Car­los Omi­na­mi

La Tercera - - PORTADA -

El ca­pi­ta­lis­mo es un da­to ma­yor del mun­do ac­tual. El in­ten­to de cons­truir una op­ción so­cia­lis­ta des­de la URSS y sus alia­dos ter­mi­nó con su des­plo­me pro­duc­to de la im­po­si­ción de una “dic­ta­du­ra so­bre las ne­ce­si­da­des” se­gún la fe­liz ex­pre­sión de Han­nah Arendt. El ca­pi­ta­lis­mo rei­na sin con­tra­pe­so. No hay en la ac­tua­li­dad una al­ter­na­ti­va fren­te al ca­pi­ta­lis­mo. Exis­te, sin em­bar­go, al in­te­rior del ca­pi­ta­lis­mo una am­plia ga­ma de op­cio­nes. La ex­ten­sión y pro­fun­di­dad de las in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas, la co­ber­tu­ra de la pro­tec­ción so­cial, las for­mas de la com­pe­ten­cia o la in­ten­si­dad de las re­gu­la­cio­nes dan lu­gar a mo­de­los que per­mi­ten muy di­ver­sas com­bi­na­cio­nes y pre­sen­tan enor­mes con­tras­tes.

El neo­li­be­ral es uno de esos mo­de­los, el más ex­tre­mo de to­dos los que per­mi­te una eco­no­mía de mer­ca­do. Es­tá cons­trui­do so­bre la pre­mi­sa de que el fac­tor ca­pi­tal es el de­ter­mi­nan­te del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. De ahí en­ton­ces que bus­que li­mi­tar la pre­sen­cia del Es­ta­do a su es­tric­to mí­ni­mo, que con­si­de­re que la ma­yo­ría de las re­gu­la­cio­nes son “lo­mos de to­ro” que es pre­ci­so re­mo­ver, que la pro­tec­ción so­cial de­be re­du­cir­se a una asis­ten­cia so­cial muy fo­ca­li­za­da. El neo­li­be­ra­lis­mo tie­ne gran cohe­ren­cia in­ter­na. Si el ca­pi­tal es el fac­tor fun­da­men­tal del pro­ce­so pro­duc­ti­vo es ló­gi­co que pa­gue los me­no­res im­pues­tos po­si­bles, que por la vía de las pri­va­ti­za­cio­nes se le abran am­plios cam­pos pa­ra su des­plie­gue, que la le­gis­la­ción la­bo­ral no es­ta­blez­ca obs­tácu­los pa­ra su desa­rro­llo.

Es­te es el mo­de­lo que se he­re­dó de la dic­ta­du­ra y que a pe­sar de su­ce­si­vas re­for­mas to­da­vía per­sis­te. La ta­rea de las fuer­zas pro­gre­sis­tas es em­pu­jar el pro­ce­so en la di­rec­ción de su su­pera­ción. Y en es­to hay que ser muy pre­ci­so. Lo pro­pio del neo­li­be­ra­lis­mo es el pri­vi­le­gio del fac­tor ca­pi­tal, lo que en su tra­duc­ción más po­pu­lar co­rres­pon­de a la idea de que hay que “cui­dar a los ri­cos por­que son ellos los que crean la ri­que­za”. La aper­tu­ra al mun­do, el ri­gor ma­cro­eco­nó­mi­co o la ra­cio­na­li­za­ción de la pre­sen­cia del Es­ta­do no son mo­no­po­lio del neo­li­be­ra­lis­mo y de­ben en con­se­cuen­cia for­mar par­te de una pro­pues­ta al­ter­na­ti­va.

Un mo­de­lo post neo­li­be­ral de­be asu­mir la aper­tu­ra al mun­do co­mo un fac­tor de pro­gre­so por opo­si­ción a un pro­tec­cio­nis­mo in­efi­cien­te; el ri­gor ma­cro­eco­nó­mi­co co­mo con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra el desa­rro­llo y la pro­tec­ción de los in­gre­sos de los más po­bres; la ra­cio­na­li­za­ción de la pre­sen­cia pú­bli­ca pa­ra es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de la so­cie­dad ci­vil.

Un mo­de­lo post neo­li­be­ral de­be per­se­guir si­mul­tá­nea­men­te tres ob­je­ti­vos: di­na­mis­mo eco­nó­mi­co, igual­dad so­cial y sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal. No es ta­rea fá­cil. Hay que avan­zar des­de la so­cie­dad de mer­ca­do a una so­cie­dad de de­re­chos, del Es­ta­do sub­si­dia­rio a un Es­ta­do em­pren­de­dor en los tér­mi­nos que lo plan­tea Ma­ria­na Maz­zu­ca­to, de una ciu­da­da­nía pa­si­va e in­di­vi­dua­lis­ta a una ac­ti­va y so­li­da­ria, cons­cien­te de sus de­re­chos pe­ro tam­bién de sus obli­ga­cio­nes.

No es la re­vo­lu­ción. Son sí re­for­mas es­truc­tu­ra­les que re­quie­ren de mu­cho ri­gor téc­ni­co y de un gran res­pal­do so­cial y po­lí­ti­co. A fin de cuen­tas, es­te es el di­le­ma al que es­tá con­fron­ta­do Chi­le. O da­mos el sal­to ha­cia un nue­vo mo­de­lo o re­tro­ce­de­mos ha­cia el vie­jo neo­li­be­ra­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.