ES­PA­CIO

La Tercera - - PORTADA -

Se­gún cifras del INE, apa­re­ci­das en la pren­sa, cer­ca de un mi­llón de chi­le­nos (961.060) tra­ba­ja­ría pa­ra el Es­ta­do. El da­to ha si­do traí­do a co­la­ción en el con­tex­to de un au­men­to en un 83% del em­pleo fiscal co­rres­pon­dien­te al tri­mes­tre abril­ju­nio 2017; cua­tro de cin­co em­pleos ha­bien­do si­do crea­dos en el ám­bi­to pú­bli­co en di­cho lap­so, sus re­mu­ne­ra­cio­nes au­men­tan­do en un 9,7% los úl­ti­mos 12 me­ses. Ello, a su vez, en un mo­men­to es­pe­cial­men­te de­li­ca­do, con un desem­pe­ño eco­nó­mi­co de­fi­cien­te (el des­em­pleo, un 7%), y en­con­trán­do­nos en ple­na co­yun­tu­ra elec­cio­na­ria ade­más. Cual­quier au­men­to en gas­to de es­ta ín­do­le, por tan­to, es mo­ti­vo de jus­ta sus­pi­ca­cia.

Más aún, si la ten­den­cia al cre­ci­mien­to del em­pleo es­ta­tal ha­ce ra­to que ma­ni­fies­ta al­zas. Son ca­da vez más los em­plea­dos a con­tra­ta u ho­no­ra­rios, ha­bién­do­se du­pli­ca­do es­te uni­ver­so en­tre 1996 y 2008, tri­pli­ca­do in­clu­so en­tre 2004 y 2013. En pa­ra­le­lo, eso sí, a una plan­ta ad­mi­nis­tra­ti­va sin gran­des va­ria­cio­nes, pe­que­ña si se la com­pa­ra con la de otros paí­ses (e.g. ve­ci­nos), de ahí el des­pis­te. ¿Aca­so la ci­fra ex­tra­or­di­na­ria aque­lla, a que he­mos lle­ga­do, mien­te? ¿Ese ca­si mi­llón de chi­le­nos de­pen­dien­tes del apa­ra­to es­ta­tal, en dis­tin­tos gra­dos, ni­ve­les de re­mu­ne­ra­ción y per­ma­nen­cia ase­gu­ra­da, aun­que asa­la­ria­dos to­dos, ca­li­fí­que­se­les co­mo sea? En La Mo­ne­da al­gu­nos ase­so­res ga­nan­do más que el pro­me­dio de sus pa­res en la Ca­sa Blan­ca. ¿Y sin cun­dir el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co? Apro­xi­ma­da­men­te 1 de ca­da 8 tra­ba­ja­do­res (12,5%) su­pe­di­ta­dos a ta­ma­ña má­qui­na de po­der hin­cha­da, da co­mo pa­ra ha­cer­se pre­gun­tas in­có­mo­das.

Con to­do, el fe­nó­meno po­dría se­guir pa­san­do des­aper­ci­bi­do, ne­gán­do­se­lo. Las es­ta­dís­ti­cas son, des­de lue­go, abs­trac­tas, di­fí­ci­les de en­ten­der (fá­ci­les tam­bién de ca­mu­flar). En cier­tas co­mu­ni­da­des al­gún en­te es­ta­tal pue­de que sea la prin­ci­pal fuente de tra­ba­jo (lo era la U. de Tal­ca en su ciu­dad en los años 90), por tan­to, ¿quién ahí ha­bría de atre­ver­se a mor­der la mano que le ali­men­ta? Si po­dría es­tar pro­du­cién­do­se, in­clu­so, lo que afir­ma Ant­hony de Ja­say - que “las per­so­nas lle­gan a creer que por­que tie­nen Es­ta­dos, los ne­ce­si­tan”-, les pa­re­cen ins­tru­men­tos neu­tros. Acos­tum­bra­dos a una exis­ten­cia pin­ta­da co­mo be­né­vo­la y pró­di­ga, ¿im­por­ta­rá que sea un mons­truo, un Le­via­tán? ¿No es el Es­ta­do de to­dos los chi­le­nos? “Ogro fi­lan­tró­pi­co” lla­mó Oc­ta­vio Paz a es­te fe­nó­meno no des­pro­vis­to de ló­gi­ca y ra­zo­na­mien­to, Hob­bes otro tan­to an­tes, cla­ve la com­pli­ci­dad pa­si­va de quie­nes han de be­ne­fi­ciar­se de él.

Tam­bién el en­re­do in­ten­cio­nal, co­mo cuan­do se pro­cla­man es­ló­ga­nes a to­das lu­ces ab­sur­dos. “De­fen­da­mos una Uni­ver­si­dad del Es­ta­do y no del go­bierno de turno” re­za el lien­zo en el fron­tis de la Es­cue­la de De­re­cho de la UCh. ¡Pe­ro va­mos! ¿Es que allí aden­tro ig­no­ran que quie­nes ma­ne­jan el go­bierno se apo­de­ran del Es­ta­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.