Andrés Be­ní­tez

La Tercera - - PORTADA -

LA­GOS SA­BE QUE NO PUE­DE AS­PI­RAR A SER EL NÚ­ME­RO UNO DE LA PO­LÍ­TI­CA -SER PRE­SI­DEN­TE- PE­RO TIE­NE CLA­RO QUE SÍ PUE­DE SER EL ME­JOR. Y VA­YA QUE LO ES­TÁ LO­GRAN­DO.

Hay per­so­nas, muy po­cas, que con el pa­so del tiem­po con­ser­van un au­ra de po­der, aun­que no lo ten­gan. El ca­so del ex­pre­si­den­te La­gos, es uno de ellos. Cuan­do re­nun­ció a su can­di­da­tu­ra, mu­chos pen­sa­ron que le ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de pa­sar a los cuar­te­les de in­vierno. Que ha­bía arries­ga­do to­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co en una aven­tu­ra fa­lli­da. Y la ver­dad es que no su­pi­mos mu­cho de él des­de aquel mo­men­to.

Es­ta se­ma­na, sin em­bar­go, el hom­bre de­ci­dió vol­ver. Y lo hi­zo co­mo los que sa­ben. El mo­men­to pre­ci­so, la oca­sión per­fec­ta. Y en su es­ti­lo, fue du­ro, muy du­ro, pa­ra po­ner las co­sas en su lu­gar. “La ta­rea nú­me­ro uno de Chi­le es cre­cer; lo de­más es mú­si­ca”, di­jo en un se­mi­na­rio eco­nó­mi­co, ates­ta­do de em­pre­sa­rios, quie­nes co­mo un pú­bli­co em­bo­ba­do es­cu­chan­do la me­jor sin­fo­nía, no du­da­ron en aplau­dir sin ta­pu­jos al maes­tro con­duc­tor.

Es cier­to, era la mú­si­ca fa­vo­ri­ta pa­ra la au­dien­cia es­co­gi­da. La so­na­ta per­fec­ta pa­ra los hom­bres de em­pre­sa. Pe­ro, ojo, el men­sa­je de La­gos va mu­cho más allá. Es un mi­sil de po­ten­cia ató­mi­ca con­tra el ac­tual go­bierno y, es­pe­cial­men­te, ha­cia Ba­che­let.

Por­que to­da la im­pron­ta de la Pre­si­den­ta se re­mi­te a sus re­for­mas, mien­tras el cre­ci­mien­to nun­ca ha si­do su te­ma, lo que es cla­ro cuan­do uno mi­ra las cifras: es­te pe­río­do ha si­do por le­jos el más ma­lo en tér­mi­nos eco­nó­mi­co, por don­de se lo mi­re.

Bueno, las pa­la­bras de Ri­car­do La­gos son la­pi­da­rias: si no hay cre­ci­mien­to –que no lo hay- en­ton­ces to­do lo de­más es mú­si­ca, una for­ma di­rec­ta de de­cir que el le­ga­do de es­te go­bierno es muy po­bre. Por de­cir lo me­nos. Pun­to fi­nal. Fin de la dis­cu­sión.

Con es­to, La­gos de­mues­tra que sa­be dón­de pe­gar y lo ha­ce sin con­tem­pla­cio­nes. El hom­bre no es­tá pa­ra me­dias tin­tas. Siem­pre ha si­do un du­ro y no es­tá dis­pues­to a tran­sar en su es­ti­lo. Uno que ya sa­be­mos no lo lle­va­rá a La Mo­ne­da nue­va­men­te, pe­ro que lo man­tie­ne vi­gen­te co­mo una de las vo­ces más es­cu­cha­das.

Al­gu­nos po­drán cri­ti­car que a La­gos lo quie­re más la eli­te o la de­re­cha, que la gen­te de iz­quier­da. Bueno, es cla­ro que hay un sec­tor de la de­re­cha que lo si­gue con mu­cho en­tu­sias­mo. Eso no se pue­de ne­gar. Pe­ro, la mú­si­ca de su dis­cur­so no es­tá muy ale­ja­da del sen­ti­do co­mún de la gran ma­yo­ría de es­te país, que cri­ti­ca con fuer­za al ac­tual go­bierno y que tie­ne a Pi­ñe­ra ad por­tas de ser pre­si­den­te nue­va­men­te con un dis­cur­so muy si­mi­lar.

Roger Fe­de­rer, al ga­nar su úl­ti­mo tí­tu­lo en Wim­ble­don, di­jo que no sa­bía qué otros cam­peo­na­tos ju­ga­rá. Cla­ro, a sus 35 años, ya no pue­de ir de tor­neo en tor­neo, com­pi­tien­do con los jó­ve­nes. Por eso, él se cui­da pa­ra las gran­des oca­sio­nes. Por­que ya no as­pi­ra a ser el nú­me­ro 1 del mun­do. Quie­re ser, sim­ple­men­te, el me­jor. Con La­gos pa­sa al­go así en el mun­do de la po­lí­ti­ca. Sa­be que no pue­de as­pi­rar a ser el nú­me­ro uno de la po­lí­ti­ca –ser pre­si­den­te-, pe­ro tie­ne cla­ro que sí pue­de ser el me­jor. Y va­ya que lo es­tá lo­gran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.