“Hay una can­di­da­tu­ra de la de­re­cha des­ple­ga­da, y al otro la­do no hay na­da”

Ex mi­nis­tra di­ce que “la De­mo­cra­cia Cris­tia­na que­dó de­bi­li­ta­da” y que Goic “no pue­de se­guir con las alas cor­ta­das por los pro­ble­mas in­ter­nos” del par­ti­do. Así, ad­vier­te que de no co­rre­gir­se el es­ce­na­rio, “le es­ta­mos re­ga­lan­do nues­tro elec­to­ra­do” a la opos

La Tercera - - PORTADA -

En los días pos­te­rio­res a la jun­ta na­cio­nal que la DC reali­zó el sá­ba­do pa­sa­do, cuan­do ya vis­lum­bra­ba una fór­mu­la pa­ra re­ins­ta­lar su can­di­da­tu­ra en me­dio de la eta­pa de re­fle­xión que ini­ció, Ca­ro­li­na Goic lla­mó por te­lé­fono a la ex mi­nis­tra Ma­ria­na Ayl­win. En el diá­lo­go, la aban­de­ra­da le pi­dió que asu­ma una can­di­da­tu­ra par­la­men­ta­ria, al­go que Ayl­win vie­ne eva­luan­do des­de ha­ce va­rios me­ses, pe­ro que, se­gún sus cer­ca­nos, aún no la en­tu­sias­ma com­ple­ta­men­te. Lo que sí di­cen en su en­torno es que si op­ta por com­pe­tir, se­ría en el ca­so en que tam­bién lo ha­ga el ex mi­nis­tro Jorge Bur­gos. La de­fi­ni­ción se to­ma­rá en no más de una se­ma­na, y se­rá cla­ve pa­ra po­ten­ciar el elen­co del par­ti­do con el que Goic bus­ca­rá, ade­más, for­ta­le­cer su pro­pia cam­pa­ña des­pués de la crí­ti­ca se­ma­na que de­bió en­fren­tar.

Aquí, Ayl­win abor­da el re­im­pul­so que ne­ce­si­ta la can­di­da­ta de la fa­lan­ge y ana­li­za el com­ple­jo pa­no­ra­ma de la cen­troiz­quier­da an­te el des­plie­gue de la can­di­da­tu­ra de Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

¿Có­mo eva­lúa el es­ce­na­rio ac­tual de la DC?

Hay que po­ner un con­tex­to: la cri­sis que es­tán vi­vien­do los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, que tam­bién es un fe­nó­meno in­ter­na­cio­nal. No es muy dis­tin­to de lo que ha pa­sa­do en Es­pa­ña, por ejem­plo. Lo que pa­só en la DC tam­po­co es muy dis­tin­to a lo que le pa­só al PS. Es­ta­mos vi­vien­do un tiem­po de mu­cha con­fu­sión, en que pa­ra los ciu­da­da­nos la po­lí­ti­ca no es­tá res­pon­dien­do a sus ex­pec­ta­ti­vas. Hay un gran cues­tio­na­mien­to, y se ha de­te­rio­ra­do la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca de pro­pues­tas, de con­vic­cio­nes, en fin. Ha pri­ma­do una es­pe­cie de coop­ta­mien­to de gru­pos de in­te­rés al in­te­rior de los par­ti­dos. Va­rios han ha­bla­do del sin­di­ca­to de los par­la­men­ta­rios. En el fon­do, hay in­tere­ses por man­te­ner es­pa­cios de po­der. In­clu­so, se to­man de­ci­sio­nes que des­pués, los mis­mos que las to­ma­ron se dan cuen­ta que han co­me­ti­do un error. Eso es lo que pa­só el sá­ba­do en la DC.

¿Có­mo se re­fle­ja en la DC ese coop­ta­mien­to que us­ted men­cio­na?

Hay una jun­ta na­cio­nal y un con­se­jo na­cio­nal que res­pon­den mu­cho a es­tos gru­pos de po­der. Eso no es nue­vo, pe­ro pien­so que hoy se ha agu­di­za­do. Y las dis­cu­sio­nes an­tes te­nían que ver con po­si­cio­nes, más que con có­mo po­ne­mos a nues­tra gen­te, en fin. Aho­ra hu­bo el in­te­rés de pa­sar co­la­do a un mon­tón de can­di­da­tu­ras vo­tan­do de una so­la ma­ne­ra.

La can­di­da­tu­ra de Ri­car­do Rin­cón, bá­si­ca­men­te…

No so­lo esa. Otras tam­bién, por­que si se ha­bría la de Rin­cón, era pro­ba­ble que se abrie­ran otras a re­vi­sión. La jun­ta an­te­rior de­ci­dió que no fue­ran can­di­da­tos quie­nes es­tán for­ma­li­za­dos o con­de­na­dos. Aquí hu­bo erro­res de la di­rec­ti­va del par­ti­do y del con­se­jo na­cio­nal, que no di­men­sio­na­ron las con­se­cuen­cias de to­mar es­ta de­ci­sión.

¿A quién más cree us­ted que se le po­dría ex­cluir de la plan­ti­lla par­la­men­ta­ria? La co­mi­sión que re­vi­sa­rá las can­di­da­tu­ras, li­de­ra­da por Pa­tri­cio Za­pa­ta, de­be­rá pro­po­ner eso en los pró­xi­mos días…

SI­GUE EN PÁG. 6

Ma­ria­na Ayl­win, ex mi­nis­tra y mi­li­tan­te de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.