el ga­na­dor de la pe­lea ase­si­na a su opo­nen­te con un mo­vi­mien­to es­pe­cial, co­mo arran­car­le el co­ra­zón, de­ca­pi­tar­lo o que­mar­lo vi­vo.

Fue es­te pun­to el que pro­vo­có que al prin­ci­pio el jue­go fue­se cen­su­ra­do en va­rios paí­ses y se crea­ran cam­pa­ñas en su con­tra. La po­lé­mi­ca lle­vó a Nin­ten­do a mo­di­fi­car en su ver­sión de con­so­la al­gu­nos ele­men­tos pa­ra ha­cer­lo más “ami­ga­ble”, cam­bian­do la san­gre a co­lor ver­de, o “lim­pian­do” los es­ce­na­rios lle­nos de ca­la­ve­ras y cuer­pos des­mem­bra­dos.

Una de las cam­pa­ñas más acé­rri­mas fue la del se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se Joe Lie­ber­man, quien un año des­pués del lan­za­mien­to li­de­ró un mo­vi­mien­to pa­ra re­gu­lar la in­dus­tria. Así se es­ta­ble­ció la Jun­ta de Cla­si­fi­ca­ción del Soft­wa­re de En­tre­te­ni­mien­to, asig­nan­do a Mor­tal Kom­bat y el por en­ton­ces re­cién es­tre­na­do Doom la cla­si­fi­ca­ción M (Ma­tu­re en in­glés), lo que im­pli­ca­ba la prohi­bi­ción de ven­der es­tos jue­gos a me­no­res. Aun­que la cla­si­fi­ca­ción si­gue vi­gen­te, no ha im­pe­di­do que Mor­tal Kom­bat ten­ga 22 edi­cio­nes, in­clu­yen­do con­so­las, por­tá­ti­les y smartp­ho­nes, ade­más de pe­lí­cu­las, se­ries de TV y di­bu­jos ani­ma­dos.

En Fes­ti­ga­me, Ed Boon vie­ne no só­lo a ha­blar de su pa­sa­do, sino tam­bién pa­ra pro­mo­cio­nar In­jus­ti­ce 2, jue­go que en­fren­ta a los per­so­na­jes del uni­ver­so de có­mics DC. ●

► Ed Boon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.